Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

disponible en su web

Lope de Vega y sintetizadores conviven en el 'disco-videojuego' de Cándida

La particular banda caracterizada por mezclar lo antiguo y lo nuevo lanza un adelanto de su nuevo disco, 'Ciclogénesis explosiva', que se puede escuchar conforme se avanza en un videojuego

5/07/2020 - 

VALÈNCIA. Cándida, el grupo formado por la cantante Candi Imbernón y el músico y productor Juan Barcala, es muy difícil de acotar en un género musical concreto. Su común denominador es la mezcla de estilos: desde el folk, el soul, el rock y la psicodelia, la particular banda lleva diez años en escena regando todos sus trabajos con matices latinoamericanos. No se definen, y tampoco buscan hacerlo.

Imbernón y Barcala tenían pensado sacar su nuevo disco, Ciclogénesis explosiva, el pasado mayo. La situación de estado de alarma les impidió hacerlo, así que finalmente lo lanzarán en septiembre. Sin embargo, eso no ha impedido que sus cabezas sigan funcionando, y si Cándida se caracteriza también por fusionar lo tradicional con lo moderno, esto queda patente en la última idea que han tenido y que, dicho sea de paso, ha servido para visibilizar su trabajo antes de que llegue a manos del público. Han creado los gameclips, una serie de videojuegos accesibles a través de su página web en los que, conforme uno va avanzando, descubren el adelanto de algunas de las canciones del disco. Según ha explicado Barcala a Culturplaza, la idea surgió porque su hijo jugaba al Scratch durante el confinamiento (se trata de la aplicación de programación visual que sirve para que los niños se familiaricen con el lenguaje informático. Es, en pocas palabras, un programa que te permite crear tu propio videojuego). “Candi tuvo la idea de introducirle nuestra música, y en vez de videoclips, los llamamos gameclips”. Hasta el momento, alrededor de mil usuarios han probado suerte: “Es una buena manera de hacer algo de ruido, porque hasta septiembre está todo parado”. La idea es que, según cuenta Barcala, “la gente se vaya familiarizando con el sonido del disco” hasta que lo puedan lanzar  después del verano.

La fórmula de siempre llevada un paso más allá

Ciclogénesis explosiva va muy en la línea de los anteriores trabajos de esta particular banda. Este es su quinto disco y, como apunta Barcala, “es la misma fórmula que utilizan en cada trabajo, pero llevada un paso más allá”. La idea de Cándida arrancó de la propia Candi (compositora y cantante), que tenía una larga trayectoria en el tango. “En un momento dado empezamos a mezclar la composición y el estilo con todo el bagaje musical que tenemos”. De aquella manera, surgió la idea de introducir sonoridades latinas “como las milongas, las chacareras, las murgas...”, con otras anglosajonas “como el rock, el pop, el recurso de utilizar mucho la guitarra...”. Así, Cándida extrajo de todo eso una seña muy personal y poco común. “Nuestra propuesta tiene psicodelia, rock y experimentación, entre otras cosas, pero mantiene los ritmos y el espíritu de la música tradicional buscando la mezcla entre instrumentos”. Es ahí donde radica esa singularidad tan patente en Cándida, en su capacidad para mezclar, sin importar lo más mínimo que su estilo no sea mainstream.'Gameclip' del disco 'Ciclogénesis explosiva'

Muestra de ello es el tema Canto de siega de su nuevo disco (el nombre hace referencia al tipo de canción popular originada en los trabajos de campo durante el desarrollo de las sociedades rurales). En él, Imbernón y Barcala combinan la letra de un poema de Lope de Vega con sonidos muy modernos marcados por el uso de sintetizadores. Todo ello, ahora accesible a través de uno de sus gameclips: lo antiguo y lo nuevo cogidos de la mano. ¿El resultado? Una milonga psicodélica que define su forma de hacer música a la perfección. No huyen de los géneros establecidos porque no les gusten, sino que, simplemente, hacen su música “para divertirse y desarrollarse”. Como cuenta Barcala, “hacer este estilo de música es muy excitante, nos divierte mucho”.

Y llevan esa fusión un poco más allá: Barcala afirma que, si uno se para a pensar, parte de la lírica primitiva castellana “es como las primeras canciones pop de la historia”: “Los cantos de siega son las primeras manifestaciones líricas de la cultura popular. Hombres y mujeres se iban al campo a trabajar y las canciones que cantaban han perdurado en el tiempo. Nos parecía muy chulo traer todo esto aquí, a nuestro tiempo, y darle ese ambiente psicodélico y moderno que también nos caracteriza”.

“El reto es hacer precisamente lo que te apetece”

Cándida, al ser un grupo que salta de género en género quedándose con pequeñas porciones de cada uno para formar un todo heterogéneo, tiene su handicap a la hora de ostentar una gran visibilidad. Barcala lo explica: “Al público, en general, le gusta escuchar lo que reconoce. Siempre vas a tender a acercarte a la música que 'se parece a' o que 'te recuerda a'. En nuestro caso, como las referencias están tan mezcladas, es más difícil encontrar a ese referente que te pueda gustar”.

No obstante, reconoce que Cándida no podría trabajar de otra manera. “Este estilo es precisamente el que nosotros queremos hacer, así que ahí está el reto”. La formación no busca fórmulas que vayan enfocadas a llamar la atención de un público concreto, y Barcala lo resume de forma muy sencilla: “Miren, señores: esto es lo que hay. A quien le guste, perfecto; y a quien no, tan amigos”.

En ese sentido, el músico y productor no opina que el panorama musical (visto de manera general) esté cayendo en inevitable aburrimiento al que la homogeneidad de estilo te condena. Aclara que “una cosa es la visibilidad del panorama y otra lo que el panorama tiene en realidad”. Destaca que conoce infinidad de grupos -tanto a nivel valenciano como nacional-, que “son interesantísimos y que también juegan a estar al margen”. Al hacer trabajos “que no están dictados por lo masivo -explica-, no se les otorga esa visibilidad”. Opina que si se empezara a escuchar ese tipo de estilos musicales, por ejemplo, en la radio a una buena hora, “seguramente la gente los consumiría más porque se acostumbraría”. En definitiva, Barcala está seguro de que “hay muchos buenos proyectos que arriesgan y ofrecen sus perspectivas personales, pero que es mucho más fácil vender la copia de una copia”.

Candi Imbernón y Juan Barcala, componentes de Cándida

Denuncia social poética, no explícita

En el anterior trabajo de Cándida, el disco Galgos o podencos, era casi palpable la frustración y el desconsuelo en unas letras que, además, iban acompañadas por una música donde el desgarro y la pena estaban muy presentes. En Ciclogénesis explosiva la carga poética también es fundamental, así como una perspectiva de la realidad un tanto fatalista. Barcala cuenta que esa profundidad poética “viene de Candi y de su bagaje como cantante de tango”. Así, las canciones de Cándida “tratan de evidenciar algunos de los asuntos que ocurren a nuestro alrededor que a Candi le parecen, no ya denunciables de manera explícita, pero si 'nombrables' y 'señalables'”.

Y la clave de la banda formada por Candi Imbernón y Juan Barcala está precisamente en eso: en la poética de la denuncia. “Las canciones hablan de las realidades sociales que ocurren a nuestro alrededor. No me refiero a letras, por ejemplo, sobre la violencia machista”. Explica a lo que se refiere con el ejemplo de su anterior disco, Galgos y podencos: “Es una metáfora que parte de la fábula de la liebre y el conejo, que están discutiendo acerca de si lo que viene hacia ellos es un galgo o un podenco. Al no echar a correr, al final los perros llegan y se los comen”. Es algo que se puede extrapolar, según Barcala, “a lo que nos sucede a nivel político”. “Muchas veces nos pasamos todo el tiempo discutiendo quiénes son los buenos y los malos, pero no nos movemos ni hacemos nada más que eso. Al final o nos dejamos comer o incluso nos convertimos nosotros en perros devoradores”. Las letras de Ciclogénesis explosiva -concluye-, están muy impregnadas de todo eso”.

Noticias relacionadas

next
x