sin complejos / OPINIÓN

Comunismo o libertad

Foto: EFE/Juan Carlos Hidalgo
22/03/2021 - 

Aquí estamos, mejor dicho, aquí seguimos, porque nunca nos hemos movido de donde estábamos. Desde el Partido Popular Comunitat Valenciana hemos defendido los mismos principios de libertad individual, económica y social frente a los socialistas, nacionalistas y populistas. No hay vuelta de hoja sobre quiénes somos nosotros y contra quiénes nos enfrentamos en el ruedo político. Quizás por esa certidumbre hayamos sido unos tipos aburridos, pero nunca estancados. Fijos, diría yo, anclados en una forma de entender la vida y la política al servicio de todos. Nuestra presidenta, Isabel Bonig, ha intentado llegar a acuerdos con Ximo Puig ante la mayor crisis sanitaria y económica del último siglo porque lo primero son los valencianos. Y si no lo ha logrado ha sido precisamente porque ella nunca ha abjurado de sus ideas sobre qué es lo mejor para la Comunitat Valenciana, justo lo contrario de la política sectaria y nefasta del Botànic.

El anuncio de moción de censura de Ciudadanos contra el Gobierno del PP en Murcia nos pilló a todos trabajando en Les Corts. Nadie daba crédito en el grupo porque ni era el lugar ni es el momento para operaciones políticas más propias de Netflix que una postura responsable. Primero, porque lo único que se le puede reprochar a mi amigo Fernando López-Miras es que ha salvado a Murcia del desastre de la covid-19, a veces contra el Gobierno de Pedro Sánchez; y, segundo, porque estamos en medio de una pandemia mundial y una crisis económica sin precedentes. A los que se aburren y tienen tiempo de pergeñar estas maquinaciones, yo les recomiendo que trabajen un poco y así se les pasa.

Foto: EUROPA PRESS

Todos éramos conscientes de que esto no iba a quedar ahí. Si lo de Murcia me dejó patidifusa, tengo que reconocer que la convocatoria de elecciones de Isabel Díaz-Ayuso me devolvió el pulso. ¡Bravo por las mujeres del Partido Popular! Sin tutelas ni tu tías, como dijo mi admirado don Manuel. Es el mejor ejemplo de lo que hacen las presidentas populares, sacar adelante sus comunidades aunque se les pongan por delante socialistas, comunistas, nacionalistas o machos alfas primigenios. Hace una década, el eje de la prosperidad en España eran Madrid y la Comunitat Valenciana. Los ciudadanos han visto qué ha ocurrido en nuestra tierra, que hemos pasado de construir la Ciudad de las Artes de València a montar los hospitales voladizos de Puig.

Y han tomado nota de que la libertad es la mejor manera de prosperar, y por eso estoy convencida de que se darán cuenta de la necesidad de que Díaz-Ayuso tenga mayoría absoluta y de que Isabel Bonig vaya al Palau de la Generalitat. Tenemos que volver a unir lo que nunca se tuvo que quebrar, ese canal de libertad entre Sol y el Borja que llevó a España a los mejores niveles de prosperidad de su historia.

Foto: EUROPA PRESS

El desafío no es nada sencillo. Nos enfrentamos a un socialismo enfervorecido, que ha abandonado la socialdemocracia para ser punta de lanza del neocomunismo podemita, a un Pedro Sánchez que prefirió a Pablo Iglesias antes que a Albert Rivera y a un Ximo Puig que se queda con Mónica Oltra antes que con Toni Cantó, a quien respeto y le deseo la mejor de las suertes. La victoria de la macroizquierda en Madrid devendría en una mayor radicalidad de los socios de Sánchez en Moncloa, lo que significa indultos a los independentistas, más impuestos, expropiaciones de pisos vacíos, una educación sectaria y, a la postre, el colapso del país. Ejemplos tenemos de sobra. Comunismo o libertad es la decisión. No hay más.

Quien no haya visto lo que nos jugamos que Santa Lucía le conserve la vista. Y bienvenidos a esta lucha quienes tienen dignidad y principios para anteponer los intereses de todos los ciudadanos a los partidistas. En el Partido Popular tienen su sitio. Nosotros siempre hemos estado aquí. Pasen sin llamar.

Noticias relacionadas

la nave de los locos

La derechina patina

Son incorregibles, como dijo Borges de los peronistas. Las derechas españolas andan de nuevo a la gresca. La culpa del último desencuentro la tiene la derechina de Casado, crecida con las últimas encuestas. Pero aún queda mucho partido. El PP, le guste o no, necesita a Vox para gobernar los restos de España

XEITO I ESPENTA

Entre Waterloo y Salamanca

No es una ruta vacacional como la que muchos de ustedes empiezan ahora. La cumbre autonómica puede ser una foto o el inicio de algo. La mayoría de los comparecientes no se fían. No va Cataluña y el País Vasco acude tras haber conseguido unas cuantas bagatelas. Mientras Sánchez celebra su gestión de la pandemia y la recuperación económica.

next
x