X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Sassoli urge una respuesta solidaria a la UE: "La emergencia es la crisis de la democracia"

26/03/2020 - 

BRUSELAS. “La emergencia es la crisis de la democracia. Hay que reforzar los instrumentos de la Unión Europea para hacer frente a la pandemia. En una situación de emergencia no podemos suspender la democracia”. El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, fue contundente durante la rueda de prensa posterior al pleno extraordinario del Parlamento, cuando exigió de los líderes del Consejo Europeo, que se reunían horas después, tomar una dirección única y solidaria, con “nuevos instrumentos solidarios”. Los presidentes jefes de Estado de la Unión Europea (UE) se reúnen divididos ante la mayor crisis de la democracia europea.

El aspecto físico de David Sassoli denotaba el cansancio y la impotencia ante una situación de emergencia global que podía repetir los mismos errores de la crisis de 2008 ante las “turbulencias financieras” importadas de Estados Unidos y que asolaron la economía europea. La división del Consejo era patente, después de que el miércoles, nueve presidentes presentaran una carta en la que piden una respuesta coordinada y solidaria a través de un instrumento financiero común, un “coronabono”.

La posición de Sassoli y del Parlamento es favorable a esta medida porque, dijo, ”está en juego nuestra democracia y la forma de vida europea”. Y añadió que ”en época de emergencia, la democracia no puede ser suspendida. El impacto será grande y la única respuesta es una respuesta europea con instrumentos europeos, con ‘coronabonos’ o cualquier otro bono”. Para Sassoli, tofos los países se verán afectados y todos debemos estar preparados para ayudarnos, tenemos que compartir todos los instrumentos de respuesta”.

Sassoli declaró enérgicamente, a preguntas de la prensa, que “lo que no queremos ver es que al final del día que los Jefes de Estado no están asumiendo ninguna responsabilidad.  Porque el planeta entero está afectado por ello y los europeos vamos a entrar en tiempos difíciles”. Los países que apoyan el “coronabono” son Francia, España, Italia, Portugal, Grecia, Irlanda, Eslovenia, Bélgica y Luxemburgo. Los principales opositores son Holanda y Alemania, los grandes beneficiarios de la anterior crisis, como si en la actual hubiese algún culpable, de nuevo en el sur.

En esta misma línea fue el debate del Parlamento Europeo, que había votado en un pleno extraordinario con la única presencia de los portavoces de los partidos políticos y el resto online. El pleno instó a las autoridades nacionales a colaborar y a mantener las fronteras internas abiertas para permitir la distribución de material médico y otros bienes esenciales. Respetando de manera estricta las recomendaciones sanitarias, los líderes de todos los grupos políticos se reunieron en una sesión extraordinaria en el hemiciclo de Bruselas, mientras el resto seguía la discusión desde sus domicilios.

No obstante, algunos diputaos defendieron otra solución, como ejemplo, el holandés  Derk Jan Eppink (ECR, Países Bajos), quien propuso una respuesta diferente, pragmática, frente a la crisis. “Los nuevos eurobonos o ‘coronabonos’ no serían una manera efectiva de revitalizar la economía europea. La gente necesita efectivo. Los bancos centrales deben ofrecer créditos a interés cero a los ciudadanos y las empresas”. Pero Javier Moreno Sánchez (S&D, España) subrayó que hay que poner en marcha una suerte de plan Marshall, financiado por instrumentos de deuda comunes, y un Fondo europeo para el desempleo que ayude a mitigar las consecuencias económicas y sociales de la crisis del Covid-19.

Los eurodiputados pudieron votar a distancia, en aplicación de un procedimiento especial. Fueron 687 eurodiputados lo que participaron online en la primera votación, en la que se acordó tramitar las propuestas por la vía de urgencia.

En la apertura del debate, el presidente Sassoli reiteró que el Parlamento no dejará de funcionar pese a la pandemia. “Estas la única manera en que podemos ser útiles a los ciudadanos, a nuestras comunidades, y a los trabajadores sanitarios que se están sacrificando en los hospitales de toda Europa”, afirmó. “El Parlamento seguirá ejerciendo su responsabilidad democrática”, expresó preocupado.

Visiblemente afectado, Sassoli insistió en que “debemos demostrar a nuestros ciudadanos que la Unión Europea es la respuesta a esta emergencia y la crisis que seguirá. Necesitamos aprender del coraje y la determinación de todos aquellos que están a la vanguardia para salvar las vidas de nuestros ciudadanos y proteger nuestra sociedad”. En este punto, se refirió expresamente a los médicos, profesionales de la salud, voluntarios y trabajadores de servicios esenciales. Y añadió que “debemos centrarnos primero en la salud, alentar la solidaridad y garantizar que los recursos estén disponibles donde se necesiten".

A continuación se refirió a la crisis económica. “Ya sabemos que el brote de Covid-19 también desencadenará una contracción sin precedentes en la economía europea, en un momento en que ya sufría un bajo crecimiento y una inflación excesivamente baja. No podemos permitirnos que la grave crisis de salud que estamos experimentando se convierta en una crisis financiera, social y política. Hay una necesidad de liderazgo porque el desafío no terminará con el final de la emergencia actual”.

Sassoli alabó la iniciativa de la Comisión europea y del Banco Central Europeo. “Las instituciones de la UE ya han tomado medidas significativas: el paquete de la Comisión Europea, la decisión de suspender el Pacto de Estabilidad y Crecimiento; la promesa del BCE de hacer lo que sea necesario para mantener las condiciones financieras normales, y medidas de la Comisión para proteger el mercado interior”.

No obstante, insistió en la coordinación y acción solidaria y conjunta de todos los Estados miembros, que por la tarde se reunían en el Consejo, visiblemente divididos. “Situaciones extraordinarias requieren respuestas igualmente extraordinarias. Creemos, junto con muchos de ustedes, que necesitamos trabajar en un mecanismo de deuda común, emitido por una institución europea, que nos permitirá recaudar fondos en el mercado sobre la base de los mismos términos para todos y financiar las políticas. necesitaba relanzar la Unión después de esta pandemia”. Con estas palabras, Sassoli apoyaba la emisión de un instrumento financiera común, el “coronabono” que exigían los países del sur.

Recordando la crisis financiera, que también pagó el sur de Europa. Sassoli manifestó: “No debemos cometer los errores de 2008. Deberíamos aprovechar la oportunidad para modernizar nuestra economía, haciéndola más ecológica e inclusiva. También deberíamos aprovechar esta oportunidad para modernizar y armonizar nuestro modelo social. Somos capaces de luchar contra el coronavirus gracias a nuestros sistemas de salud de clase mundial, reconozcamos eso”.

En este sentido, el Parlamento Europeo ha aprobado las medidas extraordinarias propuestas por la Comisión y por el Banco Central Europeo. “Hoy, 687 miembros en el Parlamento Europeo votaron para adoptar las medidas propuestas por la Comisión Europea. El Parlamento permanecerá abierto y listo para votar sobre las medidas que sean necesarias. Este momento es serio, no nos pararemos a mirar. Estamos listos para cooperar y esperamos que el Consejo Europeo actúe con la misma responsabilidad “, añadió Sassoli.

Noticias relacionadas

next
x