Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

opinión

No invierta en bolsa si está preocupado por el coronavirus

El gestor recuerda que hay que hacerlo con el convencimiento de que es la mejor alternativa aunque a corto plazo sea el activo más volátil

30/01/2020 - 

MÁLAGA. Si estos últimos días, usted está leyendo informes, análisis u opiniones de los analistas acerca de las implicaciones que tendrá el coronavirus chino en sus inversiones, decididamente creemos que usted no es un inversor de renta variable. No obstante, si lo está haciendo para analizar cuales son las compañías que han sido más castigadas, pero que mantienen un gran potencial alcista, lo que podría estar generando una extraordinaria oportunidad de compra, entonces sí que estaría en la posición correcta de los inversores del mercado de acciones.

Decimos esto porque seguro que si piensa que podría perder gran parte de su inversión por las noticias que nos están llegando desde China, seguro que también pensó lo mismo cuando el Ébola (por ver una crisis similar), el Brexit, la 'guerra comercial' china, los atentados de París, crisis argentina, Corea del Norte o la escalada del petróleo de las primeras sesiones de esta año (por nombrar el caso más reciente). Sin embargo, a pesar de todas estas noticias negativas del pasado, hoy tenemos a la mayoría de índices bursátiles en zona de máximos históricos.

Siguiendo con el último ejemplo, el precio del petróleo subió un 7,3% entre las sesiones del 3 y el 8 de enero por el miedo de los inversores a una guerra entre Estados Unidos e Irán. La verdad es que ya nadie se acuerda de esto y desde máximos del 8 de enero el precio del petróleo ha corregido nada menos que 20%. La incertidumbre de corto plazo provoca que el precio se dispare, tal cual ocurrió en septiembre del año pasado cuando se produjo la explosión de dos petroleros en el golfo de Omán. Sin embargo, si somos racionales, y tenemos una perspectiva de largo plazo, podemos razonar que los precios del petróleo no deberían soportarse mucho más allá de 50-60 dólares el barril. El precio no es más que una relación entre oferta y demanda. A mayor precio, las nuevas tecnologías han demostrado que la oferta de petróleo aumenta considerablemente, sobre todo gracias a las técnicas de fracking. Pero es que a más precio, la demanda también se disminuye con claridad, puesto que (también gracias a la tecnología) hay gran alternativa de energías limpias.

Acontecimientos negativos

Es muy complicado abstraerse de las noticias negativas. Es más, nuestro cerebro está preparado para responder mejor a las noticias negativas que a las positivas. Estamos siempre alerta por los acontecimientos negativos que nos pudieran abordar. Es innato y es una especie de defensa de nuestro cuerpo que permitió que nuestros antepasados que estuviesen siempre más alerta eran los que sobreviviesen. Pero en los mercados de renta variable, debemos aprender que la incertidumbre, suele generar recortes de corto plazo y genera oportunidades. 

El mejor indicador que muestra este aspecto es el VIX, que mide la volatilidad del S&P500. En el gráfico señalamos todos los repuntes históricos del VIX (parte inferior del gráfico), y se aprecia que todos coinciden con inicios de repuntes (de mayor o menor recorrido) en el S&P500 (parte superior del gráfico)

Si usted no soporta la incertidumbre del corto plazo, no está preparado para invertir en renta variable, o al menos no en un porcentaje significativo de su cartera. Los mercados, tal y como comentamos son siempre muy inciertos en el corto plazo. Como no soportamos la incertidumbre, buscamos respuestas en las previsiones de analistas, informes, opiniones de expertos, noticias, aunque estas sean erróneas o sin sentido. 

En la mayoría de ocasiones, reducimos riesgos como medida más drástica de reducir la incertidumbre. La cuestión es, en la mayoría de las ocasiones, reducir el estrés de esa incertidumbre, y la decisión de reducir riesgo después de conocerse una mala noticia, en la mayoría de las ocasiones, suele ser una decisión errónea.

Bola de cristal

No podemos controlar lo que pasará mañana en las bolsas, por lo que no es 'razonable' tratar de reducir la incertidumbre, realizando constantes operaciones de aumento o reducción de riesgos. Antes de ayer, por ejemplo, las noticias respecto al coronavirus eran igual de negativas o incluso peores que las del lunes, pero las bolsas de Estados Unidos se giraron fuertemente al alza por buenos resultados empresariales de Apple. Nadie podría controlar el movimiento de la sesión de ayer de las bolsas.

Si invierte en bolsa, hágalo con el convencimiento de que es la mejor alternativa para su ahorro, aunque a corto plazo sea el activo más volátil. La clave será hacerlo de la forma más diversificada posible y apostando por sectores y países cuyas compañías crecerán más que la media. Esta es la mejor forma de reducir la incertidumbre, sin restar potencial de rentabilidad, no creemos que haya otra mejor.

Miguel Ángel Paz es director del Departamento de Inversiones de Banca Privada de Unicaja (Grupo Unicorp Patrimonios)

Noticias relacionadas

next
x