X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

unas 500 personas respaldan el manifiesto de gent de compromís

Más bifurcaciones para el laberinto de Compromís

8/12/2016 - 

VALENCIA. Compromís se enfrenta el lunes a una concentración ante su sede organizada por miembros la corriente interna Gent de Compromís, conformada por adheridos a la coalición y en la que participarán también algunos dirigentes de los propios partidos que componen esta fuerza política, integrada por el Bloc, Iniciativa y Verds-Equo. Una congregación impulsada por militantes de base -no oficialmente por esta organización- cuyo manifiesto ya ha obtenido unas 500 firmas de respaldo.

El problema tiene difícil solución. Gent de Compromís, que se considera la segunda 'pata' de la coalición con cerca de mil simpatizantes, aspira a tener mayor representación e influencia en la toma de decisiones, que está dominada por los tres partidos citados. De hecho, en el propio manifiesto impulsado desde esta corriente, subrayan que el motivo de su protesta se centra en que ese mismo día se celebra una Ejecutiva de Compromís en la que se pondrán sobre la mesa soluciones para el papel de Gent de Compromís en la coalición. "Algo para lo que ni siquiera se nos ha tenido en cuenta", lamentaba uno de los impulsores del manifiesto a este diarioMónica Oltra habla con Joan Ribó, a la izquierda, Julià Álvaro de Vers-Equo. EVA MÁÑEZ

Una posición que no se comparte, al menos en la totalidad, por dirigentes del Bloc, Iniciativa y Verds-Equo, los tres partidos 'pata negra' que conforman Compromís, y que difieren del volumen que tiene la organización que ha puesto el grito en el cielo. "Todos los adheridos no tienen por qué compartir la hoja de ruta de Gent de Compromís", explican. Por otro lado, aseguran que de la Ejecutiva del próximo lunes no saldrá una decisión definitiva, sino "una propuesta abierta al diálogo" y, además, esgrimen un tercer argumento: "De la Ejecutiva de Compromís forman parte el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y Esther Tarin -jefa de Gabinete en el consistorio-, que también están integrados en Gent de Compromís, solo que no son parte del sector que protesta", subrayan fuentes de la Ejecutiva.

Unos representantes que, efectivamente, desde los impulsores del manifiesto no consideran válidos dado que, según explicaron las fuentes consultadas por este diario, van "por libre", dado que en su momento la asamblea de Gent de Compromís ya eligió a otros miembros para que tuvieran voz dentro de la Ejecutiva de la coalición, pero que, lamentan, no han sido reconocidos. 

Una situación que se explica desde los partidos integrantes de Compromís aludiendo a que la citada corriente no se encuentra contemplada dentro de la estructura primigenia de la coalición. "La solución no es que haya un cuarto partido en Compromís, sino encontrar una fórmula para que convivan los partidos y las personas", explica un miembro de la Ejecutiva de la coalición a este diario.

Cristian Ballesteros y Mariam Campello, en el centro, los dos responsables de Gent de Compromís que han dejado el cargo

En este sentido, algunos de los referentes del Bloc en el órgano apuntan a retomar las normas y bases del Consell General de Compromís, con competencias sobre la Ejecutiva, y recuperar la participación mediante congresos locales y comarcales.

Una vía en la que no parecen coincidir Iniciativa y Verds-Equo, que consideran el Consell General de Compromís un órgano de ratificación, mientras que la Ejecutiva debe mantener un papel preponderante dado que, a su juicio, ahí las fuerzas "están más compensadas". En cualquier caso, a la hora de analizar el futuro de esta corriente, fuentes de Iniciativa consultadas por Valencia Plaza fueron tajantes: "No se restringe su participación pero no se les va a reconocer como corriente interna oficial", explicaba un miembro de Iniciativa, añadiendo que si se diera luz verde a esto, con el tiempo los que quedaran fuera de Gent de Compromís y los nuevos militantes que fueran entrando podrían querer crear una nueva 'pata'. "Hay que encontrar la fórmula adecuada pero no podemos estar creando más organizaciones dentro de la coalición", zanjan las citadas fuentes.

En este sentido, con este debate se pone sobre la mesa otro que ha quedado flotando desde las elecciones autonómicas: el avance en la composición de Compromís. Así, mientras el Bloc prefiere dar un paso más en la coalición con más órganos de decisión, desde Iniciativa se prefiere un funcionamiento más similar al de una federación de partidos, con deliberaciones posteriores entre las patas de las distintas formaciones y que los órganos propiamente dichos de Compromís se limiten a coordinar acciones.

En definitiva, el plante organizado de los adheridos aumenta la siempre compleja convivencia dentro de Compromís. Una organización que, por su propia configuración, mantiene una existencia siempre complicada y aparentemente frágil, pero cuyo tirón y potencial electoral en las grandes citas está fuera de toda duda. La pregunta, con esta nueva encrucijada en el laberinto es: ¿Podrá Compromís seguir creciendo sin romperse?

Noticias relacionadas

next