X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

La brecha de género de la inversión se mantiene pese al mayor acierto de ellas 

Qué pasaría si tu inversor principal fuera una mujer

3/06/2019 - 

VALÈNCIA. La empresa estaría liderada, preferiblemente, por otra mujer; el proyecto estaría orientado al área de la salud u otra de impacto social, serían más cautos en el gasto y obtendrían, a la larga, mayor rentabilidad. La empresa no tiene que ser necesariamente como se ha descrito, pero se aproxima bastante a los cánones que, según diversos estudios, atraen a las mujeres que se hacen inversoras.

Aclarar, primero, que son pocas. En el caso de España, apenas representan el 9% del mundo de la inversión. Al menos ese es el porcentaje que se apuntó en la presentación del último informe de la Asociación Española de Bunisess Angels, AEBAN, donde se lamentan de que no hay manera de que las mujeres inversoras despeguen, por muchos esfuerzos que se hagan. La diferencia de género no es exclusiva de nuestro país. En el entorno europeo, destaca Reino Unido, con un 14%, y Bélgica, 10%. El resto, igual o peor, como Francia y Portugal donde el segmento femenino de la inversión ronda el 5%.

El perfil

En cuanto al perfil de las mujeres inversoras, existe un estudio ejecutado por distintas entidades, una de ellas IESE Business School, que, bajo el título ‘The Barriers and Opportunities for Women Angel Investing in Europe’, analiza las barreras y oportunidades para mujeres business angels en Europa. Entre las conclusiones que se extraen destaca que un 27% son nuevas en estas lides, frente a un 29% de mujeres que llevan invirtiendo entre 3 y 5 años por lo que tienen una amplia experiencia. La diferencia es pequeña lo que pone de manifiesto que se trata de un ‘fenómeno’ reciente. También la cantidad que invierten suele ser menor, con un 60% de las consultadas que afirmaban invertir menos de 20.000€ al año.

Otro aspecto que parece caracterizarlas es la tendencia a apostar por empresas lideradas también por mujeres, un sesgo que parece darse en ambos géneros si se tiene en cuenta que son menos los inversores masculinos que respaldan proyectos encabezados por mujeres. Y ello pese a saberse que estas últimas compañías, de media, suelen ser más rentables, conforme a otro estudio realizado por la consultora Boston Consulting Group (BCG).

Amparo de San José, una de las autoras del informe de AEBAN y directora de la Red de Inversores Privados y Familiy Offices de IESE, resaltaba también otras peculiaridades, como que los perfiles profesionales de las business angels son más variados. 

“Probablemente hay muchas mujeres que se están incorporando al mercado inversor, pero primero testean un poco su capacidad. Esperamos que esto evolucione a perfiles de un nivel más activo y profesional con riesgos un poco mayores, con capacidad de ir un poco más lejos”, afirmaba San José. José Herrera, presidente de AEBAN, ratificó sus palabras añadiendo: “Creo que estamos en la buena línea, pero son tendencias lentas de madurar”.

Inquietud por el impacto social

Otra de las diferencias que resaltan algunos estudios de las mujeres que se animan a invertir es que éstas suelen decantarse por proyectos que las cautiven personalmente antes que guiarse solo por la rentabilidad. Un ejemplo en el mercado español lo encontramos en Catalina Parra, ingeniero Superior y MBA por IESE. Es también fundadora y Presidenta de Chandra3X sociedad de inversión de impacto y de Hazloposible, donde ha conseguido también captar el interés de su marido, el inversor José Martín Cabiedes. 

Cuestionada, en su papel de business angels, sobre en qué se fija antes de decidirse por un proyecto u otro responde: “Desde el punto de vista de la empresa, no creo que deban alejarse demasiado de los parámetros que se exigen a cualquier negocio. En ese sentido valoro la ambición de los emprendedores por crear una empresa rentable y sostenible en el tiempo, que genere riqueza y que se convierta en su principal medio de vida. Busco también equipos bien preparados y muy motivados, no que se tomen esto como una aventura. En tercer lugar, pido que el proyecto sea factible, no una quimera. Con estas mimbres, la diferencia está en el objetivo que persiguen con la iniciativa. Aquí, a la pregunta de ¿tú, por qué haces esto?, prefiero que me digan que han detectado un problema social que quieren arreglar a que me hablen de nichos de mercado u oportunidades de negocio. Si el objetivo es hacerse rico, me parece legítimo, pero a mí no me interesa”.

También interesadas por la tecnología

Pero tampoco hay que relacionar la inclinación por los proyectos sociales con un desinterés por las nuevas tecnologías. Un ejemplo en este campo lo representa WA4Steam (Women Angels for Steam), una comunidad internacional en crecimiento de business angels que busca expandir la presencia empresarial de las mujeres en los campos STEAM, como emprendedoras y como inversoras. Fundada por la venezolana Regina Llopis, WA4Steam, reúne ya a más de 30 directivas de ámbitos tan dispares como la Biotecnología, el Derecho o la Comunicación. 

La asociación no funciona como un fondo de inversión sino como una agrupación de inversoras que han apostado ya por startups como Artig Gallery, Bioo, Enzymlogi o Innovamat, entre otros. “Nuestro objetivo es convertirnos en un cuerpo de conocimiento cohesivo para las mujeres ángeles (WA) y las mujeres empresarias (WE) y una comunidad de mentores y redes”, afirman. Regina Llopis fue una de las galardonadas el año pasado con los Premios Big Ban angels, la asociación privada de business angels sin ánimo de lucro radicada en València, con el premio a la mejor business angel.

next
x