X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

acto de irene montero en elche

'Kellys' y aparadoras, en la 'ventana' de Unidas Podemos: los beneficios de los hoteleros y el senador del PP 

19/04/2019 - 

ELCHE. Unidas Podemos sabe que está ante su segunda oportunidad. Que la proyección del proyecto político surgido del 15-M depende, y mucho, de los decisivos que sean el próximo 28-A. Los saben sus dirigentes, y lo sabe Irene Montero, la número dos de la formación morada. Saber que si el PSOE elige a Ciudadanos como pareja de baile, el futuro puede estar comprometido. De ahí que Montero agite en todo momento que una coalición entre socialistas y naranjas es que como gobernara la derecha, y los banqueros y los poderosos, que "son quienes les financian las campañas electorales". Y de ahí que la formación reclame un cuota de gobierno para dar una solución a los colectivos con empleos precarizados. Taxistas, dependientes, profesores de educación social, pero sobre todo, de trabajadoras del calzado, las aparadoras del Vinalopó, y las kellys (camareras de piso) de Benidorm. Todos apelan al voto útil de Unidas Podemos, como un "partido diferente, capaz de luchar por sus derechos y cambiar su status quo laboral". Y eso es hoy en día un acto de Podemos: un desfile de portavoces de este tipo de colectivos. Los líderes del partido tienen un papel secundario. Como ellos dicen, "vienen a escuchar".

Los actos de Unidas Podemos ya no son monocolores. Son multi. Tienen la misma estructura que cualquier otro, pero con más protagonistas. Arranca la sintonía de Reminiscence, de los rusos Skyforest. Toda una declaración de intenciones. Comienzan los líderes de Podemos: primero José Vicente Bustamante, de Elche, el anfitrión, después la propia Montero; el candidato a la Generalitat, Rubén Martínez Dalmau, y después la retahíla de colectivos invitados. 

Las primeras, las aparadoras de Elche, ciudad donde se estima que se fabrica el 40 por ciento del calzado de España, quien han clamado contra la "invisibilidad" que sufren y la "esclavitud" que suponen sus precarias condiciones laborales: trabajar en casa, compartir su labor con las tareas familiares y domésticas y cobrar tres euros a la hora.

Una de las impulsoras de la Asociación de las Aparadoras de Elche, Isabel Matute, ha resumido las reivindicaciones de estas cientos de trabajadoras de la provincia de Alicante durante un acto organizado por Unidas Podemos. Matute ha denunciado que las aparadoras llevan "40 años invisibilizadas" ya que "nadie" habla de sus condiciones laborales, y ha comentado que hasta hace muy poco "estaba normalizado ver a la madre, a la hija, a la hermana y a la tía en la cocina delante de una máquina (de zapatos) durante horas y horas". "No nos consideramos trabajadoras sino esclavas", ha clamado ante el aplauso de los presente y gritos de "Si se puede".  "No tenemos derechos ni contrato, y después de 50 años trabajando y aunque nos duelan los huesos, no tenemos derecho a una mínima pensión: Eso es ser esclavas", ha recalcado.

Entre las posibles soluciones, Matute ha propuesto nuevos impuestos a los empresarios del calzado "que se han enriquecido con nuestro trabajo". El 40% del calzado de España se fabrica en Elche. Muchas mujeres aprenden desde niñas el oficio de forma ilegal porque no te pagan ni te hacen un contrato legal", ha denunciado Irene Montero en relación a este colectivo que trabaja "en condiciones pésimas de trabajo" y que son solo un ejemplo de todas las personas que sufren "una precariedad absolutamente abusiva". La candidata de Unidas Podemos, María Teresa Pérez, también ha relatado el caso de su madre y su abuela, también aparadoras del calzado, que al no cotizar o cotizar pocos años, se han quedado con pensiones muy bajas.

Antes de las aparadoras, ha tenido protagonismo el colectivo de las camareras de piso de hotel, más conocidas como 'kellys'. Su portavoz en la ciudad de Benidorm, Yolanda García, ha urgido a aumentar los controles de salud laboral para evitar la situación actual que padece cada trabajadora, muchas de las cuales se ve obligadas, a diario, a limpiar hasta 27 habitaciones con contratos precarios, sin reconocimiento de las enfermedades específicas y bajos salarios.

García ha leído en público una oferta de empleo para una kelly. Ha dicho que el salario habitual ronda los 750 euros con un horario mucho más prolongado de lo reflejado en contratos con empresas externalizadas, lo que provoca "cesiones ilegales de trabajadoras", y eso pese a que últimamente se "baten récords de ocupación" y de beneficios por parte de los hoteles. Y ahí es cuando ha relatado cómo las cadenas de Benidorm, pese a sus beneficios, no dignifican su empleo. Ha citado los 43 millones de facturación y adquisición de nuevos hoteles de la cadena Port; los beneficios de Servigroup y al senador del PP -ahora candidato al Congreso de los Diputados, cuya familia también es hotelera- Agustín Almodóbar por sus trabas a la hora de buscar soluciones acordes con el Estatuto de los Trabajadores para ese sector. Por último, García ha recordado que en Benidorm solo el 5% de los hoteles han realizado los preceptivos estudios ergonómicos para prevenir enfermedades de las kellys, y también ha instado a impulsar las medidas de conciliación laboral y a aprobar la jubilación anticipada sin penalización.

También participó David Ramos, de Elite Taxi, que se presentó como un taxista atípico, que "no escucha la Cope ni lleva el palillo en la boca". Ramos denunció el modelo de negocio de las empresas VTC, que ofrecen "ventajas para barrer a la competencia y quedarse con el monopolio del transporte". Sonia Jaén, de la Plataforma de Dependencia, ha lamentado que las leyes aprobadas desde la crisis económica precarizaron el sector de cuidadores como los demás, y reclamó que se incluya a estos profesionales en el régimen general de los trabajadores para tener los mismos derechos que el resto. También exigió que el Gobierno central aporte el 50% de la financiación, como estableció la Ley de Dependencia.

Rosa Giménez, de la Asociación de Personas Sordas del Baix VInalopo de Elche, por su parte, ha descrito las trabas con las que encuentran para ser maestros, por su discapacidad auditiva, y que para dar clase a niños que la tengan se valoren más otros idiomas que el propio dominio de la lengua de signos. “Queremos, estudiar, trabajar, vivir en igualdad de condiciones”, ha clamado. También ha participado Sonia Pacheco, de la Asociación de Personas Sordociegas de la Comunitat Valenciana, que ha reivindicado que se aumente la partida presupuestaria para este colectivo para contratar a más profesionales que les acompañen cuando sea necesario. Han tenido turno de palabra Paqui Garcia, de la asociación Educadoras de Centros de Educación Especial, y Hind El Fadli, de Mujeres Musulmanas de Elche

Como respuesta a todos ellos, Irene Montero ha propuesto una serie de medidas en materia económica, como recuperar el dinero del rescate bancario mediante una subida del tipo nominal del impuesto de sociedades para los bancos hasta el 40 % frente al 30 % actual, elevar al 47 % el IRPF a las rentas que superen los 100.000 euros anuales y al 55 % las que superen los 300.000 euros y establecer un tipo efectivo mínimo del 15 % del impuesto de sociedades para grandes empresas. También se ha citado al sector de las peluquerías, uno de los más afectados de la crisis; los raiders que reparten comida, a que los que considera falsos autónomos porque tiene un mismo pagador. Para éstos último, ha propuesto que paguen el IVA cuando cobren las facturas, y no cuando emitan la factura.

Ha propuesto crear una banca pública, de la que ha dicho que el PP ya hizo "parte del trabajo" rescatando a Bankia. "Vamos a rescatar a las peluquerías", ha arengado.  Ha apostado por reformar el Estatuto de los Trabajadores "para no encadenar contratos abusivos" y para que el contrato ordinario sea "el indefinido" y que el temporal se aplique "cuando sea estrictamente necesario". Para "quienes lleven más de 35 años trabajando", puedan jubilarse "a los 61" y para las 'kellys' y las aparadoras ha planteado la posibilidad de jubilarse de manera "anticipada". "Pedimos el voto en estas elecciones a los indecisos", ha asegurado y ha señalado que se trata de medidas que se pueden aplicar, "tan posible como subir el SMI", ha concluido la número dos de Podemos mientras se colaba la música de Motives, con el Bella Ciao, y el público en pie aplaudiendo. Podemos sabe que su nueva oportunidad pasa por movilizar a todos estos colectivos.

Noticias relacionadas

next
x