X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 24 de agosto y se habla de benidorm baleària alicante supersano POLOP DE LA MARINA

De programas de aceleración en ruta hasta irse a otros países

Motivando el emprendimiento a través de los viajes

24/07/2017 - 

MADRID. 5 jóvenes, cada uno con su idea particular de un posible negocio, 7 profesores y 2 furgonetas. El plan era recorrer durante 6 días 1.500 kilómetros saliendo de Barcelona y con paradas en las ciudades de Zaragoza, Logroño, Soria, Calatayud, Valencia y Madrid. En cada una de estas ciudades, los aspirantes a emprendedores recibían una clase magistral de algún experto en la materia de un elenco de mentores y profesores de alto nivel. Este era, a grandes líneas, el programa de Ideas Camp llevado a cabo del 7 al 14 de julio pasados, auspiciado por el emprendedor en serie Pau García Milá y patrocinado por la Fundación Rafael del Pino y la participación de Vodafone y Doers Digital Factory entre otros. 

Del programa sólo podía salir un ganador y fue la bilbaína Esther Borao la que se llevó el cheque de 5.000 euros y un año de coaching ofrecido por Vodafone. Sin embargo, la experiencia fue gratificante para los 5 que participaron, uno de ellos el valenciano Munther Odeh, seleccionado entre las 356 solicitudes que se presentaron a la primera edición del programa. La suya es una idea enmarcada dentro del sector de la Salud que apunta la posibilidad de almacenar en la nube el historial clínico de los pacientes al objeto de poder consultados por los facultativos que lo necesiten en cualquier lugar. 

No ganó, pero como si lo hubiese hecho. “Ideascamp te abre una visión sobre el mundo de los emprendedores que yo, por ejemplo, no tenía. Te das cuenta de que no todo es matemáticas, que no todo es excel y que hay que buscar otras formas de valorar las propuestas”, declaraba Munther a su regreso. Este ingeniero aeronáutico cuenta que siempre ha tenido una inclinación a cacharrear para ver lo que había dentro de las cosas y un interés por mejorarlas. Ahora dice sentirse muy motivado y con un cambio de perspectiva de lo que es el emprendimiento. Para la experiencia solo tiene elogios, tanto para la organización como para los compañeros de viaje.

Hackathon de ideas en marcha

Pero el de Ideas Camp no es el único programa de emprendimiento que se articula en torno a un viaje. Hace años que el emprendedor Xavier Verdaguer concibió el Método Lombard para cuyo nombre se inspiró en la popular calle de San Francisco. Partiendo de la base de que para conseguir una idea buena hay que generar muchas, el método de Verdaguer consta de cuatro fases: inspiración, ideación, propuesta de valor y prototipado. Aunque es un método flexible, el programa suele arrancar con un viaje en el que conectan a un grupo de jóvenes desconocidos entre sí con vocación emprendedora. “La idea es sacarlos de la zona de confort, que se relacionen y se abran a nuevas experiencias y culturas” asegura Verdaguer.

Habla también del método como un hackathon en marcha dado que a lo largo del trayecto los organizadores van generando dinámicas grupales antes de establecer los equipos de trabajo en función de su complementariedad y afinidades. El método Lombard surgió en el seno de Imagine Creative Center, con sede en San Francisco, y cuenta con certificación internacional de programa creativo. Juan Prego, fundador de Actitud Creativa representa en exclusiva el programa de Certificación Internacional. Acostumbrado a participar en los viajes con los emprendedores, el autor de Piensa como un genio asegura que“esta científicamente demostrado que los viajes estimulan la creatividad.  Conocer nuevas culturas, desenvolverte en ellas, vivir nuevas experiencias…activa la conexiones cerebrales, ayuda a vencer nuestros miedos y favorece la gestión del cambio. Virtudes, todas ellas, necesarias para un perfil emprendedor sometido a retos y cambios permanentes”.

Learning journey 

Prego defiende cualquier tipo de viaje, tanto de ocio como el que ya se conoce como turismo emprendedor “porque, si se quiere, de todo se aprende”. Sin embargo en Teamlabs proponen modelo de viaje distinto. Los jóvenes del grado oficial en Liderazgo, Emprendimiento e Innovación LEINN pasan casi 8 meses de sus 4 años de carrera entre Finlandia, Berlín, San Francisco, New York, China e India. En el caso del programa de Masteryourself, de un año de duración, invierten un mes en viajar a tres países que representan grandes culturas de innovación y emprendimiento.

“Deberíamos aclarar que los viajes de aprendizaje de nuestro programas, las learning journey,  no tiene nada que ver con el “turismo emprendedor” que se ha popularizado en los últimos tiempos”, advierte Berta Lázaro, cofundadora y directora de Teamlabs en Barcelona. “En primer lugar, entendemos que un líder contemporáneo debe ser un ciudadano global, capaz de entender diferentes culturas donde puede desarrollarse como persona y profesional. Aprender a entender y vivir en una cultura diferente a la nuestra necesita de una experiencia auténtica; estar en el lugar, atreverse a explorarlo sin atajos que lo faciliten y hacer el esfuerzo de establecer conexiones y relaciones con aquellos que emprenden y desarrollan proyectos en esos entornos tan diferentes a los que nos son habituales”. 

Conforme a esta filosofía del viaje como herramienta de trabajo, los alumnos de Teamlabs aprovechan los viajes para el desarrollo de sus propios proyectos. “Digamos que establecen temporalmente sus oficinas en estos países y tienen que seguir con su actividad profesional (desarrollar sus proyectos, establecer alianzas, buscar clientes, hacer negocios con empresas y profesionales de estos países, vender, facturar…) y se realizan sesiones de trabajo con agentes locales para abordar retos específicos de interés para ellos y sus proyectos”. A esta perspectiva hay que sumar la exploración de la cultura local “en lo que se refiere a la creación y desarrollo empresarial en sentido estricto, pero también con una visión más amplia. Solo puedes entender los factores de competitividad y éxito de una ciudad si entiendes cómo viven y piensan sus habitantes y para ello necesitas ir más allá de lo que son los entornos empresariales y de emprendimiento”, asevera Berta Lázaro.

Turismo Geek

Sin embargo, los hay también que, al margen de organizaciones, optan por aprovechar el tiempo libre para recorrer ecosistemas emprendedores de los que tanto leen y escuchan. En esta línea ha surgido lo que se conoce ya como ‘turismo geek’, una tendencia en alza para los amantes de la tecnología que cambian la playa por ‘paraísos’ tecnológicos. Silicon Valley sigue representando La Meca con santuarios como las sedes de Google, Apple o Facebook. Pero el periplo es cada vez más extenso pasando por Londres o Estonia, en Europa, Tel Aviv (Israel) y hasta Singapur.

next
x