X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El G20 admite la existencia de tensiones comerciales

Maroto, sobre la Declaración del G20: "No recoge soluciones a las tensiones comerciales"

Foto: EP/Ricardo Rubio
9/06/2019 - 

MADRID (EP). La ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, ha criticado que la Declaración ministerial del G20 de ministros de Comercio y Economía Digital de Tsukuba (Japón) "no recoge soluciones concretas a las tensiones comerciales y a la reforma de la OMC".

Al finalizar la reunión, Maroto ha señalado que España, "por responsabilidad", no ha querido "romper el proceso de consenso" que opera entre los miembros del G20, según ha informado el ministerio en un comunicado.

"El texto no recoge la preocupación acerca de las tensiones actuales, expresada por muchos países en las sesiones, que pueden repercutir tanto en la actividad económica y comercial como en el bienestar y la calidad de vida de los ciudadanos", ha subrayado Maroto.

La ministra ha añadido que en el encuentro de Tsukuba se ha producido una "interesante" discusión colectiva, pero, en su opinión, "debería haber sido mucho más ambicioso en la solución de las tensiones comerciales y la reforma de la Organización Mundial del Comercio".

El Gobierno, según ha afirmado Maroto, "no es ajeno a la difícil realidad que vive el comercio mundial". "Hubiese sido deseable añadir elementos como la continuidad del Foro del Acero, aunque, dada la situación, la Declaración es un punto de partida para que los líderes de los países del G20 prosigan el debate y adopten decisiones en Osaka", ha precisado.

El G20 se abstiene de pedir abiertamente su solución

El G20 de ministros de Economía y Finanzas reunido en Fukuoka (Japón) ha reconocido este domingo la intensificación de los conflictos comerciales, en particular el que sostienen Estados Unidos y China, pero se ha abstenido de pedir abiertamente una solución urgente, según el texto final publicado este domingo.

El comunicado --que solo podía aparecer con el consenso unánime de los participantes-- se ha resuelto en el último momento tras eliminar una frase contenida en el borrador inicial donde se pedía el fin de la guerra comercial que emprenden desde hace meses ambos países.

"El crecimiento global parece estabilizarse, y las proyecciones generales apuntan a que cogerá ritmo moderado este año y parte de 2020. Sin embargo, sigue siendo bajo y amenazado por tendencias bajistas. Lo más importante: las tensiones comerciales y geopolíticas se han intensificado. Seguiremos tomando medidas para hacer frente a estos riesgos", cita el comunicado.

Los participantes en la reunión se han comprometido a recopilar una normativa común para el año próximo con el objetivo de cerrar cualquier vacío legal que puedan emplear corporaciones como Facebook y Google para evadir impuestos, incrementar la transparencia y facilitar el desarrollo sostenible de las infraestructuras a raíz del masivo proyecto de la nueva ruta de la seda, en el que China está endedudando a los países que atraviesa.

La eliminación del párrafo viene a petición de Estados Unidos, según fuentes de la reunión, para no enturbiar todavía más la tensa relación que mantiene con China en este ámbito. También se ha eliminado una porción que avisaba de que el conflicto entre ambos países estaba afectando negativamente al crecimiento global. En su lugar, Estados Unidos y China pretenden resolver el conflicto entre ellos.

De hecho, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, anunció este sábado que trataría próximamente asuntos comerciales con el gobernador del Banco Central de China, Yi Gang, y avanzó que las principales conversaciones sobre la disputa comercial se producirán a finales de este mes en la cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping.

El encuentro bilateral supondrá la primera conversación cara a cara entre dos representantes clave en el marco de las negociaciones comerciales entre Pekín y Washington desde que las negociaciones se estancaron el pasado mes de mayo, según informó el miércoles un portavoz del departamento.

Trump ha impuesto nuevos aranceles a los productos chinos, a lo que China ha contestado con gravámenes similares a los productos estadounidenses, abriendo así una guerra comercial que, según el FMI, podría costar unos 400.000 millones de dólares a la economía mundial en 2020.

Además, Washington ha anunciado este viernes que ha extendido el plazo para que los exportadores chinos puedan introducir sus productos sin cargas fiscales adicionales. Los productos exportados antes del 10 de mayo, podrán entrar a Estados Unidos entre el 1 y el 15 de junio sin sufrir el arancel del 25 por ciento.

Noticias relacionadas

next
x