Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

los tres volúmenes, por primera vez editados en españa

El ratón y el gato definitivos: 'Squeak the mouse' es más bestia, más obsceno y más divertido

29/05/2020 - 

VALÈNCIA. Olviden a Tom y Jerry, Krazy y Ignatz, o a Rasca y Pica. Háganlo también con Happy Tree House, Silvestre y Piolín o la Pantera Rosa. Desde Italia, sin amor, Massimo Mattioli hizo, en la década de los 80 el cómic definitivo de gato persigue a ratón, Squeak the Mouse. Y es definitivo porque no ha habido unos personaje del mundo del cartoon que tengan tan pocos límites en lo referido a la violencia, el sexo, o cualquier marco moral. El fumetto se lanzó en 1982 y, desde entonces poca paz ha sembrado en su camino. Tampoco lo pretendía. Ahora, y por primera vez en España, Fulgencio Pimentel edita los tres volúmenes que componen la serie.

Squeak the Mouse es un cómic mudo que habla por si solo: un gato y un ratón que se llevan a matar. Lo diferencial es que lo hacen literalmente, sin edulcorantes, sin fuera de campo. El entretenimiento de la serie está en lo extremadamente gráfico que es todo. 

En la primera historieta, el ratón va pinchando al gato mientras huye de él, hasta que este se cansa, le arranca la cabeza, y le estampa contra la pared. En la segunda, el gato se va a una fiesta en la que solo piensa en acabar en la cama con alguna chica. Un asesino va matando a casi una decena de personajes al más puro estilo Viernes 13. Luego resucitan como zombis y el gato tiene que ir rematándoles cruelmente. Eso es Squeak the Mouse.

El dibujo no tiene ningún tipo de diálogo. Ni son sugerentes, ni quieren serlo, ni lo que se ve en el dibujo necesita de matización alguna. Las viñetas están encajadas en cuadrados que no se transforman en ningún momento. Tal vez sea porque la inspiración de esta historia fuera la de hacer una parodia desorbitada de los dibujos animados de la época. Las viñetas son en realidad una televisión en papel. 

A pesar de la brutalidad del contenido, el trazo y el dibujo cuentan con una precisión admirable: si el gato electrocuta al ratón, se puede ver explícitamente como se va calcinando el cuerpo del animal. Los colores son vivos y chillones, puro Looney Tunes. Mattioli no renuncia ni a divertirse ni dejar de ser comprensible en ningún momento, por mucho que el componente paródico le haga a traspasar cualquier acercamiento a la verosimilitud.

Las historias suelen ir acompañadas de un momento zombi y de otro pornográfico. Mattioli no repara en esconder su cipotudismo y muchas veces intenta divertir haciendo lo más gratuito posible el uso de la violencia y el sexo. No se confundan de estanteria, Squeak the Mouse debe mantenerse alejado del alcance de los niños y niñas. Esa era la intención del autor italiano, la de llevar los dibujos infantiles al terreno adulto. ¿Qué diferencia los públicos? No la esencia, sino los límites morales que autoimponemos a cada generación.

La antología editada reúne tres volúmenes: el primero se centra en el gato matando al ratón y el segundo en el ratón matando al gato. Si bien en España, El Víbora recogió el guante de Mattioli para traer la serie, el tercer volumen es inédito y también es la primera vez que se reúne de manera integral. En Estados Unidos intentaron censurar la serie 1985 por su contenido pornográfico, pero la justicia paró la censura. En todo caso, los personajes de Squake the Mouse han tenido el brillante legado de inspirar al underground gráfico y postularse como una referencia pop, “inspirando” -por ejemplo- a Matt Groening para crear a Rasca y Pica (al lado de la creación de Mattioli, una versión totalmente descafeinada). “¡Sacudidas! ¡Diversión! ¡Vísceras! ¡Hemorragias!” promete el cómic en su portada. “¡Estremecimiento! ¡Risas! ¡Sexo! ¡Gore!”, continua en el interior. La trilogía cumple con creces lo prometido. No hay nada más, solo entretenimiento bruto. Cómic sucio para recordar que la novela gráfica no es la única vía, que jugar con la censura, la moralidad y los formatos naturalmente infantiles también es darle una vuelta a la misión del dibujo.

Noticias relacionadas

sillón orejero

Los cómics de Fraggle Rock, la serie infantil que enseñaba a lidiar con conflictos sociales

Por  - 

Era una alegoría ochentera, ideada por Jim Henson, creador de Los Teleñecos la década anterior, para enseñar a los niños de forma divertida cómo enfrentarse a las polémicas sociales, su identidad o el medioambiente. La línea más marcada era la referente a las culturas anglosajonas y protestantes, con estos muñecos se fomentaba que los críos no tuvieran un exceso de ambición que les llevase a pasarse toda la vida trabajando sin disfrutar de ella. Hoy, con el cambio de paradigma económico, ese mensaje es casi humor negro. 

sillón orejero

'Las piñas de la ira', un noir cuqui, y la mala leche en el cómic quebequés

Por  - 

Cathon es una ilustradora de cómic infantil, pero en su octavo libro se ha dirigido también al público adulto. Su obra 'Las piñas de la ira' es un policiaco delirante sobre la comunidad hawaiana en Canadá, que no existe. Lo que sí que es real es la escena de cómic de Quebec, que si tomamos como referencia cinematográfica el realismo sucio del Leolo de Jean-Claude Lauzon, podemos observar que las ideas que surgen en Montreal están siempre cargadas de una mala leche y un humor negro verdaderamente delicioso. 

sillón orejero

'Creatures', una lucha a muerte entre generaciones en un Nueva York post-apocalíptico

Por  - 

Inspirado por el pulso narrativo de Stranger Things y los valores humanos de Lassie, Stéphane Betbeder ha iniciado una serie sobre una Nueva York post-apocalíptica que vive un enfrentamiento entre adolescentes y adultos. Los pequeños luchan por establecer una agricultura orgánica para alimentarse de forma autosuficiente, y los mayores son como zombis que buscan azúcar de alimentos procesados. Un delirio muy actual, pero que despierta la curiosidad de quien no ha dejado de ser niño.

next
x