X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

opinión

El BCE bajará los tipos de interés... pero en septiembre

Los mercados estarán hoy muy pendientes de la reunión del Banco Central Europeo y más de la salida a escena de su presidente Mario Draghi

25/07/2019 - 

MADRID. No esperamos un recorte de tipos en la reunión de este jueves del Banco Central Europeo (BCE), pero sí pensamos que podría tener lugar en la reunión de septiembre debido a las próximas cifras de crecimiento y a los escenarios de inflación previstos en la zona euro, que serán más claros en esa fase del año. 

No obstante, apoyamos la tesis de que al menos hay dos razones principales que explican las expectativas del BCE de un recorte de los tipos antes de finales de año. La primera es la inflación y la segunda razón es la posible apreciación del euro en un contexto de ralentización del crecimiento mundial.

En cuanto a la razón más estructural (la de la inflación), desde el discurso de Sintra de julio de 2014, Mario Draghi implementó una nueva medida para evaluar los riesgos de deflación haciendo hincapié en la medición de los swaps de inflación en un plazo de cinco años. Cinco años después, nos encontramos con tasas de inflación que están en niveles del 1,15%, mientras que cuando Draghi empezó a hablar de ello, el objetivo era del 2%. 

Política monetaria más acomodaticia

Por lo tanto, es lógico que el BCE avance hacia una política monetaria más acomodaticia, sobre todo porque la institución tratará de evitar una apreciación significativa del euro frente al dólar en caso de que se produzca una caída de los tipos de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED). 

De hecho, si bajan los tipos de interés de la FED, algo que ya está descontado por el mercado, el BCE tendrá grandes dificultades para llegar tan rápido y tan lejos como la Reserva Federal. No casualidad el haber tenido un discurso de Sintra el 18 de junio justo antes del FOMC (Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal) del mes pasado. En otras palabras, también buscan controlar la velocidad relativa de los tipos de interés reales y nominales.

Además, el aplanamiento de la curva ya refleja la política monetaria actual con expectativas de una caída de los tipos de interés. El bono alemán a 10 años alcanzó los -40 puntos básicos a finales de la primera semana de julio. Existe, por lo tanto, un fenómeno de autorrealización: el hecho de que una bajada de tipos en la parte corta de la curva ya esté descontada por el mercado está teniendo un efecto contagio en la parte larga.

Michaël Nizard es director de Asignación de Activos y Deuda Soberana en Edmond de Rothschild

Noticias relacionadas

next
x