Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

un año después del 26-M

Ortolá (Vox): "Cs marca los límites y el PP los acata para no perder el Ayuntamiento ante el PSOE"

26/05/2020 - 

ALICANTE. La candidatura de Vox logró 8.578 votos (el 6,38%) lo que permitió que entrase por primera vez en la corporación municipal con dos concejales. Estas son las respuestas al cuestionario formulado por Alicante Plaza por parte de su candidato y actual portavoz municipal, Mario Ortolá.

1.¿Cuáles son las luces y las sombras (si encuentra alguna de ambas categorías)en este primer año del mandato desde las municipales del 26 de mayo?

-Algo positivo a resaltar durante este primer año ha sido la posibilidad de quitarle la mayoría del pleno a la izquierda alicantina. Veníamos de un tripartito nefasto para la ciudad que gastaba todas sus energías en las luchas de poder internas, dándole la espalda a los alicantinos y sus problemas. La izquierda empobrece todo lo que toca y Alicante fue, durante el mandato anterior -incluyendo el año de campaña electoral de Barcala donde no se avanzó nada- una ciudad pobre, oscura y sucia y sin ningún rumbo político a la vista. 

La sombra principal y muy relacionado con lo anterior es que Alicante no ha sufrido cambio alguno durante el último año. Hemos visto un bipartito preocupado por sus equilibrios de poder ante los bandazos ideológicos de Ciudadanos. Desde la noche electoral tanto Luis Barcala como Mari Carmen Sánchez negaron cualquier tipo de acuerdo con Vox y los alicantinos ya han podido comprobar el porqué: las políticas del equipo de Gobierno, donde Ciudadanos marca los límites y el Partido Popular los acata sin debate para no perder el Ayuntamiento ante el PSOE. Están instalados en el "correctismo político", es decir, políticas de centro para no molestar a nadie pero que nada aportan a los ciudadanos salvo hastío y pérdida de interés por la política municipal.

Pero Vox ha entrado en el Ayuntamiento, sin apoyar en la investidura a Barcala, para defender los intereses de muchos alicantinos que esperan de su Ayuntamiento una política valiente y sin complejos y creo que lo hemos ido demostrando, principalmente en la confección de los Presupuestos de este 2020.

2.¿Qué queda por hacer entre los objetivos prioritarios que su candidatura semarcóalconcurrir a las urnas?

-Como ya he comentado, los Presupuestos de 2020 han sido un primer avance en lo que nosotros prometimos en nuestra campaña y no es otra cosa que reducir el gasto ideológico, el gasto destinado a que el político de turno se "haga la foto" con políticas vacías que no benefician en absoluto a los alicantinos en su día a día. 

Son muchísimos puntos de nuestro programa los que nos quedan por cumplir a la vista de las reticencias de Ciudadanos para priorizar las necesidades de los vecinos y para hacer crecer Alicante frente a lo "políticamente correcto" que no es otra cosa que intentar gustar a la izquierda aunque la izquierda nunca vaya a dejar de criticarte, con razón o sin ella. El crecimiento de Alicante y de todos los municipios de l’Alacantí liderándolo como capital, la eliminación de las concejalías ideológicas y que son competencias autonómicas, reducción de impuestos, atención real y efectiva para las familias alicantinas que se sienten abandonadas por sus instituciones, etc. Queda mucho por hacer pero seguimos trabajando sin descanso y, sobre todo, sin complejos.

3.¿Entre todos esos objetivos, cuáles considera que podrán llegar a ejecutarse antes de las próximas municipales?

-Si el bipartito perdiera el miedo a ser señalado por la izquierda creo que podríamos llevar a cabo una reorganización de la administración y de sus órganos (con eliminación de varias concejalías cuyas competencias son de la Generalitat Valenciana pero que, no sabemos muy bien por qué motivo, las costea y ejecuta al Ayuntamiento) así como de eliminación del enorme gasto que se nos va en subvenciones con fines partidistas y manteniendo solo las necesarias, lo que haría posible una reducción de la carga fiscal que soportan las familias alicantinas y sus negocios.

"Creemos firmemente que hay que ayudar a los alicantinos que realmente lo necesiten y que absolutamente nadie se pueda aprovechar de manera injusta de las políticas sociales, ya que con ello lo único que se consigue es perjudicar a los primeros"

4.¿Cuáles son las prioridades no contempladas hasta ahora que se deben tener encuenta tras la crisis sanitaria generada por el coronavirus?

-Las prioridades son dos principalmente. Por un lado mayor tranquilidad para las familias y que ninguna de ellas se quede atrás. Para ello no hay que hacer políticas "de brocha gorda" sino actuar como un buen cirujano y ayudar de forma concreta a las familias que lo estén pasando mal. Nosotros no creemos en la subvención de colectivos. Creemos firmemente que hay que ayudar a los alicantinos que realmente lo necesiten y que absolutamente nadie se pueda aprovechar de manera injusta de las políticas sociales, ya que con ello lo único que se consigue es perjudicar a los primeros.

Por otro lado hay que dotar de mayor libertad fiscal y material a las empresas alicantinas. No podemos seguir poniendo trabas burocráticas y fiscales al emprendimiento y debemos impulsar la marca Alicante como sinónimo de pequeña y mediana empresa de calidad. Se creó la marca y se publicitó en un acto muy bonito pero no hemos avanzado nada realmente. Son los propios autónomos y empresarios los que saben perfectamente qué hacer para hacer crecer sus negocios. La Administración solo debe garantizar su libertad y no entorpecer.

5.¿Cree posible y necesario que se produzca un cambio de gobierno al frente del Ayuntamiento antes de 2023?

-¿Es posible? Sí. Y no lo decimos nosotros, lo dicen los altos dirigentes de Ciudadanos tanto en el Congreso como en la Comunidad Autónoma. Arrimadas y Cantó apuestan por un acercamiento al PSOE para ocupar el espacio de "centro izquierda" que han abandonado los socialistas con sus pactos con comunistas, separatistas y proetarras. A Ciudadanos le da igual con quién gobernar con tal de no desaparecer de la vida política. 

¿Es necesario? En absoluto. Un gobierno socialista apoyado por Ciudadanos (y por Podemos o Compromís, no les queda otra) daría alas a los primeros para imponer su doctrina ideológica de creación de pobreza y a los segundos para tener sus minutos de gloria para mantenerse a flote pero sin aportar absolutamente nada. 

La opción de entrar nosotros en el Gobierno municipal (el otro posible cambio según los números) no la valoramos por la actitud de Ciudadanos. Son "muy amiguitos" del PSOE y a nosotros nos tachan de racistas y xenófobos. Nosotros seguimos trabajando por lo que consideramos justo y necesario y creo que estamos en el camino correcto a la vista del cada vez mayor apoyo social que recibimos día a día. Vox no existe y crece por buscar votos sino por proponer medidas de sentido común.

Noticias relacionadas

next
x