Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Un año desde el 26-M

Sanguino (PSOE): "No se puede gobernar con la chequera; ellos no han venido a proyectar Alicante"

26/05/2020 - 

ALICANTE. La candidatura del PSPV-PSOE logró 37.174 votos (el 27,63%), de modo que se convirtió en la segunda fuerza con más respaldo empatada a 9 concejales con el PP, tras sumar tres actas más respecto a las conseguidas en 2015. Estas son las respuestas al cuestionario formulado por Alicante Plaza por parte de su candidato y actual portavoz municipal, Paco Sanguino.

1. ¿Cuáles son las luces y las sombras (si encuentra alguna de ambas categorías) en este primer año del mandato desde las municipales del 26 de mayo?

-La falta de proyecto y de liderazgo de lo que se supone que es un alcalde ha ensombrecido incluso el primer año de mandato tras el belmontazo. Se ha demostrado que aquella alcaldía risueña se debía al año de campaña en el que convirtió un final de mandato local. Aquel equipo vivió de los proyectos que estaban en marcha del gobierno anterior, proyectos que la propia Concejal de Hacienda elogiaba en un pleno de este mandato. Me gustaría mencionar algunas luces, pero la DANA fue el anticipo de un estilo de mandato unipersonal y bronco. Luis Barcala no se ha adaptado a la naturaleza de ser alcalde y ya lleva en total medio mandato, aunque empieza a ser consciente de lo que significa estar en minoría y que solo va a alcanzar mayorías con la ultraderecha. Aprobaron gracias a Vox los presupuestos por su incapacidad de moverse hacia ninguna parte, y ahora Vox está jugando con Barcala aquel deporte isabelino del oso amarrado..

2. ¿Qué queda por hacer entre los objetivos prioritarios que su candidatura se marcó al concurrir a las urnas?

-Esta ciudad no ha avanzado en nada que no sea por sí misma. Nuestro proyecto partía de sustanciar los distritos en todos los sentidos y de proyectos para estos, para la necesidad y aspiración vecinal. El equipo de Gobierno ha demostrado que no tenía una idea mínima de lo que ha de ser Alicante, ni tampoco de cómo se debe definir la gobernanza en los años veinte. La pandemia afortunadamente pasará, pero lo que ha demostrado este equipo de Gobierno -casi el PP- es que sigue en sus antiguas costumbres de los noventa. Ni siquiera se ha molestado en variar una sola norma que facilite una Administración más participativa ahora que nos vemos en la mayor pandemia desde hace cien años: no han convocado el Consejo Económico y Social de la Ciudad en un año, no escuchan a las Juntas de Distrito, menosprecian a los alicantinos llamándolos guarros si la ciudad está sucia y a las asociaciones vecinales diciendo que ladran cuando exponen sus razones. Ni siquiera se le ocurrió montar un comité de emergencia de la ciudad, fuimos nosotros los que llevamos al pleno una comisión de recuperación y solo la llevaron cuando leyeron nuestra iniciativa. Se negaron a sumarse y votaron en contra. Nosotros, sin embargo, demostramos que poníamos por delante la ciudad sumándonos a la suya.

No han pasado de los discursos y la ciudad sigue su camino sin ellos como puede. Se muestran hostiles porque es un equipo sin aptitudes de diálogo.… Se han quedado anticuados, como en una vieja aristocracia de partido. La prueba es que hay movimientos vecinales pidiendo la dimisión de una de sus concejalas y son tan inocentes que creen que eso es cosa de un partido rival. En mi opinión, lo que debe enseñarnos esta pandemia es que tenemos que empezar a cambiar la gobernanza local por una estructurada y ampliamente participativa. Tenemos que demostrar que se puede gobernar de otro modo, gobierne quien gobierne. Ya no se puede gobernar una ciudad solo con la chequera municipal. Ellos no han venido a proyectar Alicante, simplemente a recuperar un poder y ahora les quema en las manos. Están viviendo la tragedia de ver cumplido su sueño y Vox lo ha convertido en una pesadilla..

3. ¿Entre todos esos objetivos, cuáles considera que podrán llegar a ejecutarse antes de las próximas municipales?

-Yo vengo del Open Access y del Open Content, ahora me gustaría seguir con el Open Government. Sin duda un cambio de paradigma en la gobernanza actual mediante el cual los estamentos participativos fijados por la ley se desarrollen por completo. Un partido que gobierna debe poseer una línea editorial política, pero ha de realizarla pensando que la ciudad no es un recinto amurallado en propiedad, ni siquiera es solo un lugar, es además una identidad comunitaria y por tanto también una manera de vivir. No se puede gobernar sin tener en cuenta esto. Por el momento solo veo un gobierno que firma talones según conviene y todavía no se quieren dar cuenta de lo que hemos percibido claramente todos después de un año: necesitan la firma de la ultraderecha para hacerlos efectivos. Si no cambian, será la ciudad la que se lo siga recriminando como hasta ahora. 

"La pandemia afortunadamente pasará, pero lo que ha demostrado este equipo de Gobierno -casi el PP- es que sigue en sus antiguas costumbres de los noventa. Ni siquiera se ha molestado en variar una sola norma que facilite una Administración más participativa"

4. ¿Cuáles son las prioridades no contempladas hasta ahora que se deben tener en cuenta tras la crisis sanitaria generada por el coronavirus?

-En septiembre pasado me preguntaron esto mismo y dije que la brecha socioeconómica generada por la crisis de 2008. Ha pasado un curso y lamentablemente esto se ha agravado mucho más por la covid-19. Hay colas de gente que no tiene para comer, ni productos básicos en esta pandemia como el jabón o la lejía, ni detergente para lavar su ropa. Si no superamos esta crisis y no nos desarrollamos de manera equilibrada, seguiremos estancados. No podemos presumir de no dejar a nadie atrás cuando hace diez años se dejó a una parte de Alicante atrás. El actual gobierno no entiende esto. Por supuesto que debe haber proyectos de tracción como el Distrito Digital, pero se sigue sin pensar en lo que realmente queremos ser, cómo y los desafíos tras la pandemia. Ya no basta un cambio de paradigma productivo si no hay simultáneamente una transformación de la ciudad. Y debe iniciarse con la manera en que se gobierna.

En este momento estamos trabajando en el grupo municipal socialista en ello, en un proyecto para desarrollar basado en una ciudad multicéntrica, en necesaria línea con planificaciones como la de Carlos Moreno y antes Jane Jacobs. No deja de ser curioso que los pensadores de las ciudades contemporáneos utilicen la metáfora de "bosque que camina" de Macbeth para explicar cómo quieren que sea la ciudad que hemos de transformar inminentemente mediante una gobernanza abierta e inteligente, de ciudades en 15 minutos. Nosotros vamos en esa línea. No ahora: en el anterior mandato ya iniciamos proyectos de Smart City. Si los políticos no somos capaces de entender la profecía del "bosque que camina", el populismo se encargará de talarlo hasta el último árbol.

5. ¿Cree posible y necesario que se produzca un cambio de gobierno al frente del Ayuntamiento antes de 2023?

-Necesario, por supuesto: no me habría presentado para ser alcalde si no lo pensara así. Pero es que resulta que hay un pacto de gobierno entre PP y Cs. Cualquier pregunta sobre ese pacto y su cumplimiento deben contestarla esos partidos. Nosotros estamos trabajando en lo que debemos: ofrecer una opción de gobierno mejor que la que hay y ofrecerla directamente a la ciudadanía en todos los distritos de la ciudad. Iniciamos un programa para ello nada más empezar este mandato. En cuanto recuperemos la dinámica en esta nueva normalidad, seguiremos en ello día tras día. No puede haber algo más satisfactorio que invertir todo el tiempo en ello.

Noticias relacionadas

next
x