Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

entrevista

Marcus du Sautoy: "La inteligencia artificial puede ampliar nuestra propia creatividad"

24/01/2021 - 

VALÈNCIA. Marcus de Sautoy es catedrático de matemáticas en la Universidad de Oxford y uno de los divulgadores más conocidos de Europa. En la editorial Acantilado ha publicado libros como La música de los números primeros (2007), Los misterios de los números (2012) y Lo que no podemos saber (2018). Su último libro se titula Programados para crear. Cómo está aprendiendo a escribir, pintar y pensar la inteligencia artificial y es un ensayo fundamental para comprender por qué la inteligencia artificial puede crear nuevos modos de crear no humanos.

Hablamos de algoritmo como sinónimo de máquina, pero los algoritmos han sido creados por humanos. Una de las cuestiones que el autor se realizado en el libro es: ¿es el algoritmo tan humano una creación como una pintura de Rembrandt? “En el pasado, creo que sería correcto identificar el algoritmo con el humano que escribió el algoritmo. Si un algoritmo produjo una pieza musical, entonces esa es la creatividad del humano que escribió las instrucciones que implementó la máquina. Pero ha habido un cambio de fase fundamental en la forma en que se produce el código y ya no creo que este sea el caso”, explica Du Sautoy para esta entrevista. Dicho de otro modo, los algoritmos ya no son creados por humanos sino por otros algoritmos: “Debido a que el código puede mutar, cambiar y evolucionar a través de su interacción con los datos, esto significa que el código puede convertirse en algo bastante distinto del humano que escribió el código original al comienzo de este proceso de aprendizaje”. Para Du Sautoy, el proceso se parece mucho al proceso de transmisión del ADN: “Creo que esto es muy similar a la situación de los padres que proporcionan el ADN del que nace un niño, pero el niño se independiza de los padres a través de su proceso de aprendizaje. Nunca atribuiríamos la producción de Rembrandt a la creatividad de sus padres”.

Pero, ¿por qué sabemos tan poco sobre los creadores de algoritmos? ¿No son ellos también autores? “En el pasado, solíamos asignar creatividad a un ‘genio’ creativo. Nos gustaban nuestros héroes. Nuestros Mozart o nuestros Shakespeare. Pero creo que esta nueva era de la creatividad de la inteligencia artificial nos va a enseñar a tener que considerar un nuevo paradigma donde el crédito debe ser compartido entre muchas personas y máquinas que son parte del proceso creativo: el codificador, los creadores de los datos de los que está aprendiendo el código, el curador de datos que elige a qué se expone el código, el código en sí”, comenta Marcus. Efectivamente, se trata de una idea coral de autoría que él asemeja a algo que ya afirmó el artista Brian Eno: “Él habla de ‘escenario’ en lugar de genialidad para capturar la idea de que cada trabajo creativo es el producto de toda una gama de personas. Quizás la propiedad en el futuro se parezca más a la industria del cine, donde nadie es el creador de una película. En cambio, es propiedad de una corporación. “. 

Marcus du Sautoy afirma que los algoritmos tienen la capacidad de extraer grandes cantidades de datos y concluir un significado de ellas. Afirma que esto es una deficiencia del cerebro humano pero, ¿cómo de malo sería vivir en un mundo sin algoritmos si llevábamos tanto tiempo sin ellos? “Compararía este momento con el momento en que Galileo acercó por primera vez un telescopio a su ojo y vio cosas en nuestro sistema solar que nunca tuvimos la capacidad de ver en el pasado. Lunas alrededor de los otros planetas. Manchas solares. Entendimos mucho sobre el sistema solar antes del telescopio, pero esta herramienta amplió la escala a la que podíamos examinar el universo. Mi sensación es que la inteligencia artificial nos ayudará a navegar por los datos a una escala que los humanos, debido a nuestra encarnación, nunca podremos lograr. Sólo puedo leer quizás 3000 libros en mi vida, pero la inteligencia artificial puede leer todos los libros de la biblioteca en una tarde. Esto significa que puede examinar la literatura a una escala que es imposible para un ser humano. Hay obras de la literatura victoriana que no se han leído en cien años. Quizás la inteligencia artificial descubra gemas olvidadas que sólo son emocionantes para nuestra generación actual”, concluye Du Sautoy. En este sentido, el autor cree que los humanos no deberíamos vernos amenazados por la inteligencia artificial. 

La inteligencia artificial se ha desarrollado también en ámbitos como pintura, música, literatura pero, ¿de qué modo? ¿Puede la inteligencia artificial ser un mejor escritor que Shakespeare? “Cuando emprendí mi viaje para escribir The Creativity Code, esperaba que la inteligencia artificial fuera un gran escritor, un compositor bastante bueno y un artista visual terrible. Me sorprendió mucho descubrir que sucedía lo contrario. La visión por computadora había sido tradicionalmente uno de los grandes obstáculos para la inteligencia artificial. El código encontró muy difícil entender la imagen en miles de millones de píxeles. Pero este ha sido uno de los grandes éxitos del aprendizaje automático. Resulta que el código que es bueno para identificar imágenes también es bueno para crear nuevas imágenes. La música también ha tenido bastante éxito”. Una de las claves es que la importancia del patrón para la música significa que una inteligencia artificial es buena para identificar y reproducir el estilo musical pero resulta terrible para escribir: “Puede hacer prosa de formato corto como poesías o artículos de noticias. De hecho, 350 palabras de mi libro fueron escritas por inteligencia artificial. Pero más allá de eso, literalmente, pierde la trama, es decir, la inteligencia artificial parece tener dificultades con la narrativa de formato largo. Esto también es cierto para la música. Puntualmente, la música de inteligencia artificial es convincente pero se vuelve aburrida después de cinco minutos”. Quizás una de los grandes retos tenga que ver con el lenguaje porque, según Du Sautoy, “el lenguaje depende de un conjunto de datos mucho mayor, es decir, hay consideraciones culturales, históricas, sociales y políticas que colorean el significado del lenguaje. La inteligencia artificial sufre de aprender de conjuntos de datos limitados”.

La gran pregunta del libro es si la inteligencia artificial se limita a imitar modelos o es capaz de crear: “La evidencia de mi libro es que la inteligencia artificial puede ir más allá de simplemente reproducir el estilo que hemos visto antes y también está haciendo más que un simple pastiche. Esto es muy emocionante. En particular, las GAN o las redes generativas de confrontación están introduciendo algoritmos en lo nuevo. Tienen la tarea de romper el estilo. Así que la inteligencia artificial es una gran herramienta para ampliar nuestra propia creatividad, mostrándonos formas genuinamente nuevas de creatividad”.

Noticias relacionadas

next
x