X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

talento, innovación y nuevos modelos a cambio de negocio temprano 

¿Qué buscan las 'corporate' que se entienden con las 'startups'?

5/11/2018 - 

VALÈNCIA. Pionera en estas lides fue Telefónica, pero cada vez son más las grandes corporaciones que estrechan su relación con las startups. Ferrovial,  Renfe, Indra, Everis, Seguros Santalucía, BBVA o Correos son solo algunos ejemplos. Pero, ¿qué buscan en esta danza las corporate y qué obtienen a cambio las startups?

“Esto tiene una razón de negocio”, reconoce Andrés Saborido, director de Wayra España. “Telefónica, como todas las grandes compañías, está necesitando innovar todos los días y una de las mejores maneras que encontramos de innovar y hacerlo rápidamente es asociándonos con los emprendedores que están pensando y desarrollando el futuro. Creo que muchas veces escuchamos eso de que la innovación o las sufres o la impulsas y nosotros optamos por impulsarla junto con los emprendedores”.

Wayra, la aceleradora de startups de Telefónica, nació en el año 2011 como un proyecto de intraemprendimiento impulsado por los empleados Gonzalo Martín Villa y el actual presidente ejecutivo de la compañía, José María Álvarez-Pallete. Desde entonces han pasado por los distintos hubs que Wayra tiene repartidos por 10 países numerosas startups de todo tipo, un centenar de las cuales han conseguido pasar a formar parte del portfolio de Innovación Abierta de Telefónica.

“Ahora parece fácil, pero cuando arrancamos no sé la cantidad de veces que tuvimos que explicar dentro de la casa lo que era una aceleradora. Entonces Telefónica era otro animal distinto y esto de las startups no estaba en el ADN. Luego pasa a ser Telefónica y, aparte, tenían Wayra. Ahora es parte de la cultura de Telefónica y, lo que es más importante, se ha convertido en parte del negocio de la compañía”, declaraba Martín Villa en el acto de presentación de la nueva etapa de Wayra.

También de la mano de Wayra acaba de surgir otra iniciativa, TrenLan, el programa global de aceleración de startups de Renfe. Aseguran que el objetivo final es “mejorar la experiencia de cliente de Renfe” pero lo cierto es que, los tres grandes retos lanzados a las startups en su primera convocatoria son: movilidad digital, digitalización de operaciones y logística a demanda, algunos de los cuales parecen estar bastante alejados de lo que, hasta ahora, era el core business de Renfe.

Ciro Acedo es el nombre del responsable del Ecosistema de Innovación Abierta de Ferrovial. Aquí la estrategia no se basa en incorporar startups dentro de la estructura de la organización ni en formar parte de su accionariado. “Lo que hacemos es probar una solución que nos presentan mediante pilotos en nuestra infraestructura y, si vemos que es interesante para la empresa, nos convertimos en clientes de la startup”, resume. 

Acuerdos de colaboración han suscrito ya con más de 30 startups en una relación que, según Acedo, beneficia a ambas partes. “Ferrovial gana porque accede a talento que está fuera de la empresa con ideas innovadoras y las startups ganan porque consiguen clientes grandes, como Ferrovial, que las hacen sostenibles”.

La posibilidad de generar negocio y encontrar clientes robustos desde el principio es el argumento que esgrimen las corporate en su cortejo con la startups poniendo a su disposición, dicen, una red global de clientes. Otra razón que exponía Miguel Arias, ahora director global de emprendimiento en Telefónica, era que otras compañías apostaban “por las mismas startups que hemos apostado nosotros. Hemos conseguido que haya 1,2 miles de millones de euros de otros que invierten en las compañías de nuestro portfolio, una cantidad que me parece increíble”.

¿El nuevo I+D de las empresas?

En la presentación el último Mapa del Emprendimiento, María Benjumea, CEO y fundadora de Spain Startups, llamó la atención sobre un dato que a ella le pareció el más relevante: que el 80% de los emprendedores de startups priorizan cerrar acuerdos de negocio con las grandes corporaciones frente a la tradicional búsqueda de financiación de business angel o fondos de inversión. Hasta ahora, ese porcentaje se situaba en el 72%. “Esta tendencia demuestra que el modelo de innovación abierta se va asentando en el ecosistema español. Sobre todo debido a un aumento de la demanda de innovación rápida en las corporaciones”, sostiene.

Sin embargo, Mark Erik Kavelaars, CEO y fundador del fondo de inversión Swanlaab Venture Factory  ve la nueva tendencia desde otra perspectiva. “Las startups son ahora un complemento ideal para las empresas y los departamentos de I+D para adquirir productos terminados, crear nuevas líneas de negocio o para adquirir talento”. En su opinión sería más una necesidad real de las grandes corporaciones que ven cómo se agota el mercado en un modelo tradicional y por una globalización donde las grandes compañías del mundo empiezan a hacer de todo. 

Valga el ejemplo de Alphabeth, subsidiaria de Google, pero que incluye también empresas en sectores como la biotecnología, salud o movilidad. “Hoy ya no puedes decir soy una telco y compito con Orange o Vodafone, por ejemplo, ahora compites también con Google, con Amazon, con el BBVA, con Ferrovial … La clave es que, como tu core business baja, tienes que abrir horizontes a muchos otros sitios. Esto lo puedes hacer con una fuerte inversión en I+D, pero también adquiriendo talento y el mundo emprendedor te puede dar acceso a tecnología, a innovación en otras áreas y a otros modelos de negocio”.

Entre posibles los riesgos para las startups que entran en este juego, observa la dificultad para seguir el ritmo que imponen las corporate, la posible precipitación en el go to market y la renuncia a los datos y el conocimiento del cliente.

Si la estrategia es buena o mala, dice Kavelaars, está por ver. “Yo creo que estamos en un momento interesante, con un ecosistema donde cada vez hay más a actores. Con el tiempo se verá quienes son los buenos y malos emprendedores, las buenas y malas corporate y los buenos o malos inversores”.

next