X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 19 de septiembre y se habla de torrevieja consejo social ua francisco mojica benidorm OHL

jugones digitales

Los nuevos e-Cracks

El Valencia CF ya tiene su equipo de jugadores online: es el futuro. Los niños ya no aprenden a jugar al fútbol en la calle sino en el sofá y con la consola. El futuro del deporte será digital o no será

15/04/2018 - 

VALÈNCIA.-«Quiero ser futbolista». Esta es una de las frases más escuchadas a los niños pequeños cuando se les pregunta qué profesión desean ejercer de mayor. Hasta hace unos años dedicarse al deporte rey era lo primero en su imaginario y, aunque en 2016 un estudio de Adecco señalaba que el 18% quiere serlo, un serio competidor ha aparecido en escena: youtubers, gamers y bloggers.

El mundo digital ya es inherente a las nuevas generaciones y un 9% de los niños ha mencionado estas profesiones como deseo. ¿Puede que parte de las bases generacionales que antes se desvivía por los equipos de fútbol ahora prefiera ver competiciones de eSports? Por si esto fuera una realidad, muchos clubes no han querido dejar pasar la oportunidad de captar a la generación millenial a través de los deportes electrónicos.  

Así lo vio hace casi dos años el Valencia CF y se convirtió en el primer equipo español en montar una escuadra de eSports. Un fenómeno de masas que reúne a miles de personas en estadios y que, sumados a la audiencia online, ascienden a millones de espectadores pendientes de competiciones de teclado y ratón. Equipos europeos como Manchester City, PSG o Shalke 04 también tienen su propia división para competir en videojuegos, desde los battle arena como el League of Legends a los juegos de cartas como el Hearthstone. Pero ¿por qué es tan atractivo este segmento para los clubes de fútbol? En el caso del Valencia CF, parte de culpa tienen el periodista Sergio Benet y el gamer Héctor Fuentes, fundadores de la empresa valenciana World Esports Corporation (WEC).

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Benet trabajó en televisión durante muchos años como guionista, pero siempre ha estado muy relacionado con la prensa y el mundo de los videojuegos. «Hace unos diez años, cuando entraron los eSports en España, empecé a interesarme. Hubo una empresa valenciana que quería montar un equipo y me fui metiendo», explica. Héctor ‘The Fallen’ Fuentes es un veterano con más de veinte años de experiencia en competición de juegos de estrategia, streamer y jugador profesional de Hearsthone. También fue el primer español en conseguir alcanzar el Top 8 de Pro Tour de Magic The Gathering, lo que califica como el «primer eSport analógico».

eSport para la expansión de marca

Con esta trayectoria montaron WEC, y viendo que el Baskonia de baloncesto había entrado en los eSports, pusieron el proyecto encima de la mesa del club. Allí se encontraron con Juan Carlos Sahuquillo, del departamento de Marketing de Valencia CF, a quien ya le habían llegado algunas propuestas de equipos que buscaban el patrocinio del club. «Desde aquí empezamos a valorar qué objetivos necesitábamos a nivel de expansión de marca. Era muy interesante acercarnos a una masa social que con el fútbol es imposible llegar. El Valencia CF, a nivel nacional y local, es una marca referente, pero en el segmento del millenial actual, que es la raíz que se quiere regar para que en un futuro el club tenga muchos seguidores, pensamos que era un buen mecanismo para entrar», señala el director de la sección de videojuegos electrónicos del Valencia CF.

Que se sintieran reflejados y que vieran cómo su escudo jugaba campeonatos de este tipo era interesante y por ello crearon un escudo alternativo, muy similar al oficial y fácil de identificar. «Al final se trata de entrar con la marca en un segmento y por familiaridad acabas siendo seguidor en casi todas sus entidades. Pero la idea era que el Valencia alcanzara segmentos y públicos a los que con el fútbol no puedes llegar».

Con toda esta idea, se encontraron con una propuesta muy profesionalizada de WEC. «Cuando empecé a documentarme me di cuenta de que los eSports no solo eran una tendencia, sino que había una industria detrás», señala. No solo eso, los mercados más importantes de los deportes electrónicos —Asia y EEUU— son mercados estratégicos para el club. 

Cuando alguien piensa a qué jugará una escuadra de un equipo de fútbol en el ámbito de los videojuegos lo primero que le viene a la cabeza es eso mismo, el fútbol. Sin embargo, el Valencia CF no compitió en FIFA hasta en una tercera fase del proyecto, y es que los eSports caminan por su propio carril en el club. Empezaron jugando con un equipo de Hearthstone y Rocket League para entrar a competir en una de las estrellas, el League of Legends. En estos momentos sus equipos en marcha son el de PES 18, Hearthstone, Clash Royale, Summoner’s War y VFO, además de preparar el equipo de League of Legends.

Pero es evidente que en los eSports no se puede globalizar. Existen tantas posibilidades como videojuegos y, como explica Benet, elegir a qué se juega es difícil. «Cambian muy rápido y es algo muy heterogéneo. Decidir qué juego es el que está funcionando en cada momento es complicado». Por eso tienen en marcha un observatorio para ver cuáles funcionan y cómo. «Si sale uno y vemos que es increíble lo ponemos en cuarentena, empezamos a ver cómo evoluciona y miramos si tiene cabida en nuestro equipo». 

«Llega un momento en el que al ser videojuegos te abstraes pero pienso en la posibilidad de que pongan en un marcador un anuncio de eSports»

Pero no, no se puede jugar a todo. «Si vemos que es un shooter —videojuego centrado en disparar— directamente lo descartamos. La filosofía es muy importante. Tenemos claro que los juegos de violencia no tienen cabida en el Valencia CF eSports», asegura Benet. 

«Llega un momento en el que al ser videojuegos te abstraes pero pienso en la posibilidad de que pongan en un marcador un anuncio de eSports. Imagina una partida en la que de pronto sale un francotirador disparando a la cabeza de otro y un padre tiene que taparle los ojos a su hijo pequeño. Esto no puede pasar», recalca Benet. Y es que una de las premisas que tenían desde el club era la importancia de no mezclarlo con nada que tuviera que ver con la violencia o la desigualdad.

Esto les ha llevado a descartar juegos estrella como el CS GO. «Aunque hubiera un juego que tuviera millones de audiencia, el Valencia CF nunca puede atacar a sus valores. El club va a cumplir cien años en el mundo y toda la vida se ha caracterizado por tener una academia respetuosa, por trabajadores que ponen su esfuerzo y sacrificio y por respetar al rival. Hay videojuegos que pueden ser muy buenos para otra cosa pero para el club no», insiste Sahuquillo.

La influencia en Twich y Youtube

El llegar pronto y bien a un sitio es lo que tiene. Y esto al Valencia CF le ha valido para convertirse en un caso de éxito permanente para todos aquellos que analizan el fenómeno o buscan ejemplo. Nada más llegar a los eSports besaron el santo. «Tras arrancar ganamos en Dreamhack Valencia el primer puesto de Hearthstone, quedamos segundos en League of Legends, la semana de antes ganamos la liga de PlayStation de Rocket League, además de quedar en buenos puestos en otras competiciones», destacaba Héctor Fuentes. 

De hecho, según un estudio independiente realizado por Onalytica en 2017, el Valencia CF eSports es la marca número dieciséis del mundo en cuanto a influencia y repercusión en el sector de los eSports. Las cifras de influencia en el ámbito digital no son nada desdeñables: 738 millones de impactos generados en 2017. De estos, 335 llegan desde Youtube, mientras que 276 millones son de Twich.tv, una plataforma que permite ver en streaming partidas de videojuegos.

«Una cosa muy buena que hemos conseguido al configurar nuestros equipos es complementar la parte de juego con la de comunicación», reconoce Sahuquillo. Entre las figuras estrella se encuentra Evangelion, jugador de Hearthstone y hermano de Fuentes. «Es muy bueno en las dos cosas y juega en directo en Twich.tv todas las tardes cuatro horas en un torneo online continuo», explica. Además, en la plataforma se ve de manera permanente durante el streaming —que es seguido a diario por más de 2.000 personas— tanto el escudo del Valencia CF como de sus patrocinadores, ESAT y Adidas. 

En cuanto a impulso mediático también destacan a Josemi, que aunque menos dedicado a la competición y más a la creación de contenido de Hearthstone, tiene 2,5 millones de seguidores entre sus dos canales de Youtube. «Es que hay jugadores de fútbol que no tienen 2,5 millones de seguidores», reconoce Sahuquillo. De todos los seguidores que acumulan todos los jugadores entre sus canales, el 84% son españoles mientras que el resto son internacionales. 

Fichar por el Valencia CF eSports

Cada vez hay un mayor pull de jugadores y por este motivo WEC dispone de ojeadores para encontrar nuevos fichajes. «Tenemos en cuenta muchas cosas al elegir un jugador. No solo cómo juega, también su comportamiento en redes sociales; monitorizamos que sea respetuoso y no sea tóxico, que no salga un día haciendo un streaming con una esvástica de fondo. Lo que transmite es importante y hacemos vigilancia intensiva de lo que hace. Incluso en jugadores de Clash Royal, que todavía son estudiantes, estamos pendientes de sus notas y si en algún momento su rendimiento baja le dejamos claro que no podrá seguir compitiendo con el equipo», explica Benet, quien hace hincapié en que no es necesario entrenar más de cuatro horas diarias y hay que descansar los fines de semana.

Aunque buscan profesionales para los equipos, también han abierto una nueva iniciativa para los jóvenes talentos. «Ya no solo vamos al profesional sino también al amateur que quiere ser profesional para que el Valencia CF pueda apoyarlo. Tenemos un nuevo proyecto, Talent Factory, que está, sobre todo, relacionado con League of Legends», explica Sahuquillo. 

¿Y dónde están las chicas? Pues de momento hay una que juega en un equipo mixto. «Nos encantaría hacer un equipo de chicas, pero no es sencillo», reconoce Benet. «Hay muchas menos, pero cada vez hay más, tanto seguidoras como jugadoras». Sin embargo, les atrae la idea de un equipo mixto. «Pensamos que en los eSports el sesgo por sexo no tiene sentido, importan las personas y lo bien que jueguen, su talento. Nuestro objetivo es intentar que llegado el momento no nos planteemos si es chico o chica», asegura.

«Suelo decir una frase que es un poco absurda. Pero una de las cosas que teníamos clara es que queríamos que el aficionado del Valencia CF entendiera los eSports. Hay mucha gente a quien le gustan pero no lo sabe. Es un espectáculo muy chulo. Por otro lado hay muchos chavales a los que habría que decirles que les gusta el fútbol pero no lo saben. Los perfiles son exactamente iguales. Es un entretenimiento, un equipo que juega contra otro», asegura Benet, quien recuerda que incluso se han creado peñas alrededor de los eSports.  

*Este artículo se publicó originalmente en el número 42 de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next
x