Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Calviño pierde contra el irlandés Donohoe, que presidirá el Eurogrupo en la crisis del covid-19

9/07/2020 - 

BRUSELAS. Hubo que llegar a la segunda ronda de votaciones para que el presidente del Eurogrupo saliera elegido, dentro de un grupo que comenzó con tres rivales y que llegó con dos a la segunda vuelta para suceder al portugués Mario Centeno. Fue precisamente el portugués quien lo anunció poco antes de la 19.30 horas en un tweet, felicitando al nuevo presidente, el irlandés Paschal Donohoe, contra todas las previsiones que daban como ganadora a la española Nadia Calviño.

El nuevo presidente del Eurogrupo es economista de formación y ha desarrollado casi toda su carrera profesional como político ocupando varios cargos como ministro en el Gobierno de Irlanda, por el partido conservador irlandés. La candidatura de la española era la más consistente al tener experiencia en las instituciones europeas, donde ha desarrollado su carrera profesional como alta funcionaria. Llegó a  ocupar el cargo de Directora General de Presupuestos de la Comisión Europea de 2014 a 2018, año en que accedió al gobierno de Pedro Sánchez como ministra de Economía.

No obstante, fue el ministro irlandés quien se valió de la mayoría que los populares tienen en el Eurogrupo y de sus políticas de fiscalidad, lo que le alzó con la presidencia una vez fue descartado el ministro luxemburgués para la segunda ronda, al retirar su candidatura.

A las seis de la tarde comenzaban a votar el nombramiento del próximo presente del Eurogrupo, después de la renuncia de Mario Centeno a continuar un segundo mandato de dos años y medio. El nombre de la vicepresidenta económica del gobierno español, Nadia Calviño sonaba entre los favoritos por las grandes economías de la zona euro, en contraposición con el irlandés Paschal Donohoe y el luxemburgués Pierre Gramegna, después de que Francia anunciara su apoyo a la ministra española.

Alemania, Italia, Portugal, Grecia y Finlandia habían mostrado su apoyo desde el primer momento a Calviño. La presidencia del Eurogrupo necesita del voto de diez miembros en la primera votación y, si no se consiguen, se pasa a la segunda vuelta. Donohoe (Partido Popular) contaba desde el principio con Austria, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Letonia y Chipre. Y Gramegna tenía el apoyo de Países Bajos, Bélgica y Malta. Lituania no se había decantado y podría ser el voto decisivo. 

 

Tras un primer resultado en el que ninguno de los candidatos obtuvo los diez votos, se hizo un receso para reposiciones candidaturas, con la posibilidad de pactar la retirada de alguna de ellas. Señalar que la votación es secreta.

Hacen falta diez votos de los 19 países que conforman la zona euro. No importa el tamaño del país o de su economía, la máxima que rige para todo en la Unión europea desde su fundación es “un país, un voto”. Así, con un norte y un sur divididos por la crisis y en un momento en que son tan importantes la decisiones en materia económica, el control a través d la presidencia del Eurogrupo es decisivo.

Ya se vio con el presidente anterior a Centeno, el polémico Jeroen Dijsselbloem, que presidió  del Eurogrupo desde el 21 de enero de 2013 hasta el 12 de enero de 2018, en los peores años de la crisis financiera. El holandés se destacó por su desprecio a los países del sur, rescatados en su mayoría. "En la crisis del euro, los países del euro del Norte han mostrado su solidaridad con los países en crisis. Pero quien la exige también tiene obligaciones. No puedo gastarme todo mi dinero en licor y mujeres y a continuación pedir ayuda”, declaró en referencia a los países del sur que sufrieron los rescates y las medidas de austeridad.

Aquellas políticas han sido recientemente denostadas por su dureza y los efectos negativos en la recuperación de la economía, en contraposición con las que está llevando ahora la Union Europa tras la crisis del covid-19.

El Eurogrupo es un órgano informal en el que los ministros de los Estados miembros de la zona del euro debaten cuestiones vinculadas a sus responsabilidades comunes relativas al euro. Data de 1998, cuando se realizó su primera reunión, siempre la víspera del Ecofin, la sesión del Consejo de Asuntos Económicos y Financieros, con todos los ministros de los atados miembros de la Unión Europea.

Su principal cometido es asegurar una estrecha coordinación entre las políticas económicas de los Estados miembros de la zona del euro. También tiene por objetivo fomentar las condiciones para un crecimiento económico más sólido. Asimismo se encarga de preparar las Cumbres del Euro y de los correspondientes trabajos consecutivos. El Eurogrupo se reúne normalmente una vez al mes.

En esta reunión, además de la votación del cargo de presidente el Eurogrupo ha tratado de la situación económica de la zona del euro, basándose en una presentación de las previsiones económicas provisionales de la Comisión Europea del verano de 2020. El cometido del Eurogrupo en la coordinación de las políticas económicas es especialmente importante este año debido a la magnitud de los retos para las políticas derivados de la pandemia de covid-19.

Los ministros también debían debatir la situación presupuestaria en la zona del euro. El debate servirá de base para los preparativos de los proyectos de planes presupuestarios y de las recomendaciones para la zona del euro para 2021.

El presidente del Consejo Fiscal Europeo, Niels Thygesen, ha presentado el reciente informe de este organismo sobre la evaluación de la orientación de las políticas presupuestarias adecuada para la zona del euro. La Comisión también presentará su evaluación de la situación presupuestaria derivada de su análisis de los programas de estabilidad de 2020.

La economía de la UE experimentará una profunda recesión este año como consecuencia de la pandemia de coronavirus, a pesar de la respuesta política rápida y general a escala nacional y de la UE. Debido a que la atenuación de las medidas de confinamiento va más lenta de lo previsto en nuestras previsiones de primavera, el impacto en la actividad económica en 2020 será más significativo de lo esperado.

Noticias relacionadas

next
x