X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

EL ACUERDO CON COMERVI ASCIENDE A 8 MILLONES E INCLUYE TAMBIÉN UNA NAVE

Marina d'Or entrega 40 apartamentos al Sabadell para saldar su deuda con el banco

27/09/2018 - 

VALÈNCIA. Marina d'Or ha alcanzado un trato peculiar con el Banco Sabadell para saldar la deuda de su inmobiliaria Comervi con la entidad financiera. Se trata de la entrega de 40 apartamentos y una nave a la compañía presidida por Josep Oliu, un traspaso que se enmarca en el convenio del concurso de acreedores de esta firma y que ha sido cifrado en alrededor de 8 millones de euros, según trasladan a Valencia Plaza fuentes conocedoras de la operación.

El 'pago en especie' a la banca ha sido una práctica habitual para saldar las deudas durante la crisis. Pero en este caso la entrega de los inmuebles ha sido fruto de un acuerdo y no de una ejecución forzosa. La entidad bancaria, si bien no ha recuperado todo el importe que le adeudaba Comercializadora Mediterránea de Viviendas SL (Comervi), se da por satisfecha con esta suerte de 'dación en pago' al obtener unos activos que, según considera, pueden salir rentables al sacarlos al mercado.

Los aparatamentos que pasan a manos del Sabadell están ubicados en la propia Ciudad de Vacaciones, que goza de una importante actividad en época estival, ya con esta zona turística de Oropesa del Mar a muy buen rendimiento tras el valle de la recesión. Lo más probable es que los activos pasen finalmente a ser gestionados por Solvia, y que sea la inmobiliaria impulsada por el banco la que elija la opción más ventajosa para monetizarlos: su venta o el alquiler.

Por lo que respecta a la nave, se trata de un inmueble de grandes dimensiones que en la actualidad sirve de almacén para las empresas de Jesús Ger -el impulsor de Marina d'Or-. Y así lo seguirá siendo al menos por un plazo de año y medio, dado que Sabadell, también en el marco del acuerdo, ha firmado un contrato de alquiler por el que arrienda el activo al que hasta ahora era su propietario. Además de la nave Sabadell también se ha quedado con algunas fincas rústicas de menor valor, según trasladan las mismas fuentes a este diario.

Con la entrega de estos bienes Comervi da un paso más en su saneamiento tras alcanzar un acuerdo con sus principales acreedores (Sareb, la Agencia Tributaria y la Seguridad Social) para la salida del concurso. Este hito puso fin a un duro periodo de cuatro años de suspensión de pagos en la empresa y la ha convertido en una de las pocas enseñas del sector en sobrevivir al este trance. Además, en el caso de la Sareb, Comervi alcanzó un importante acuerdo extrajudicial con el que resolvió un litigio de 179 millones.

Una quita del 65%

Por lo que respecta a la deuda ordinaria, el convenio contemplaba una quita del 65% con un plazo de 'espera' de 10 años. Se trata de un escenario que las partes consideraron óptimo para garantizar la viabilidad de la inmobiliaria y proteger los intereses económicos de los acreedores. El acuerdo preveía dos opciones para el pago de los créditos ordinarios que debe Comervi: el abono de los importes con la mencionada quita en un plazo de 10 años o la posibilidad de que los acreedores capitalizaran los créditos y pasaran a formar parte del accionariado de la mercantil.

Para abonar el resto de la deuda -los denominados créditos privilegiados- Comervi también llegó a acuerdos particulares para el aplazamiento de pagos en busca de la la viabilidad de la mercantil, como ha ocurrido con otras deudas de Sareb, la Agencia Tributaria, la Seguridad Social y, ahora, el Banco Sabadell.

Antes de llegar al pacto para la salida del concurso Comervi había llegado a un acuerdo previo con la Agencia Tributaria para la refinanciación de un pasivo de 42,4 millones de euros. El pacto contemplaba el fraccionamiento del importe en cuotas mensuales a intereses de mercado hasta el año 2021.

Ambas partes comenzaron a aplicar esta fórmula en el año 2016, en el que la inmobiliaria de Marina d'Or pagó 5,4 millones de euros a la Agencia Tributaria. Con posterioridad la firma abonaría otros 5,1 millones de euros al fisco, una rebaja de su deuda con Hacienda que le permitió abandonar el primer puesto en el ranking de las empresas más morosas de la Comunitat Valenciana, ahora liderada por el empresario alicantino Ramón Salvador.

Noticias relacionadas

next