Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 9 de julio y se habla de alicante coronavirus inmobiliario VIVIENDA solvia benidorm Turismo

ENTREVISTA AL SECRETARIO AUTONÓMICO DE TURISMO

Colomer: "Me preocupa que las CCAA entremos en una guerra de precios por el turismo nacional"

20/04/2020 - 

VALÈNCIA. La situación generada por la pandemia del coronavirus ha supuesto un golpe sin precedentes para la economía de la Comunitat Valenciana y del resto de España. Y aunque muchos sectores se han visto noqueados durante el mes que ya dura el Estado de Alarma, uno de los que ha sufrido apagón general y un duro golpe tanto al empleo como al Producto Interior Bruto (PIB) de la autonomía ha sido el turístico. 

Hoteles, hostelería o empresas organizadoras de actividades pasan por una situación en la que el horizonte, en su mayoría, es incertidumbre. No solo no hay fecha de reapertura, sino que el turismo será una de las últimas actividades en ponerse en marcha -y probablemente no a pleno rendimiento- tras perder una de las temporadas más importantes del año, la Semana Santa. Tampoco se sabe si se llegará al verano ni cómo será 'la nueva normalidad', que podría poner límites por sectores.

Mientras, a la espera de la decisión de las autoridades sanitarias, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, tiene claro que la misión principal de su departamento en estos momentos debe ser ayudar a mantener la estructura empresarial de las compañías del sector. Partidas sin sentido en la actualidad como las de Marketing se han reconvertido en inyecciones a pymes y autónomos. También se han convertido en canalizador de todas las peticiones del sector a nivel fiscal y laboral que redireccionan tanto a las consellerias como al Estado.

-Se están dando a conocer varios estudios desde el sector turístico que establecen fechas para una posible reactivación de actividad y reapertura de los hoteles. ¿Tiene el Consell alguna estimación concreta?

- Hay que ser muy sincero y realista. No tenemos certezas, no las hay. Lo primero es hacer frente a la situación sanitaria y los escenarios los irá señalando la autoridad sanitaria. Iremos al compás de sus decisiones, como no puede ser de otra manera. Es cierto que la caída de la demanda ha sido absoluta, por eso este sector será el que más tarde en levantarse. Por las particularidades del mismo, las características de esta enfermedad y la oleada de miedo que sacude el mundo. 

"Hay que ser muy sincero y realista. No tenemos certezas, no las hay"

Esto nos da de lleno en una línea de flotación. Pero claro, mientras no se resuelva, no haya esas garantías y nos vacunemos contra el miedo, en ese mientras tanto no está de más trabajar protocolos de las reaperturas controladas para el regreso por cada subsector. Y en eso es importante que nos apliquemos para que empiecen a brotar las constantes del mismo. 

- Uno de lo subsectores más preocupados por las aperturas es la hostelería. 

- Hemos propiciado una reunión de las autoridades sanitarias con el sector de la hostelería que se celebró la pasada semana. No hemos rematado ni concretado nada, pero sí hemos hablado de que cuando esté claro el cuándo, pase el Estado de Alarma y el sector de la hostelería pueda regresar, que los protocolos sean el resultado de un consenso con el sector. 

No obstante, pienso que estaría muy bien que esto se planteara a nivel nacional y hubiese unidad de criterios en los protocolos de vuelta a la actividad, llámese hoteles, restaurantes, festivales o golf. Lo que no sería lógico es que cada autonomía tuviese protocolos o inventara formas de poner en escena otra vez a la industria. Pero en ese mientras tanto tratamos de conciliar y que cuenten con el sector. 

- Se han aprobado ayudas para pymes y autónomos con un presupuesto de 6,5 millones. ¿Se estudia dar más ayudas en esta línea?

- Economía sacó su paquete de medidas hace unas semanas y nosotros hemos querido por la especificidad rehacer nuestro propio presupuesto de Turisme Comunitat Valenciana para reorientarlo en ayudas directas a todo ese tejido empresarial, pequeño y mediano, de los programas de Sicted, Creaturisme,... Pero lo digo con la boca pequeña, porque esto no salva el mundo. Es una ayuda de 2.500 euros y que hemos reorientado porque algo puede ayudar, y en este momento toca esto. Trasvasar recursos de la política turística al mundo de la empresa. 

"En estos momentos toca trasvasar recursos de la política turística al mundo de la empresa"

Ahora, el guión ha cambiado. Marketing y muchas cosas que tocaría estar haciendo no tienen ningún sentido y por eso hemos querido tener estos reflejos. En Festivales hemos hecho lo mismo, proteger en la medida que podamos a los estratégicos, porque el 2020 va a ser muy triste. Hay toda una gran petición que recorre Europa de las industrias culturales y musicales, que piden auxilio. Nosotros hemos querido hacer nuestra contribución, incrementando incluso un poco los recursos que teníamos. No vamos a hacer promoción, pero vamos a ayudar a la estructura de empresa a intentar resistir.

- ¿Se han mantenido todas las ayudas en el ámbito turístico? Esto no ha ocurrido en áreas como Industria, donde se han redireccionado partidas de otras convocatorias para las nuevas ayudas.

-  Nosotros hemos mantenido todas las órdenes de ayudas competitivas e incluso vamos a ampliar el plazo hasta final de año. También vamos a dar más flexibilidad en los propios contenidos y que puedan alterar sus proyectos presentados, adaptados al nuevo escenario. Además, vamos a ampliar el plazo de ejecución y justificación. Pero lo mantenemos todo. Los recursos de ayudas los hemos sacado de otras cosas que sabemos que no vamos a hacer. La prioridad número uno es ayudar a la empresa. 

- ¿Qué más ayudas se tienen en mente?

- Vamos a intentar seguir explorando posibilidades de reconvertir toda nuestra capacidad en ayuda. Esta primera era necesaria y en esa línea no descartamos nada. Pero hasta que no tengamos pulida una respuesta no me atrevo a decir y dar una falsa expectativa. 

- ¿Qué impacto va a tener esta situación sobre el sector?

- Irá por barrios, como siempre, pero será nefasto. Es un golpe muy duro. Pasar de los niveles en los que estábamos a esto. Porque hasta febrero, como último mes de normalidad, tuvimos los mejores registros de ocupación de los febreros. A mí nunca me gusta alardear de nada, pero había una dinámica y un ritmo en el sector razonablemente positivo. Y esto ha sido de 100 a cero. Todo cerrado. 

- Después de dialogar con ellos, ¿cuál diría que es el pulso del sector?

- El sector turístico entiende del esfuerzo, del sacrificio. Es un sector que se ha curtido trabajando cuando los demás ríen, disfrutan, beben, comen, se hospedan, son felices... El 'taraná' de este sector es muy especial. Son sufridores por definición, felizmente para el resto de la sociedad. Ahora, están muy dolidos y preocupados, pero también albergan la esperanza y durante este tiempo es un síntoma muy interesante la cantidad de asistentes en los cursos online que hacemos. El otro día participé en uno al que asistían 400 personas. 

"Dentro de esta locura y esta tragedia, hay una oportunidad para regresar más fuertes y más sabios"

A mí cuando la gente sufre no me gusta decir que esto es un gran valor, pero sí que hay que constatar que nunca tenemos tiempo para reciclarnos, para repensar nuestra estrategia, nuestro modelo,... Ahora, el sector está reseteándose e interpretando el mundo que nos viene encima. Acelerando conceptos de estrategia digital, online, de inteligencia,... En ese sentido, dentro de esta locura y esta tragedia, hay una oportunidad para regresar más fuertes y más sabios. 

- Hosbec pidió un tratamiento fiscal favorable en las donaciones y colaboraciones altruistas que han hecho las empresas por el Covid-19, como son los hoteles medicalizados o para sanitarios, donaciones de material, etc. ¿Se contempla?

- No es competencia mía y lo que yo diga es muy fácil de decir. Pero sí que es verdad que todas las peticiones que me han llegado del sector las hemos redireccionado a las instancias de la Generalitat competente. En las videoconferencias del consejo de Turismo de España y en otros foros también lo estoy diciendo, que esto tiene que tener la dimensión fiscal, financiera y laboral que solicitan las empresas y que muchas de ellas son muy razonables.

Y es que hay quien no ingresa nada, que además ya estaba sometido a préstamos o estaba hipotecado. Es lógico que el Estado también atienda aquel al que se le ha roto la vida en esta desgracia. Y me iría más arriba, a Europa. También ayuntamientos y diputaciones. Aquí estamos todos concernidos en atender esta situación. Podemos vivir sin muchas cosas en el turismo, pero sin tejido empresarial turístico no hay propuesta, promesa ni oferta. Y en lo fiscal claro que deberían verse gestos. 

- ¿Qué peticiones se le han hecho al Estado?

- En el tema de los ERTE que se prolonguen lo que sea necesario y más, porque en el sector turístico no será acabar el Estado de Alarma y volver a vivir. Los picos de la curva de los mercados emisores, sincronizar que no vengan antes de tiempo, los pasaportes sanitarios con las garantías de que no habrá rebrote aquí,... Hay tantas variables en el tablero que el tema de los ERTE no pueden ser tan fríos en este sector. 

"Necesitamos un plan para el sector turístico con condiciones razonables y competitivas"

En lo fiscal, el impuesto de sociedades, el autónomo, el IVA, ... Mientras este sector no ingreses nada, pues negociación, traslado o aplazamiento son los verbos que se deben conjugar ahora. Bonificación, exoneración en lo posible. Yo no soy la autoridad fiscal, pero ahí se debe de tener la máxima sensibilidad y hemos trasladado todo lo que nos ha pedido el sector. Y en lo estratégico y financiero necesitamos un plan para el sector turístico con condiciones razonables y competitivas. 

Y después preparar muy bien el regreso de Turespaña a la promoción y nuestro posicionamiento en los mercados, con mucha inteligencia, solo cuando sea el momento. En el Marketing hay que ser más audaces que nunca, ahora sería tirar el dinero. Pero en ese sentido, nuestro regreso tiene que ser muy fuerte. 

- Todos tenemos el turismo nacional en mente como la opción más inmediata.

- Una preocupación que he trasladado en la reunión del consejo de Turismo de España, donde están presentes el resto de autonomías, es que si todas las regiones vamos a ir a por el mercado nacional en el corto plazo, me preocupa sobre manera que compitamos en precio. Que todo aquello que hemos ido ganando con sangre, sudor y lágrimas estos años, donde la rentabilidad ha sido un objetivo que hemos ido poco a poco escalando y remontando, que ahora, como todas las autonomías hablamos de lo mismo, del turismo nacional, que entremos en una guerra de precios. Es, de hecho, una circunstancia que hay que tener muy en cuenta. Al final el mercado manda, pero es una preocupación que está ahí.

-Una de las principales preocupaciones de las empresas turísticas es que se transmita una imagen de seguridad sanitaria sobre el destino para favorecer el regreso de visitantes de otros países. ¿Hay que armar un plan de marketing para esto?

- Sí, pero el marketing comienza siempre en el producto y en la verdad. En la realidad. Nos enfrentamos a una enfermedad, que no es lo mismo que decir que mi local no tiene humos. Es complicado, y tenemos que avanzar mucho en todos los parámetros e índices de seguridad porque la inteligencia y la escucha activa nos dice que éste será uno de los más valorados. Eso, en nuestra oferta, tenemos que armarlo muy bien porque la credibilidad y la reputación es lo más importante. 

"Hay que hacer protocolos que sean creíbles, fiables, muy chequeados por Sanidad y que puedan ser seguros"

La seguridad ante esta enfermedad es una historia que depende mucho de la estrategia sanitaria, de los dictámenes sanitarios y nosotros tenemos que protocolizar la desescalada. Hacer que estos protocolos sean creíbles, fiables, muy chequeados por Sanidad y que puedan ser seguros. Pero ya no es que tú lo seas, sino que quien venga no genere rebrotes. Por eso se habla tanto en otros países del pasaporte sanitario, de la trazabilidad de tus contactos,... Vivimos en una distopía y hasta que tengamos la vacuna es evidente que el regreso y la actividad paulatina tiene que ofrecer sí o sí garantías de seguridad. Solo así te la puedes jugar saliendo al mundo y diciendo que eres seguro. 

-El turismo internacional será el más afectado, de hecho se apunta su vuelta para el segundo semestre de 2021. ¿Qué pasa con las empresas que se dedican a este sector?

- Todo parece indicar que el producto MICE, por su propia característica de congregación, de acumulación de personas, y por muchos motivos, será de los que más sufran en estos momentos. Los nuevos formatos de hacer congresos, meetings o reuniones tendrán que readaptarse, pero no puedo decir mucho más. Estos meses van a ser muy duros. 

- ¿Va a ganar puntos el turismo rural? En esto Castellón lleva ventaja...

- Todo lo que he dicho hasta ahora no escapa a Castellón, lo que sí que es verdad es que ofrece un algo, y quiero ir marcando un punto de esperanza, y es que la dimensión de interior, y es un plus diferencial que aporta de Castellón, es un espacio menos masificado, lo que abre una oportunidad. El ámbito rural, la propuesta más natural, puede tener una oportunidad en estos momentos mayor que otros modelos turísticos.
 

- ¿Cómo se imagina el turismo después de todo esto?

- Cuando todo esto pase la humanidad habrá tenido que hacer una gran cura de humildad. Somos más frágiles, más vulnerables, somos una sola humanidad. Lo que pase en China o África nos tiene que importar. Un espíritu más cosmopolita, solidario y de raza humana; genérica, única. Seguiremos queriendo viajar, y eso no se va a perder, venceremos el miedo. Viajar y hacer turismo seguirá siendo un objetivo irrenunciable para la condición humana porque nos humaniza y enriquece. 

"Seguiremos queriendo viajar, y eso no se va a perder, venceremos el miedo"

Nos protocolizaremos, habrá inteligencia artificial que nos ayude a reaccionar mucho antes y mejor. La tecnología, sin perder el norte humanista, estará al servicio del turismo seguro. Este sector seguirá tirando del carro y será locomotora. Tenemos que hacer que los algoritmos predictivos estén al servicio de la salud, la prevención y de una mejor convivencia, no al servicio de una distopía para que pasado mañana aparezca un captador biométrico que nos use para saber nuestro consumo. La tecnología nos puede ayudar a ir a una humanidad más confiable. Por eso recargar de ética los algoritmos y la inteligencia artificial y el control democrático de todo esto será la clave. Pero la tecnología va a experimentar un subidón de protagonismo.

- La semana pasada usted envió una carta pidiendo medidas legislativas y económicas de apoyo a las promotoras. ¿Ha obtenido respuesta?

- En el tema de las industrias culturales ligadas a nosotros, lo de los festivales es un buen ejemplo, pero tenemos que hacer más cosas. De las propuestas que nos han hecho he ido distribuyendo y trasladando a los diferentes ámbitos de fiscalidad, temas financieros, de consumo. Hemos ido ejerciendo de puente entre las diferentes instancias. ¿La nuestra? Hemos redireccionado todo para ayudar entre ellos a los festivales estratégicos. 

- ¿Es factible que los macrofestivales se celebren este verano? Grandes citas como Arenal Sound o FIB siguen manteniendo que lo van a intentar celebrar. 

- No es algo que pueda decir. Cualquier cosa irá al compás de lo que diga Sanidad. Es el paraguas que vale para cualquier pregunta. 

- ¿Se baraja algún ERTE en las empresas públicas vinculadas a Turismo?

- En Turisme Comunitat Valenciana se tuvo un ERE muy fuerte en el periodo anterior a que entráramos nosotros y en términos de plazas estamos tiritando, en cualquier coyuntura. No tengo constancia ni me lo planteo. Y Cacsa también viene de un ERE, por lo que no tenemos nada de esto sobre la mesa. 

Noticias relacionadas

next
x