Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

aumenta en más de 90.000 personas, con el sector servicios como el más perjudicado

La crisis del coronavirus dispara el paro un 25 % en la Comunitat durante el primer semestre de 2020

Foto: EFE/Kai Försterling
5/07/2020 - 

VALÈNCIA. El año en curso deja por ahora un importante crecimiento del desempleo en la Comunitat Valenciana con 90.234 nuevos parados derivados de la parálisis económica y los efectos del coronavirus, una cifra que sitúa en 456.796 el total de personas desempleadas y que supone un incremento de casi el 25 % con respecto a enero de 2020. Al menos ocho de cada diez nuevos parados, de hecho, se generaron durante marzo y abril, los meses más golpeados por las consecuencias laborales de la covid-19.

Así se desprende de los datos sobre el desempleo publicados mes a mes por el Ministerio de Trabajo y Economía Social, en los que la autonomía valenciana aparece como la tercera donde más han empeorado las cifras en el primer semestre del año solo por detrás de Andalucía, con más de 1740.000 nuevos parados, y de Cataluña, con 91.337. En términos porcentuales, eso sí, el avance del desempleo en los últimos seis meses es superior al de estas dos regiones, ya que en Andalucía creció un 21,6 % y en Cataluña lo hizo un 23,2 %.


Esta situación conduce al peor primer semestre del año para la Comunitat Valenciana en términos de desempleo desde 2006, por delante incluso del aumento de casi 30.000 personas que se produjo en 2009, durante la crisis económica. De hecho, a estas alturas del año pasado, el paro había retrocedido en más de 12.800 personas para ubicarse en sus niveles más bajos en esta década, mientras que ahora ha avanzado hasta situarse en cifras similares a las de abril de 2016.

El sector servicios, el más golpeado

La tendencia del paro en este 2020 contrasta enormemente, por tanto, con la reflejada el año pasado, cuando el arranque de la temporada turística en Semana Santa contribuyó a reducir en gran medida el desempleo. Así se evidencia sobre todo en el sector servicios, donde se incluye al turismo, que registró un descenso del desempleo de 19.220 personas en los primeros seis meses de 2019 mientras que este año padece un aumento de 52.796 personas que incluso ha continuado levemente al alza en junio.


“En condiciones normales junio hubiera sido un buen mes, pero no se ha abierto con la fuerza de otros años”, asegura el secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, quien sostiene también que todavía faltan por incorporarse al mercado laboral en torno a la mitad de los trabajadores afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). “Está costando más la salida de lo que pensábamos”, afirma.

También la agricultura, que únicamente ha registrado subidas en el paro desde comienzos de año, se ha visto perjudicada por el coronavirus, que ha acentuado el incremento del desempleo en el mes de junio, coincidiendo con el final de la campaña en el sector. Todo ello ha propiciado un aumento del paro superior al 25 % en estos seis primeros meses de 2020, mientras que en la industria la incremento se suaviza hasta el 21 % tras registrar en junio la primera caída del desempleo desde el inicio de la crisis de la covid-19.

También se revierte la tendencia en el ámbito de la construcción, que ya en mayo mostró una primera disminución del desempleo, aunque el descenso es todavía muy inferior al repunte del paro de los dos meses previos. Por ello, el desempleo crece en el primer semestre un 17,9 %, mientras que en el colectivo de personas demandantes sin trabajo anterior se experimenta un inusual crecimiento del 90 % en seis meses debido, fundamentalmente, al aumento registrado en junio.


En este sentido, y como ya especificó el secretario autonómico de Empleo, esa espectacular subida se debe en gran medida a la oferta de contratación de 1.000 informadores de playa para los meses de verano, ya que los candidatos debían ser jóvenes menores de 25 años inscritos como demandantes de empleo. Ello explicaría en parte por qué este grupo pasó de contar con 26.495 personas paradas en mayo a las 41.276 de junio.

Plan de reconstrucción 

Pese a ese elemento distorsionador en las cifras del desempleo de junio, entidades como la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV) ya han destacado que, incluso descontando ese ‘efecto llamada’ de la oferta de los informadores, el paro ascendería igualmente para situarse por encima del registro de meses anteriores. Por ello, han insistido en la “conveniencia” de impulsar un plan de reconstrucción que tenga en cuenta las demandas empresariales, contribuya a reactivar la economía, genere certidumbre y dote a las empresas de flexibilidad “para mantener el empleo”.

 Por su parte, sindicatos como CSIF han expresado su “preocupación” por el “alarmante aumento del paro” en la Comunitat durante junio, un mes en el que tradicionalmente se crea empleo. Es por este motivo que pide “con urgencia” al Consell políticas activas de creación de empleo, y le exige "más negociación y acuerdos” los agentes sociales para abordar la generación de empleo. También CCOO-PV solicita diálogo a la Generalitat, mientras que UGT-PV urge a acelerar esa reconstrucción social y económica mientras valora con optimismo los últimos datos de empleo debido al incremento de la afiliación y los contratos indefinidos.

Noticias relacionadas

next
x