X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

documentos del siglo XIV

El Ayuntamiento de Guardamar inicia la restauración de nueve pergaminos medievales

19/08/2018 - 

ALICANTE (VP/EP). El Institut Valencià de Conservació, Restauració i Investigació (IVCR+i) restaurará nueve pergaminos medievales y dos planos del estado de las dunas de Guardamar del Segura, antes de su repoblación. Los documentos proceden del archivo histórico municipal y del museo Ingeniero Mira, según informa el consistorio alicantino en un comunicado.

Como apunta el Ayuntamiento, la subdirección general del IVCR+i ha recibido ya un total de nueve pergaminos medievales y dos planos fechados alrededor del año 1890 sobre el estado de las dunas y su avance hacia el casco urbano con el fin de "proceder a su recuperación y preservación ante el deterioro que presentan por el paso de los años".

Los pergaminos están fechados entre 1371 y 1593, y recogen diversos aspectos organizativos, legislativos y de carácter económico/comercial que ofrecen "datos importantes" sobre la historia medieval de Guardamar, según describe la concejala de Patrimonio Histórico, Pilar Gay. En cuanto a los dos planos del Ingeniero Mira sobre las dunas, fueron realizados años antes de comenzar la repoblación forestal que evitó que el núcleo urbano desapareciera bajo las arenas. "Se trata de una nueva actuación que realizamos desde el Ayuntamiento en colaboración con el IVCR+i para mantener es buen estado nuestra documentación histórica procedente del archivo municipal y de la casa-museo Ingeniero Mira", ha apuntado la concejala.

Por otra parte el conservador del museo arqueológico de Guardamar, Francisco J. Parres, ha señalado que los documentos en proceso de restauración han sido "cuidadosamente" seleccionados en base a su estado de conservación "con el fin de preservarlos y su puesta a disposición de los investigadores".

Los pergaminos que están siendo restaurados abordan diversas cuestiones de gobernabilidad, comercio, compra y venta de bienes y sobre aspectos de la conservación y arreglos de la ciudad amurallada en época medieval. Entre ellos, uno donde Pedro IV dicta una sentencia por la que Guardamar pasa a ser de nuevo aldea de Orihuela. En otro, Berthomeu Ivanyes, síndico y procurador de la universidad de Guardamar, solicita a Aznar Pardo de la Casta, portavoz del gobernador del Reino de Valencia, la expedición de un documento público de los procedimientos incoados ante él sobre la pesquera de la Augella.

En otro, Pedro IV prohíbe la entrada de vino en la ciudad de Orihuela y su término, debido al aumento de su producción, estableciendo sanciones para aquellos que lo introdujeran, salvo que contaran con licencia del Consell. Así mismo se abordan otras cuestiones relacionadas con el municipio donde por ejemplo, Catalina, viuda de Johan Marques, vende a Francesch Bisbe y a Fernando de la Oronella, el azarbe de la Augella y todos los bienes heredados de su marido por 3.100 florines de oro. Se releja al igual como el Consell General elige a Bernat Mazqueffa síndico y procurador de Guardamar, que vende a María (mujer de Fernández de Mesa), un censal de 220 sueldos anuales para construir un puente de piedra en el río Segura.

Berenguer de Vimbodí, síndico y procurador de Guardamar, vende un censal de 100 sueldos anuales, para armas y reparación del castillo, a Peryone (mujer de Petri Suavi), que fueron cargados por un precio de 60 libras, recoge otro pergamino con la misma temática que el documento de Juan II de Aragón, que concede al lugar de Guardamar un tercio del diezmo destinado a la reparación de su castillo y de sus murallas que se encontraban en estado ruinoso.

También se revela cómo Juan I de Aragón confirma a las villas de Orihuela y Alicante la donación del tercio diezmo para las obras de reparación de sus iglesias concedido desde tiempos de Alfonso X o que Francisco Rocamora i Rosell y su esposa Elisabet Togores i de Rocamora venden a Guillem Nicolau Dehona un censal de 750 sueldos anuales que fueron cargados originalmente por Johan Martínez Desteybar, síndico y procurador de la universidad de Guardamar a Arnaldo Rosell por un precio de 500 libras.


next
x