X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

datos oficiales al cierre de 2018

Números ascendentes de las cajas rurales de la Unacc con más socios, empleados y oficinas

8/05/2019 - 

VALÈNCIA. El pasado nueve de abril este diario titulaba "Las cajas rurales de la Unacc elevaron activos, créditos, depósitos y fondos propios en 2018". Pues bien un mes después este diario ha constatado que también las entidades asociadas a la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (Unacc) aumentaron el pasado año el número de socios, empleados y oficinas. Todo un logro en estos tiempos de desapalancamiento bancario... y el que todavía queda en una coyuntura marcada por la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) de 'tipos cero', que tanta factura están pasando sobre los márgenes.

Así, según los datos definitivos de la patronal presidida por Manuel Ruiz -también presidente de Caja Rural Central de Orihuela- que acaba de colgar en su web, el número de socios de las 43 cooperativas, que cerca de la mitad están situadas en algún punto de la Comunitat Valenciana, creció el pasado año un 3,90% hasta los 1.567.301. De ese número 6.757 correspondían a cooperativas, 1.437.362 a personas físicas y 123.182 a personas jurídicas.

Asimismo, el número de empleados creció en cerca de un centenar, concretamente en 97 (+0,79%), al pasar de los 12.230 de 2017 hasta los 12.327 del último día de 2018, que se distribuía entre 6.626 hombres y 5.701 mujeres. Todo un detalle a tener en cuenta en plena vorágine de despidos en el sector bancario donde los EREs están a la orden del día.

Mandan las poblaciones de menos 25.000 habitantes

El número de oficinas también fue ascendente entre las 43 cooperativas asociadas a la Unacc, que conviene recordar no están la veintena valenciana del Grupo Cooperativo Cajamar. Concretamente aumentaron en 11, dado al cierre de 2017 contaban con 3.244 y un año después eran 3.255, siempre según los datos de la patronal del sector donde casi dos tercios estaban ubicadas en poblaciones de menos de 25.000 habitantes.

En otro orden de cosas a 31 de diciembre pasado dichas cajas rurales tenían abiertas cuentas por valor de 6,4 millones de euros de las cuales 4.074.440 correspondían a cuentas de ahorro, 1.701.047 a cuentas corrientes y el resto (628.824 euros) estaba a plazo fijo.

Por su parte, el número de tarjetas de crédito emitidas alcanzaban los 4,03 millones -100.000 más que en 2017- donde el 63,80%, es decir, 2.575.081 eran tarjetas de débito y el 36,20% restante -1.460.923- de crédito. Todo ello con 3.775 cajeros automáticos, es decir, 520 más que en 2017.

Noticias relacionadas

next
x