X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

tribuna libre / OPINIÓN

Estemos en Europa

25/05/2019 - 

Otra vez más, este 26 de mayo, abordamos unas elecciones al parlamento europeo, en el que elegimos a 54 eurodiputados, sin que se observe consciencia de la importancia que estas tienen.

Tal como nos fue expuesto por Joan Calabuig (PSOE) y por Esteban González Pons (PP), en dos veladas de la industria celebradas en el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana, tituladas Hablemos de Europa, debemos ser conscientes que no es lo mismo "ser europeos", que lo somos, que "estar en Europa".

En estas elecciones nos jugamos nuestro nivel de influencia en Europa, a nivel legislativo y económico, que van desde la protección de los consumidores y el fomento de la investigación hasta el refuerzo del comercio, entre otros, y que deben revertir en nuestro bienestar y convergencia económica con los países tractores de la UE, sin olvidar que este proyecto común se constituyó, tras un conflicto militar global, la Segunda Guerra Mundial, como un proyecto de paz y de convivencia.

Nos enfrentamos a riesgos mundiales como la globalización, la deslocalización de la economía y las características y tipo de empleo al que nos aboca ese presente inmediato que es la economía digital. Además, venimos observando el incremento de un proteccionismo de ciertos estados con un preocupante crecimiento de los nacionalismos. Nacionalismos supremacistas que, a lo largo de la historia, nos han abocado a enfrentamientos y conflictos militares que han dejado, en la humanidad y entre los pueblos, heridas muy profundas que, con un proyecto común, como es el de la UE, se iban cerrando.

Proyecto común, el de la UE, que está pasando por unos trances en los que, erróneamente, la parte económica ha prevalecido sobre un proyecto social sin que la parte política haya sido capaz de dar respuesta a determinados retos que han sido aprovechados por los nacionalismos populistas de izquierda o de derechas para abanderar discursos en contra de ese proyecto común.

Retos por los que debemos estar en Europa, con el fin de dar respuesta desde políticas sociales a crisis como la migratoria, el cambio climático o los derechos individuales en la era digital, entre otros. Reto, este último que nos puede abocar a la pérdida de libertades individuales frente a intereses generales, sin que se tenga en cuenta que la transformación digital debe ser herramienta de mejora social y económico, pero no de pérdida de libertades. No necesitamos políticas de "créditos sociales", como en China, ni "grandes hermanos" que nos controlen.

Foto: EFE

Debemos estar en Europa para nuestra voz se oiga y seamos influyentes, con políticas que se aboquen a una transformación en donde prevalezcan las personas, la honestidad y honradez. Los ciudadanos nos merecemos que nos gestionen, no que nos gobiernen.

A nivel de nuestra Comunitat Valenciana, nos enfrentamos a las amenazas del Brexit, la guerra comercial de China/EEUU o al boicot de los productos españoles abanderado por el Presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Joan Canadell. Pero no sólo eso, debemos ser conscientes de la necesidad de terminar una infraestructura de transporte, como es el Corredor Mediterráneo, con financiación europea, y del desarrollo, en paralelo, de infraestructuras logísticas y nodos de transporte intermodal que permitan sacar rendimiento de la misma y la explotación y crecimiento del potencial de nuestra Comunitat. Redes de transporte que deben ir en paralelo a las de comunicación y desarrollo de las últimas tecnologías de las telecomunicaciones, como es el 5G. Necesitamos ser referentes no sólo en la industria fabril sino, también, en la industria de los bit´s, con la implantación y desarrollo de hubs tecnológicos y la industria digital.

También, en el transporte, nos enfrentamos a la crisis de los motores de combustión frente al motor eléctrico, ya sea en base a baterías del "petróleo del s.XXI", el litio (material escaso y casi monopolizado en esta época), o del hidrógeno, como fuente de energía. Necesitamos de políticas energéticas que nos permitan diseñar no un modelo de motor, sino el futuro de una movilidad acorde a políticas medioambientales sostenibles.

Es por ello que debemos estar en Europa, en donde debemos de poner como referentes políticas sociales y medioambientales frente a políticas proteccionistas, donde Europa sea referente, a nivel mundial.

Estemos en Europa.

Salvador Puigdengolas es decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de la Comunitat Valenciana

Noticias relacionadas

el tintero

La política es poder

Esa frase o muy similar recuerdo del breve y fortuito encuentro que tuve con el actual vicepresidente segundo del Consell y líder de Podemos, Rubén Martínez Dalmau. Y ha cumplido fielmente con su palabra y ha reclamado y logrado ese poder que anhelaba, una vicepresidencia y una conselleria para sus socios

next