Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

SILLÓN OREJERO

Boy Commandos: Un cómic para los niños que querían matar nazis

En los años 40, fueron tan leídos como Batman o Superman. Los cómics de Boy Commandos reunían las hazañas bélicas de un grupo de niños huérfanos que formaban parte de las tropas especiales. Nunca ningún superhéroe de Jack Kirby dio el salto y luchó directamente contra las tropas del Eje, solo lo hicieron ellos. Los personajes tenían mucho del Kirby que creció en las peores calles de Nueva York, siempre enfrentado a pandillas callejeras. Y no había miramientos, se trataba a los nazis de "ratas"

7/10/2019 - 

La deshumanización del enemigo les importaba un rábano. Las historietas desde el primer número hablaban de "ratas con uniformes nazis" o "Satán lleva la esvástica". Eran los Boy Commandos que Joe Simon y Jack Kirby crearon para DC. Como concepto, fue una mezcla de las historias bélicas que inundaron el mercado en esa época y las historias de pandillas callejeras. Se trataba de tropas especiales, unidades de elite del ejército formadas por niños huérfanos de origen multinacional y que se dedicaban a matar nazis sin piedad.

Kirby era un genio a la hora de moverse en el negocio, como demostró cuando se lanzó un cómic romántico para chicas como Young Romance pero en el caso de las aventuras adolescentes había algo más que dominio del mercado, Kirby estaba marcado por todo lo que vivió de crío en las calles de Nueva York.

Era el primogénito de una familia de judíos austriacos. Creció en el Lower East Side y se enfrentó a la ley de la calle. Lo curioso, como señala su biógrafo Charles Hatfield en Hand of Fire, es que un niño al que lo que más le gustaba era leer y dibujar pudiera salir adelante en un ambiente tan adverso. Tanto que quedó marcado para toda la vida por los códigos de honor callejeros que aprendió a base de peleas.

Llegó a describir su barrio como "un campo de batalla multiétnico" hasta que entró en la Boys Brotherhood Republic, una organización que ocupaba las horas de los jóvenes de los barrios conflictivos con tareas y trabajos para apartarlos del hampa. Toda la camaradería que aprendió ahí, entre chavales que venían de la pobreza extrema, marcó las ideas que desarrolló posteriormente en sus cómics, pero en aquel momento le sirvió para meterse de lleno en historias sobre adolescentes como en The Young Allies, The Newsboy Legion, Boy Explorers o la que nos ocupa, The Boy Commandos, que fue un superventas absoluto. La serie más popular de su momento junto a títulos del relieve de Superman o Batman.

Los primeros números, sobre todo antes de que Simon y Kirby tuvieran que irse también a la guerra, recorrieron todos los frentes de la II Guerra Mundial. En algunos casos con portadas que directamente contenían propaganda del estado pidiendo que se comprasen bonos y obligaciones de los Estados Unidos para ayudar al esfuerzo bélico. Luego la cosa fue cambiando y las aventuras se diversificaron. La pandilla podía aparecer tanto en el salvaje oeste como en otros planetas en historias de pura ciencia ficción. 

No se daba puntada sin hilo en estas viñetas. A los niños de la época les quedaba claro como los nazis maltrataban a los civiles y les tenían atemorizados hasta que aparecían los héroes, que eran niños como ellos. Su misión consistía, de hecho, en ayudar a los lugareños que sufrían la ocupación. Una historieta especialmente escalofriante y llena de muertos en este aspecto es la que se desarrolla en Lidice, Checoslovaquia, donde aparecían en las viñetas los civiles ahorcados de mala manera.

En la web de Jack Kirby Museum se destaca que esta es una de las series más especiales jamás firmadas por sus autores porque de todas sus creaciones fueron los únicos que realmente fueron a la guerra a luchar contra las fuerzas del Eje. Ningún superhéroe saltó el Atlántico para medirse en las trincheras directamente a las tropas de Hitler, solo fueron capaces de esa proeza los huérfanos de Boy Commandos. 

El niño más destacado quizá fuese Brooklyn, un personaje que luego fue desarrollado como Dan Turpin por DC. En estas páginas también aparecía con bombín, pero era un sombrero más largo y colorado. Nunca se lo quitaba, ni en primera línea del frente, lo que le daba cierto aire al Joseph Porta de Sven Hassel, que fue ideado muchos años después. 

El mismo Kirby conoció de primera mano el frente después de idear estas historietas, al igual que Simon, su compañero, que fue destinado a una unidad de guardacostas. Kirby tuvo un destino más problemático, le tocó infantería. Dio el salto a Europa dos meses después del desembarco de Normandía. Su unidad combatió cerca de Bastogne, como los soldados de la excelente serie Band of brothers. Al final, el autor tuvo que ser hospitalizado con síntomas de congelación en las piernas y en los brazos. Estuvo meses ingresado en Londres con las extremedides moradas y del tamaño de las de un elefante. 

Como concepto, hay muchos detalles que hacen que Boy Commandos sea única en su especie. Primero, porque era normal que al público consumidor de tebeos se le propusieran conflictos que eran resueltos por superhéroes, en un pacto con el lector. Sin embargo, a la hora de afrontar una idea realista, como es la cruda guerra que se estaba librando en Europa y en el Pacífico, enviar allí niños huérfanos a matar y arriesgar su vida suponía cruzar una línea.

Cuando los chavales entran en combate, en escenarios de guerra reales, que se produjeron, el peligro de muerte al que se les sometía era inminente. El mismo que experimentaban los soldados adultos en la realidad y en la ficción bélica, aunque al final siempre hubiese algún elemento del guión que forzase los acontecimientos de manera disparatada, pues al fin y al cabo se trataba de un tebeo. Pero era, como tantas otras de sus obras, una propuesta creativa, premiada con el éxito, y que traspasaba barreras de lo que se había hecho hasta entonces. La que fue su marca personal. 

Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

'El hijo de Hitler', una ucronía en la que el führer es asesinado por un hijo secreto

Por  - 

En los años 70, apareció un hombre en Francia que aseguraba ser el hijo de Hitler. El Führer, cuando fue soldado en la Gran Guerra, se habría acostado con su madre. Hubiera pasado como una chaladura más en pleno auge de los seguidores de OVNIS, pero el albacea de Hitler le dio credibilidad. Ahora los historiadores serios, como Ian Kershaw, descartan la ocurrencia como "extremadamente improbable", pero la leyenda sirvió de argumento a una novela gráfica motivada por los disturbios de Charlottesville en agosto de 2017 

sillón orejero

Chicha, Tato y Clodoveo: cuando los héroes de los niños estaban en el paro

Por  - 

Lo mismo que en los tebeos infantiles de la posguerra española apareció un personaje como Carpanta, un hombre que se moría de hambre, en la España de los 80, que estaba sufriendo las consecuencias de la crisis industrial y la reconversión, surgieron tres personajes que tenían como denominador común que eran jóvenes y estaban en paro. En sus páginas, Ibáñez ponía el acento sobre un problema que sigue presente en la sociedad, e incluso ya planteaba el aumento del desempleo derivado de los procesos de automatización.

Hasta Nóvgorod, la carne de cañón de la División Azul

Por  - 

En la línea de trabajos recientes que exploran las circunstancias de todos los que se vieron obligados a combatir en la Guerra Civil o la II Guerra Mundial, 'Hasta Nóvogorod' trata las memorias de un combatiente de la División Azul que tuvo que alistarse para salvar su vida debido a su pasado comunista de campesino extremeño, una condición que compartió con muchos "camaradas". No fue una excepción, el valenciano Luis García Berlanga tuvo que hacer lo mismo para borrar el pasado de su padre. Allí, todos llegaban a las mismas conclusiones.

next
x