X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

análisis

¿Está justificada la subida de Tesla?

7/02/2020 - 

MADRID. En los últimos resultados publicados el 29 de enero, Tesla informaba de que la compañía ha comenzado a generar caja, llegando a casi 1.000 millones en el último trimestre. Ya son dos trimestres consecutivos de ganancias sostenidas. Los ingresos fueron de 7.380 millones de dólares cuando se esperaban 7.020 millones y el beneficio por acción fue de 2,14 dólares frente a unas previsiones de 1,72 dólares. El mismo trimestre del año anterior obtuvo un beneficio por acción (BPA) de 1,93 dólares, por lo que en esta ocasión ha aumentado un 10,88% comparativamente.
 
La compañía se ha comprometido a desarrollar baterías más duraderas, que alcancen hasta los 800 km de autonomía para sus vehículos. Otro de los objetivos de Elon Musk es fabricar también coches autónomos. Pero la pregunta es: ¿está justificada la fuerte subida que ha tenido el valor en tan poco tiempo?
 
Es evidente que mucho ha tenido que ver en esta subida los cierres de posiciones cortas por parte de muchos inversores institucionales. A medida que iba subiendo el valor, los inversores cortos han ido cerrando posiciones y muchos se han visto obligados a recomprar para compensar las posiciones. Con lo cual, la demanda de valores ha aumentado y el efecto sobre la subida se ha multiplicado, y la volatilidad ha aumentado hasta sus niveles máximos de 117 cuando su media histórica se ha situaba en 47 y la volatilidad media del sector tecnológico es de 30.
 
Si nos fijamos en los fundamentales, el crecimiento esperado de los beneficios futuros en los próximos tres años es del 53%, pero hay que tener en cuenta que, de momento, su margen bruto en los últimos 12 meses es solamente del 16,55%. Si bien es cierto, a día de hoy, se podría marcar un valor intrínseco teórico por descuentos de flujos de caja en el entorno de los 895 dólares, por lo que a día de hoy con la última corrección podría estar cotizando por debajo de su valor.
 

No hay que olvidar tampoco la deuda que tiene -actualmente es dos veces superior a sus fondos propios-, lo cual, a pesar de no ser un riesgo a corto plazo, podría serlo en el futuro si se sigue aumentando. La estructura accionarial está formada por un 53% de manos fuertes (inversores institucionales), un 21% está en manos de insiders y el 26% restante está en manos del público general.
 
Los inversores minoristas al ver las fuertes subidas no han querido perdérsela, sin tener en cuenta que las alzas en cualquier activo no se mantienen de manera permanente en el tiempo y que después de una fuerte subida viene una corrección. Cuando operamos en un valor que aumenta la volatilidad de una forma tan brusca y se mueve con grandes porcentajes en una sola sesión, para poder analizar mejor el activo debemos bajar a horizontes temporales intradía como es, por ejemplo, el gráfico de 30 minutos.

Vela envolvente bajista

El nivel de precios de congestión se situaba en 575 dólares, por lo que una vez superado ese nivel dejaba vía libre para subidas con poco obstáculo. Una vez generado el máximo, que nos marcaba la vela envolvente bajista que se generó en la última media hora de cotización del martes, solo se puede tratar de buscar posibles puntos de soporte.
 
De momento se ha frenado la caída en el 61,80% de Fibonacci de toda la subida anterior y tendría el siguiente en los 670 dólares, coincidiendo con la media de 200. Veremos si aguantan o no los soportes.  De ser así, podría arrancar otra subida a través de otro impulso, pero es un valor muy especulativo en el que sólo los valientes o quizás los temerarios se posicionarán en los próximos días.

Sergio Ávila es estratega de Mercados de IG

Noticias relacionadas

next
x