X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ATRACÓN DE PANTALLAS 

‘Entertainment’ dentro de un coche: los mejores formatos audiovisuales detrás de un volante

24/08/2018 - 

VALÈNCIA. Un conductor y un acompañante. Tan solo dos personas dentro de un coche camino a cualquier sitio. Las conversaciones parecen declaraciones sinceras. Para los pasajeros no pueden ser más íntimas. Nadie más les presta atención. Tampoco hay ningún elemento que les distraiga, como sí ocurriría en un plató, donde la risa o el aplauso del público influiría en la cadencia de la entrevista, y donde la lucecita roja sobre las cámaras de plató alertarían al invitado de que está siendo grabado. Desde el punto de vista del espectador, ver una escena dentro de un coche fomenta la sensación de voyerismo. Estamos espiando una conversación que normalmente no presenciaríamos.

En segundo lugar, el coche, al igual que la ducha, es un espacio de esparcimiento íntimo. ¿Quién no ha canturreado alguna vez la música que escucha en su vehículo sin vergüenza alguna? Si además lo que suena es el Bohemian Rapsody, el clásico de los clásicos del carpool karaoke, la escena es un must:


Con esta situación tan simple surge uno de los mejores formatos audiovisuales de la década: las entrevistas dentro de un coche. Carpool en inglés significa compartir el coche. Ya tienen la clave básica. Ahora solo queda aderezarlo. Que el conductor sea alguien divertido, ingenioso y popular, multiplica el interés, lógicamente. Que el acompañante sea más brillante aún, todavía más. Si además son cómicos, preparen las carcajadas. Por último, si la química entre ambos funciona, entonces no podrán dejar de verlo.

Véase el ejemplo de un actor cómico como es James Corden junto a alguien de la talla de Paul McCartney. Ambos pasean por Manchester cantando canciones de los Beatles y charlando. Pero sigamos añadiendo ingredientes extraordinarios: la pareja sorprende allá por donde va, además de sorprender al público, marcándose una actuación sorpresa en la ciudad natal de McCartney. Éxito televisivo como sección dentro del late night de la CBS, y una bomba en Youtube. 30 millones de visualizaciones en dos meses.

Los carpool shows existen desde que nació Youtube. Son consecuencia de la época en que vivimos. Un carpool lo puede grabar cualquiera. Youtube está inundado de vídeos carpool de gente anónima. El tipo de planos también es acorde a nuestra época. Vemos mucho contenido desde nuestros móviles o tablets, donde la ventana es más pequeña que nuestro televisor, así que invertir esfuerzo en ambientar entrevistas en fastuosos escenarios y platós, aporta poco para las ventana de internet, dado que no se aprecia con la misma magnitud que en la gran pantalla. ¿Qué más da que sean planos grabados con cámaras por control remoto GoPro (que en realidad ofrecen gran calidad de imagen)?

Dos son los formatos más populares, conducidos ambos por dos grandes cómicos: Carpool Karaoke y Comedians in Cars Getting Coffee. Existen más referencias, por ejemplo Carpool, la serie web nacida en 2009 presentada por el comediante inglés Robert Llewellyn. El programa estaba patrocinado por Toyota, y, cómo no, mostraba un trayecto mientras el presentador charlaba con un invitado. Se notaban las deficiencias técnicas, el ruido, la baja calidad de imagen, los tambaleos dentro del coche. Y sobre todo ciertos problemas de ritmo. Vean, por ejemplo, la entrevista a Patrick Stewart.

El formato parecía insistir en querer ser un espacio de televisión, de manera que se marcaba una cabecera larguísima para un tipo de consumo, como es el online, al que no le interesa perder segundos en esas parafernalias. También era excesivamente largo y lento, una cadencia que podría servir para la televisión tradicional, pero que en las nuevas ventanas no funciona de la misma forma.

Comedians in Cars Getting Coffee y Carpool Karaoke han logrado sacarle el máximo jugo a esta premisa, convirtiéndose en dos de los eventos audiovisuales más innovadores y exitosos del momento.

Comedians in Cars Getting Coffee

Nacido en 2012 como webserie, está dirigido y presentado por el genial Jerry Seinfeld, un cómico desaparecido del panorama desde que rechazó renovar por su serie, Sienfield, por 5 millones de dólares tras la novena temporada. Comedians in Cars Getting Coffee estuvo distribuido por Crackle durante nueve temporadas, y posteriormente Netflix compró los derechos de exhibición, de manera que pueden encontrarlo en la popular web de vídeo bajo demanda.

Sienfield recoge la idea del Carpool de Robert Llewellyn y lo mejora radicalmente. En primer lugar dota de importancia el vehículo. Es conocida la pasión de Jerry Sienfield por los coches antiguos. Posee unos doscientos coches de colección. Así que la primera fase del formato es presentar un vehículo distinto cada vez, a cual más raro y antiguo. El invitado, se supone, comparte con el automóvil algunos rasgos, y si no es así, se convierte en motivo de comedia.

Por otro lado, el trayecto cobra sentido: ir a tomar una taza de café, otra de las grandes pasiones de Sienfield, un hombre al que se le nota que se es sumamente feliz haciendo lo que le da la gana y que no vive nada estresado. Por supuesto, cada cafetería es distinta y original, y se agregan comentarios sobre ella durante la entrevista.

En último lugar, Sienfield se centra en entrevistar, con alguna excepción como la de Obama, a comediantes, guionistas, o productores de comedia, de manera que sus reflexiones giran en torno a las herramientas, trucos y experiencias alrededor del stand up, las sitcoms, o simplemente el chiste. Hay momentos divertidísimos. Pero sobre todo, hay conversaciones inteligentes y rápidas.

Destacan las entrevistas a Mel Brooks junto a Carl Reiner, a Jerry Lewis (última entrevista del cómico antes de fallecer), al divertidísimo Alec Baldwin, que aparece en dos temporadas, y otros televisivos como Jimmy Fallon, Ellen DeGeneres, David Letterman, Jay Leno, John Stewart, Steve Martin, Ricky Gervais, y un largo etcétera de cómicos de stang up menos conocidos aquí.

Carpool Karaoke

Reconozco ser gran admiradora del británico James Corden desde que le vi en la divertidísima serie The Wrong Mans. Su éxito como comediante le ha llevado a triunfar en EEUU como presentador del exitoso late night de la CBS, The Late Late Show. Desde su llegada al formato en 2015, Corden le ha dado un nuevo toque al programa, con la aparición de nuevas secciones, como Carpool Karaoke.

En el espacio, Corden invita a famosos músicos a cantar canciones suyas mientras conduce por Los Ángeles. Visitas como la de Adele o Paul McCartney, fueron después enormes fenómenos sociales en internet, donde la sección se viraliza como la espuma tras su emisión en el programa. Justin Bieber, Bruno Mars, Stevie Wonder, Katy Perry, Selena Gómez, Michelle Obama, One Direction, Foo Fighters y el más divertido, probablemente, Red Hot Chii Peppers, son algunos de los invitados más notorios.

Las cifras posteriores en Youtube de cualquiera de las entrevistas dejan a cualquiera sin respiración: decenas y centenas de miles de reproducciones en los primeros días. Queda claro que este esquema ha sabido entender los gustos del nuevo espectador audiovisual, que ya no solo consume contenido en la televisión convencional, sino que es un ávido espectador de videos online.

Noticias relacionadas

EL CABECICUBO DE SERIES, DOCUS Y TV

Prime time regurgitado en agosto

Por  - 

Las televisiones privadas recuperan en verano programas antiguos en recopilaciones que sirven para analizar el medio en perspectiva y comprobar cómo cambia la sociedad

next
x