X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

entrevista al estudio de castellón

La Jungla: "El diseño es como la moda, aunque tengas tus gustos claros, hay que seguir innovando"

7/12/2018 - 

CASTELLÓN. Miriam García y Esther Navarro pasaron de Hawaii a la jungla, y sin billete de vuelta. Desde vender ilustraciones en las fiestas de Alaquàs a su mayor hito en la etapa estudiantil; ambas formaron Hawaii Ediciones, un pequeño proyecto entre amigas con el que produjeron dos fanzines que llevaron al Festival Tenderete de València en 2013. El segundo, da nombre a su actual estudio de diseño. Y aunque las creativas aseguran que la elección del nombre es completamente casual, que no hay detrás ningún afán por la vida paradisíaca; sus diseños respiran en muchas ocasiones sobre las palmeras de la isla o las mismas hojas de la selva. Por no hablar de la paleta de colores que ambas utilizan para trabajar. Pero no nos detengamos en esto. 

Instaladas en Castellón, las creadoras abrieron en 2016 su propio estudio, tras años en los que cada una había tomado su propio camino. Del diseño gráfico a la producción artística, con su apuesta por asentarse en el mercado local, ambas anhelaban crear un "refugio" donde tuviesen libertad total para dar forma a todas esas inquietudes que se quedaban fuera de su día a día, entre encargo y encargo. Por ello, además de trabajar en proyectos de diseño editorial, web, naming o packaging; también tienen tiempo para la ilustración. Así mismo, La Jungla no es a día de hoy sitio para instituciones, su "festín" se traduce como venimos diciendo, al trabajo con empresas privadas o colaboraciones con el propio sector. Interesadas en dar un punto diferente dentro del diseño gráfico en su espectro más amplío, hablamos con una de sus autoras, Miriam García, para conocer más sobre el ecosistema de su estudio. 

-¿Cuál es la seña de identidad de La Jungla?
-Intentamos darle un aire fresco y actual a las peticiones de nuestros clientes. Muchas veces estos tienen unas ideas que no hay por donde cogerlas. Por eso, tratamos de orientarles y razonar hasta que vean que lo que creen que es mejor para su marca, tal vez no lo sea.

-¿Os han llegado encargos muy descabellados?
-No diría descabelladas, pero sí propuestas que no tienen ninguna coherencia. Por ejemplo, en ocasiones una empresa necesita un rediseño de su indentidad, sin embargo, nos piden mantener su logo de hace veinte años, y te lo mandan incluso inserto en un Word. Nosotras pensamos en un todo.

-Habiendo estudiado ambas en València, ¿qué posibilidades os brinda Castellón?
-En València me da la sensación, por experiencia, que hay más competencia que en Castellón. Aunque claro, también hay más demanda. Simplemente nos decidimos por instalarnos aquí. Sin embargo, es cierto que hay poca cultura del diseño, comparando con otras ciudades más grandes. Aún así, poco a poco esto irá cambiando; las empresas ya le van dando más importancia, especialmente, al branding, porque es clave para cualquier negocio. 

-Hay diseñadores que pasan años buscando un estilo que les defina. ¿Habéis encontrado ya el vuestro?
-Nunca te puedes confiar con el diseño, porque es como las modas, va apareciendo gente nueva y elementos externos que influyen en tu trabajo y en la forma de ver tu estilo. Siempre se puede seguir innovando, aunque tengas tus gustos muy claros. El diseño al fin y al cabo es subjetivo, puedes cambiar y desarrollarte a lo largo de tu carrera. En nuestro caso, no nos gustaría estar haciendo siempre lo mismo. Quizá en 20 años, no nos gusta lo que ahora hacemos. Evolucionar es bueno y hay que hacerlo

-Hay una regla que se repite en los estudios y es que casi todos están formados por dos trabajadores. ¿Son tres multitud?
-Es una cuestión meramente económica. Para una persona igual es mucho volumen de trabajo, o incluso te puede asustar el lanzarte al vacío sola. Pero sustentar a tres personas o más, como están ahora las cosas, es muy difícil. En nuestro caso, nos cuesta incluso siendo dos. 

-¿Qué diferencia el buen diseño de uno mediocre?
-A nivel técnico hay cosas que nunca se deben hacer, pero a nivel personal es muy difícil marcar qué es mediocre y qué no. Si estas tratando de comunicar con tu diseño personal y está llegando al público y por lo tanto cumpliendo su función, aunque no me pueda gustar, si sirve es funcional. 



-¿Cuál es el trabajo que más disfrutáis como diseñadoras?
-El branding, la creación de una marca. Cuando una empresa tiene la necesidad de crear una identidad porque va a abrir un negocio, se nos encarga idear un nombre, diseñador el logo y todo lo que va a acompañar la imagen; desde colores, tipografías...Supone pensar en cómo va a transmitir una empresa su producto y cómo va a ser, por lo tanto, su relación con el cliente. 

-Además, os atrevéis con la ilustración, originando creaciones donde el cuerpo de la mujer tiene un protagonismo notable...
-Nos inspira mucho dibujar mujeres, sobretodo misteriosas. Pero, como normalmente las ilustraciones las hacemos para nosotras, sin seguir ningún encargo, no tienen un mensaje más allá. Es lo que nos sugiere dibujar. 

-Vuestro principal canal de contacto es Instagram, ¿habéis recibido muchos encargos por aquí?
-Realmente no nos han llegado encargos, pero sí muchos diseñadores, que por tener un estilo parecido, nos han propuesto colaboraciones. El formato de Instagram es perfecto para el diseño porque es muy visual, se trata de consumir imágenes todo el rato. Dejé Facebook hace tiempo. 

 



Noticias relacionadas

next
x