Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

sin taquillazos y con el público con un ojo puesto en la pandemia

Los cines de València, en la UCI

Las expectativas han pecado de optimista y las multisalas esperan los grandes estrenos mundiales para abrir sin pérdidas

16/07/2020 - 

VALÈNCIA. "Vuelve la magia del cine", "#YoVoyAlCine"... El regreso de las salas de cine, como la mayoría de cosas en este mundo, quedó intensa y algo romantizada de más. Las expectativas, tras los mensajes de ánimo y el optimismo natural del desconfinamiento han jugado una mala pasada, y prueba de ello son los datos de taquilla: en 2019, el fin de semana del 28 al 30 junio, el Ministerio ofreció unos datos de recaudación que alcanzaban los 5.491.343 euros; este 2020, de 26 al 28 junio, la cifra se quedó en 284.100 euros; es decir, más 19 veces menos. En el último fin de semana, se declararon ingresos por valor de 514.682 euros frente a los 8.161.962 del año pasado, casi 16 veces menos y con la gran mayoría de cines ya abiertos.

La desmovilización del público ha llegado a cuotas que dejan una sensación común: preocupación, aunque las exhibidoras de València confían en que la llegada de los blockbusters sea el cebo definitivo para volver a llenar las butacas. Hasta entonces, cada sala decide cómo afrontar este bache, que se tiene que resolver deprisa y corriendo en el peor momento de la temporada. Así lo explica Antonio Such, presidente de Asociación Valenciana de Empresarios de Cine (AVECINE) y gerente de los Babel: "Se han juntado todos los factores para hacer muy complicada la situación. Julio y agosto siempre son los meses con la cartelera más floja y con la menor recaudación", explica. Los Babel, que tenían previsto abrir el 1 de julio, han decidido mantenerse cerrados "mínimo hasta agosto y como mucho en septiembre": "sabíamos que al abrir, lo haríamos con pérdidas, pero no con tan estrepitosas como las que se han visto otros cines. Esperaremos como tarde hasta septiembre porque seguimos pagando un alquiler y teniendo unos gastos fijos", concluye.

En los Cines Lys, esta semana han estrenado un nuevo "horario de verano" que en la práctica significa cerrar los lunes, martes y jueves, y abrir únicamente el día del espectador (miércoles) y el fin de semana. La Filmoteca, que abrió dos fines de semana, tampoco alcanzó ni siquiera un cuatro de la capacidad de la sala. ¿Es que la gente no quiere volver al cine? "Aún hay una falsa sensación de inseguridad de estar bajo techo, ocurre también en los restaurantes. La realidad es que los aires acondicionados de la mayoría de salas permite

Noticias relacionadas

next
x