X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

La nueva mercantil pública de bomberos tendrá casi 900 empleados

7/02/2019 - 

VALÈNCIA. Paso a paso, continúa el proceso de conformación de la nueva empresa pública instrumental de la Generalitat, la Sociedad Valenciana de Gestión Integral de Servicios y Emergencias (SGISE), cuya misión principal es subrogarse el cuerpo de bomberos forestales de la empresa pública estatal Tragsa. A principios de enero se pasó por el notario, y ahora avanzar significa crear la estructura misma de la sociedad, que dirige ya el socialista José María Ángel Batalla. En ese sentido, la Relación de Puestos que hay sobre la mesa y que se está empezando a detallar, contempla casi 900 plazas entre bomberos y personal técnico y administrativo.

Buena parte de este personal se circunscribe al servicio habitual de emergencias, pero también entran en esta relación aquellos equipos que se suman en temporada estival, los llamados refuerzos. Los puestos excedentes están destinados a otros perfiles profesionales como técnicos en informática, o personal especializado en prevención de riesgos, a los que se espera poder optar mediante promoción interna.

Por el momento, y dado el momento de transición, se ha acordado reconocer la bolsa de Tragsa como provisional, con el propósito de realizar el llamamiento durante la campaña de verano. Pero la Oferta Pública de Empleo (OPE) se realizará, según comunicaron fuentes sindicales, a lo largo de este año, "seguramente" a finales del ejercicio. También está pendiente el nombramiento de la gerencia de la empresa, que se producirá próximamente, si bien el rostro de la persona agraciada todavía no ha salido a relucir.

Por otro lado, existía cierto recelo en algunos sectores de empleados en vías de subrogación sobre la posibilidad de que, tal y como publicó este diario, se colara en la SGISE personal que, procedente de Tragsa, en realidad no forma parte del servicio de emergencias en sí, sino del área organizativa, administrativa, Jefaturas y otro personal técnico de la firma estatal. Se trata de varias decenas de empleados respecto a los cuales, por el momento, todavía no hay noticias. Ahora bien, la dirección de la empresa autonómica ha comunicado que todas las listas serán públicas y se podrán revisar previamente en el Diari Oficial de la Generalitat (DOGV).

Mientras tanto, el convenio laboral sigue en el aire, y las conversaciones al respecto continúan. Desde los sindicatos aseguran que existe una muy buena disposición por ambas partes. Huelga recordar que este convenio incluirá el aumento salarial del 30% que reclamaba el colectivo de bomberos forestales desde el año pasado y que el Gobierno central, cuando se encontraban en Tragsa, se negó a conceder para evitar suspicacias en otros cuerpos autonómicos.

Aunque no existe un calendario para la negociación del nuevo convenio - eso sí, el texto está bastante avanzado ya- el compromiso de la dirección es poder suscribirlo a principios de abril, para que antes de que finalice dicho mes, esté todo cerrado y se puedan empezar a cobrar los salarios actualizados junto con los atrasos de los meses anteriores.

Huelga recordar que el Consell ha dotado a la SGISE con 42,2 millones de euros en las cuentas públicas de 2019. Según las previsiones de gastos, 35 millones del total irán destinados a gastos de personal, y los 7 restantes a "otros gastos de explotación". No obstante, cabe resaltar que esta transferencia es aproximadamente 10 millones de euros mayor que lo que ha estado dedicando la Generalitat Valenciana al servicio de brigadas forestales prestado por la empresa pública estatal Tragsa. Las últimas encomiendas hechas por la administración valenciana a la compañía dependiente del Gobierno central lo constatan.

Noticias relacionadas

next
x