X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ENTREVISTA 

Ernesto Ekaizer: “En el juicio de Bankia faltan en el banquillo el Banco de España y la CNMV”

Foto: EVA MÁÑEZ
16/12/2018 - 

VALÈNCIA. Ernesto Ekaizer (Buenos Aires, 1949) es un periodista español. Hasta finales de 1977, que llegó a España, desarrolló su carrera profesional en Argentina, donde colaboró, entre otros medios, con el diario La Opinión, dirigido por Jacobo Timerman. Afincado en España, ha colaborado con numerosos medios de prensa escrita, como Cambio 16 y La Vanguardia, del que fue redactor jefe en la delegación de Madrid. Dirigió el diario económico Cinco Días y fue corresponsal económico y adjunto a la dirección del periódico El País. En 2008 fue nombrado editor ejecutivo del diario Público y en 2013 regresó a El País, donde escribe tanto para el periódico como para el blog Analítica, de dicha publicación. Es colaborador regular del diario ARA de Barcelona desde primeros de 2016, participa todas las semanas en programas de radio (Hoy por Hoy, de la Cadena Ser, con Pepa Bueno; Versió Rac-1, de Toni Clapés, y Boulevard, en Radio Euskadi con Dani Álvarez).

-¿Quién falta en el juicio de Bankia?

-Fundamentalmente aquellos a los que la Sala de lo Penal había imputado. El juez Andreu y el fiscal Luzón responsables de la instrucción hicieron lo que yo llamo la línea de demarcación judicial Andreu. Esa línea dejaba fuera del banquillo al Banco de España y a la CNMV.

-¿Y eso por qué?

-Yo creo que la idea de ellos es que fue una operación de estado, y que a entidades libres de toda sospecha no las puedes sentar en el banquillo, y ese es el drama porque después de que fue nombrado fiscal jefe Anticorrupción hubo que nombrar otro responsable del caso Bankia en el juicio, y este tema le cayó a una fiscal muy buena, estupenda fiscal que venía del Supremo y que en 2005 fue destinada a Anticorrupción que se llama Carmen Launa. Y Carmen Launa, lo primero que vio que lo cuento en el libro es que la instrucción estaba coja.

-De hecho, la magistrada Clara Bayarri también apostó por sentar en el banquillo tanto a la CNMV como al Banco de España

-Claro, la ponencia fue de Clara Bayarri y la apoyó toda la sala, no fue solamente individual. La ponencia de Bayarri tenía mucho sentido porque lo que venía a decir es hay indicios para imputar a los funcionarios altos cargo del Banco de España, lo que yo llamo la camarilla, no me venga usted con el argumento de que no se puede imputar por estafa de inversores, porque en esta fase de instrucción, no hay que decir cuál es el delito, eso ya se dirá al final de la instrucción. Hay indicios los hay.

-¿Cuáles son?

-Los correos electrónicos, por ejemplo, de José Antonio Casaus que fue el inspector que decía que la salida a bolsa no iba a llevar a ninguna parte, y que este caso iba a terminar en una nacionalización de pérdidas. Acertó plenamente Casaus. Y esos indicios a mí me pareció que la Sala de lo Penal, y en concreto Clara Bayarri, fue muy profesional porque ellos venían a decir ‘no tenga usted orejeras señoría, no tenga usted orejeras señor fiscal, hay indicios para imputarles, ya veremos después lo que hacemos, ya veremos cuáles son los delitos’. 

Foto: EVA MÁÑEZ

-Pero los instructores no hicieron caso

-Ellos no, ellos anteponían siempre el argumento pueril que decía, ‘hombre, cómo se van a poner de acuerdo todos los del Banco de España, todos los de la CNMV y todos los de Bankia para cometer un delito’.

-Pero se pusieron de acuerdo

-Claro, pero el planteamiento es un planteamiento infantil.

-A eso me refería ¿se pusieron de acuerdo o simplemente miraron hacia otro lado?

-El tema fue más sencillo. La camarilla del Banco de España encabezada por Pedro Comín, Pedro González, que eran los cuadros intermedios, y la cúpula con Fernández Ordoñez, Arístegui, todos ellos habían llegado a la conclusión de que era necesario aguantar la crisis financiera y la crisis económica. Durante los años 2000-2006 hubo una expansión crediticia, sin esa expansión no podía haber burbuja inmobiliaria, no se podían haber subido los precios por la demanda, y entonces lo que ellos hicieron es seguir expandiendo el crédito casi hasta el 2009-2010, y cuando estalla la burbuja hacen lo que yo llamo una operación de encubrimiento.

-¿Qué tipo de operación?

-Vamos a aguantar aquí, vamos a liquidar a las cajas, que es una vieja reivindicación de los bancos en España porque ‘las cajas son unos paletos, porque son malos gestores, no tienen cultura financiera’, como si fuera un tema de las cajas cuando las cajas era un tema del conjunto financiero y fue entonces cuando se desarrollan las distintas alternativas.

-¿Qué fueron cuáles?

-Primero fueron las participaciones preferentes, luego dicen que realidad eran las fusiones frías, esas fusiones que no son fusiones pero que yo les permito unas facilidades. Les permito por ejemplo en lugar de pasar las pérdidas que tenían, que eran 9.000 millones todas las cajas a cuenta de resultados, les permito que lo carguen contra reservas, de esa manera pueden los señores ejecutivos cobrar el bonus, se pueden pagar las participaciones preferentes. Es decir, pasadas por cuenta de resultados daban pérdidas y no podías hacer todo eso. Y luego sacamos a bolsa las entidades, y claro eso de sacarlas a bolsa en un momento como el 2011, era lo que yo llamo una operación kamikaze porque en ese momento la crisis todavía estaba pendiente. No se había resuelto en Europa y en Estado Unidos. Y entonces hacen este Frankenstein que se llama Bankia para hacer esta operación kamikaze donde primero ponen seis entidades y después, una vez que Rato ya está de acuerdo con todo eso, le meten de rondón a la banca y al señor Olivas, compañero y correligionario del señor Rato.

Foto: EVA MÁÑEZ
Foto: EVA MÁÑEZ

-¿Qué sabía Rodrigo Rato?

-Rato había sido nombrado presidente de Caja Madrid aprovechando la crisis entre Rajoy y Esperanza Aguirre, porque Esperanza Aguirre quería nombrar a Ignacio González. Al Banco de España le interesa mucho Rato, porque es lo que yo llamo un casting.

-¿Cómo un casting?

-Es como si tú haces una peli en Hollywood y dices voy a hacer un maquillaje con las cajas y las voy a sacar a bolsa y necesito un tipo que lo conozca todo el mundo, y Rato presentaba todas esas características. Es decir, para Rajoy ese no era el problema, para Rajoy había que evitar que Ignacio González fuera presidente, pero para el Banco de España es que necesitaban un tío conocido. 

-¿Y Rato era la estrella del espectáculo?

-Cuando tú tienes un actor conocido, evidentemente tienes más posibilidades que otros de llevarse el papel estelar. Había sido director general del FMI, vicepresidente del gobierno de José María Aznar, conocía a todo el mundo del Eurogrupo, era amigo de Gordon Brown que era el primer ministro británico y que era, además, el presidente interino del comité del FMI. Luis de Guindo le estaba haciendo la campaña como secretario de Estado dentro del Eurogrupo. Y a Luis de Guindos le dijeron todo está muy bien, va a ser el candidato de Europa para el FMI, pero Aznar tiene que hablar con Bush, porque finalmente el que corta el bacalao en el Fondo Monetario Internacional es EEUU.

-¿Y qué pasó?

-Entonces Aznar habla con Bush, y Bush le debía una: La guerra de Irak en el 2003.

-Pero eso es un cambio de cromos en toda regla

-Claro que es un cambio de cromos total. Y además aceptado porque Aznar lo reconoce. Pero volviendo al casting, para el Banco de España era estupendo porque a Rato lo conocía todo el mundo. Lo pongo en Caja Madrid primero y hago las fusiones después. Ahora, lo que servía este casting para propulsar a Rato a la presidencia, también para cargártelo era muy interesante, porque si te lo cargabas todo el mundo sabía en Europa que era del PP. Todo el mundo sabía que el PP en el gobierno no tenía vacilaciones con uno de los suyos y, por tanto, que estaba dispuesto a hacer lo que hubiera que hacer para resolver la crisis. 

-¿Y qué pasó?

-A estos les agarra un pavor con la famosa historia de los hombres de negro. ¿Cuál es la historia de los hombres de negro?, que te pase lo mismo que a Gracia o a Irlanda.

-Que te intervengan

-Sí, pero eso no era posible, porque si lees el propio libro de Luis de Guindos ‘España amenazada’, el mismo lo dice. Hay cosas que no se entienden, el rescate de España a la griega supone poner 500.000 millones sobre la mesa, lo dice Guindos no yo, y nadie estaba dispuesto a poner ese dinero. Porque, además, con ese dinero para contener a los mercados corrías el riesgo de que después de España viniera Italia que estaba en la misma situación. Por lo tanto, era imposible y se inventan la leyenda del rescate completo, íntegro de toda la economía para precipitar un traje a medida que es el rescate bancario. Y para el rescate bancario, Bankia. 

-¿Quién y cómo lo hizo?

-El propio Luis de Guindos le pide a Christine Lagarde el 19 de abril de 2012 que hagan públicas unas conclusiones preliminares de una misión que está en el fondo que se hace cada cinco años y que había tocado en febrero de 2012. Vinieron aquí 10 o 12 funcionarios del fondo, hicieron la inspección del sistema financiero, se volvieron a Washington, terminó la comisión el 25 de abril, el 19 está Guindos en Washington con Lagarde y le pide por favor que hagan públicas las conclusiones que se tenían que publicar en junio como está establecido, pero las sacan el 25 de abril y señalan a Bankia, sin nombrarla, como el centro de la crisis. 

-¿Qué consecuencias tuvo?

-Cuando los periodistas llaman al Ministerio de Economía dicen, pero si esto es Bankia. Bankia se queda en el centro de la crisis, y dos semanas después se cargan a Rato. Es una operación absolutamente sincronizada. Primero dicen que no es un rescate, que es un préstamo a bajo tipo de interés, no había que hablar de rescate, estaba prohibida la palabra rescate. Luego Guindos habla de rescate, pero es un rescate parcial, a medida porque Bankia estaba muy mal. En otros términos, es una operación calculada, con la sangre fría, para luego decir que evitaron el rescate completo a la economía española.

-Pero quien termina pagando son los españoles

-Está claro que una parte muy importante de las ayudas no se van a recuperar porque son prácticamente a fondo perdido. La aventura de Bankia nos ha costado solo en ayudas de capital 22.840 millones de euros. Pero fíjate en un detalle, yo aporto en el libro un documento que me parece muy relevante y que no está en el sumario. 

-¿Qué documento?

-El 10 de mayo de 2012, un día después del nombramiento de Goirigolzarri a propuesta de Rato, éste recibe en su despacho al director general de la supervisión del Banco de España y le pone sobre la mesa cuál es la ayuda que requieren. Había 4.465 millones que eran participaciones preferentes, y de eso no hablan. Le dice 20.000 millones, mi cifra son 20.000 millones. El director general vuelve al Banco de España y el día 11 escribe un email, que es el que aporto, al director del departamento de cajas de ahorros, Pedro González, y le dice ‘hemos estado con Goirigolzarri y hemos hablado sobre las ayudas, nos ha puesto sobre la mesa que son 20.000 millones. No me he enterado, no sé bien si incluye los 4.000 millones de las preferentes o no las incluye’. Es que se te ponen los pelos de punta, no saben ni cuánto es. En otros términos, es un cachondeo.

-Pero es que Bankia es el resultado de una gestión nefasta de las cajas, de la politización de las cajas

-Ya, pero esa teoría yo no la comparto. La teoría de que todo el problema del sector financiero es un problema de la politización yo no la comparto.

-Pero no ayudó

-Efectivamente hay politización, el caso de Bancaja es muy evidente. Pero hay zonas de España que no han tenido esos problemas. Lo que ha generado el problema es que se han embarcado en una política de crédito, de expansión del crédito porque han sido muy sensibles a los bancos de inversión, AFI por ejemplo, analistas financieros internacionales, Ahorro Corporación, lo que hicieron con la CAM.

Foto: EVA MÁÑEZ

-¿Qué pasó con la CAM?

-En el año 2008 cuando ya ha estallado la crisis, Luis de Guindos como era presidente de Lehman Brothers para España y Portugal les vende la emisión de cuotas participativas. No se había hecho nunca en España, el FMI en un informe de 2006 ya desaconsejaba, y le vende la idea de las cuotas de participación, que son cuotas que no son acciones porque no te dan derecho político, pero te permiten participar entre comillas en los beneficios de la CAM. Guindos factura por esa operación para Lehman en mayo de 2008, cuatro meses antes de que quiebre Lehman, dos millones de euros como comisión por la venta de la idea, por la labor de suscripción y ser el líder en la operación. Ahorro Corporación que es accionista de AFI cobra 500.000 por colocar. El paleterismo. Aquello fue una ruina para todos aquellos que lo suscribieron.

-Rato dice que el invirtió en Bankia 250.000 euros, pero hay quien dice que vendió antes

-Yo eso no lo sé. No me parece posible, pero si lo hubieran hecho sería un delito de utilización de información privilegiada.

-Pero también está el hecho de que dijera que había comprado 250.000 euros cuando tenía un sueldo de tres millones al año

-Pero es posible que invirtiera. Si él dice que invirtió, seguro que invirtió, pero ese no es el problema. El problema fundamental es que él creía que contaba con un escudo absolutamente indestructible que era el Banco de España. Y ese es el problema, el Banco de España no está en el banquillo, la CNMV no está en el banquillo, pero Bankia sí y Deloite que es el auditor que avaló todas las cuentas también, y la llegada de Carmen Launa ha sido un revulsivo muy grande.

-¿Por qué?

-Tendríais que ver las caras de los defensores, que son bufetes de primera línea, cuando Carmen Launa empezó a hablar el 26 de noviembre y dijo que estaban pensando acusar también de falsedad contable. Y ahora la Fiscalía lo puede hacer porque ya están sentados en el banquillo. Y dijo que va a acusar tomando en cuenta la reformulación de las cuentas que hizo Goirigolzarri en el 2012. No puede acusar a Goirigolzarri porque no está en el banquillo, pero si considera que la reformulación de las cuentas es fraudulenta, lo que quiere decir que todos los saneamientos que debían haberse hecho antes de salir a bolsa se hicieron a posteriori y se cargaron retroactivamente, eso es lo que ella quiere decir.

-¿Y cree que eso se podrá demostrar?

-La reformulación sí. La reformulación es evidente. Hay una persona muy importante en València, Araceli Mora, que es catedrática de contabilidad y formaba parte del comité de auditoría de Bankia en la época de Rato. Cuando llega Goirigolzarri la confirman. Cuando citan al comité de auditoría y dicen que hay que reformular las cuentas y Araceli Mora dice que cómo que hay que reformularlas si ya las reformularon en marzo, cuatro meses antes, pregunta qué ha pasado y le dicen que ha habido cambios en la coyuntura económica y hay un informe del FMI sobre el sistema financiero. Ella pregunta que qué otros bancos han reformulado por eso porque para reformular tiene que haber un error, pero ellos no quieren reconocer el error porque tienen los saneamientos debajo de alfombra porque tenían que salir a bolsa que son anteriores al 2011 y venden gato por liebre. De hecho, ella no lo firma y está sentada el en banquillo de los acusados, pero va a ser muy interesante lo que cuente en el juicio y lo que haga la fiscal.

Foto: EVA MÁÑEZ

Noticias relacionadas

next
x