OPINIÓN

Los bancos centrales o el 'y yo más'

La primera quincena del mes de diciembre ha estado marcada por las decisiones de los bancos centrales a nivel mundial, muy especialmente por el BCE y la Reserva Federal de EE UU como explica el analista

21/12/2020 - 

MADRID (EP). La primera quincena del mes de diciembre ha estado marcada por las decisiones de los bancos centrales a nivel mundial. Los más relevantes -el Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal (FED), comunicaron sendas decisiones los pasados días 10 y 16. Además, esta semana también conoceremos la decisión del Norgues Bank, el Banco Central de Suiza (SNB) y el Banco de Inglaterra (BoE), aunque lo más importante a nivel financiero ya está dicho.

El BCE informaba del mantenimiento de los tipos de interés hasta que no haya una recuperación de la inflación; además de un incremento en su programa de compras hasta los 500.000 millones de euros para apoyar la economía. Sin embargo, los mercados europeos parecieron no digerir bien es incremento en el programa de compras y el reflejo más evidente fue en el tipo de cambio euro/dólar, que tras conocer la decisión del BCE y escuchar a Christine Lagarde volvía a remontar por encima de los 1,20 dólares/euro hasta alcanzar niveles de resistencia clave en el entorno de los 1,215 dólares/euro. Todo ello dejando prácticamente el terreno allanado para los comentarios de Jerome Powell.

El pasado jueves, cuando la FED anunció su decisión sobre los tipos y de de su programa monetario para apoyar la economía de Estados Unidos -en ambos casos los mantuvo-, hubo una primera reacción contraria a la esperada. Por una mala interpretación de los puntos clave del comunicado, el tipo de cambio retrocedía por el incremento del dólar mientras que los mercados americanos empezaban a retroceder desde los máximos históricos. Pero apenas 30 minutos después cuando se inició la conferencia de prensa del presidente de la FED, Powell se encargó de explicar correctamente los puntos del comunicado.

Sin subidas de tipos hasta 2022 mínimo

El presidente del banco central norteamericano reiteraba que no esperan una subida de tipos hasta al menos 2022 -donde incluso sólo uno de los 16 miembros apoyaba una subida-, y que mantienen su programa de compras en los importes previos de 120.000 millones de dólares. Lo que sí se encargó de enfatizar es que seguirán apoyando la economía norteamericana hasta que haya una recuperación real. Y eso quiere decir que serán más agresivos en cuanto a sus políticas de relajación monetaria, lo que lógicamente tendrá su repercusión en los mercados financieros. 

Seguiremos viendo un tipo euro/dólar al alza donde se espera que busque niveles de resistencia en los 1,26 dólares; mientras que la inyección masiva de dólares - por la compra de activos de renta fija soberanos y de cédulas hipotecarias al sector privado- seguirá inflando los precios en los mercados financieros con esos 'esteroides'.

Podemos ver que siempre que hay políticas monetarias y decisiones de tipos de los bancos centrales -concretamente de estos dos-, la Reserva Federal será más agresiva en sus medidas tanto 'dovish' (suave), que es lo que vemos a día de hoy, como “hawkish” (dura) en el momento en el que suceda. En este sentido, el BCE siempre se quedará por detrás en sus decisiones enfatizado por el hecho de que prácticamente se ha quedado sin munición para apoyar a la Eurozona.

Darío García es analista de XTB

Noticias relacionadas

opinión

El BCE no se mueve

El Banco Central Europeo no va a hacer absolutamente nada respecto a lo que la política monetaria se refiere, cuya preocupación actual no es otra que el volumen de liquidez de emergencia para la pandemia (PEPP)

next
x