X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 23 de septiembre y se habla de chs MARRIO URREA Río Segura gota fría benidorm alicante urbanismo bricomart

cómic

Ali golpea en viñetas

Flow Press publica en español el cómic biográfico de Muhammad Ali, una de las figuras populares más relevantes e influyentes del pasado siglo

4/11/2018 - 

VALÈNCIA.- Si hay un arte además del Teatro que siempre esté “en crisis” ése es el Boxeo. Está en crisis ahora, dicen, cuando Mayweather y Pacquiao, las últimas estrellas conocidas por los no connaisseurs, se han hecho a un lado, y HBO —el canal de televisión de pago que nació y creció precisamente llevando el boxeo a los domicilios de Estados Unidos— acaba de anunciar que dejará de emitirlo precisamente con el fin del año en curso. Pero lo ha estado en numerosas ocasiones con anterioridad. Una de las más populares fue precisamente coincidiendo con la retirada de Rocky Marciano, el campeón invicto de los pesos pesados, cuya inigualable figura, unida a la aparición precisamente de la televisión retransmitiendo combates, llevó al crítico A.J. Liebling a pronosticar el fin del denominado “noble arte” a mediados del siglo pasado. Y así hasta hoy.

Precisamente fue Liebling el que, en sus reportajes recopilados en el afamado ensayo La Dulce Ciencia (Capitan Swing, 2018), mostraba la antipatía que le generaba un boxeador joven y talentoso, aunque muy bocazas, que empezaba a despuntar por aquella época. No es que Liebling no diera una (no se lo tengan en cuenta, su libro es estupendo), sino que lo cierto es que, mirado de manera aislada, el joven Cassius Clay parecía un auténtico cretino. Sin embargo, como todo el mundo sabe, aquel joven bocazas se convirtió con el paso del tiempo en Muhammad Ali, uno de los iconos más reconocidos del deporte a nivel mundial.

Los méritos para conseguirlo son algo que sus seguidores tendrán claro, pero para los que todavía no entiendan cómo un boxeador —y además un boxeador con una personalidad tan compleja como Ali— se convirtió no solo en una figura tan apreciada por la comunidad negra y el movimiento antiimperialista mundial, tienen una nueva oportunidad para adentrarse en su figura en Muhammad Ali, el cómic biográfico recientemente publicado con todo el mimo por la editorial Flow Press .

Escrito por Sybille Titeux de la Croix y dibujado por Amazing Ameziane, el álbum repasa a través de sus 120 páginas la vida del boxeador (su infancia y el descubrimiento de su negritud, su éxito olímpico, su toma de conciencia política y religiosa, su negativa a ir a la guerra de Vietnam, su resurrección deportiva, etc.) y al tiempo la historia de las décadas más convulsas de la historia reciente de los EEUU, en las que la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos y el papel bélico del país norteamericano tuvieron a Ali en uno de los roles principales, compartiendo escenas y debates públicos con figuras como Malcolm X, Nixon, John F. Kennedy, o Edgar Hoover.

Todos ellos y muchos más irrumpen en las viñetas de trazo realista y tono sepia de Ameziane, introducidos como la propia historia, con un buen ritmo narrativo por parte de Titeux, pese a la cantidad y densidad de la información aportada. En este sentido cabe apuntar que la obra no es ni un alegato del boxeo —el libro se abre con una introducción que casi define este deporte olímpico como un acto de barbarie— ni una hagiografía de Ali, sino que supone un repaso minucioso de algunos de los momentos más significativos, deportivos y políticos, de la vida del boxeador, sin inclinarse fundamentalmente a alabarle ni condenarle por su reacción en los mismos.

De esta manera, sus seguidores encontrarán en este ‘Muhammad Alí’ un lujoso tomo en formato cómic que disfrutar y añadir a las biografías y textos dedicados al púgil por figuras literarias como Norman Mailer o David Remnik; y los profanos, un excelente documento con formato cuasi de ensayo sobre una de las figuras populares más relevantes e influyentes del pasado siglo, con todos sus claroscuros. Si les caben dudas de su tirón, tras su éxito internacional el tándem Sybille Titeux y  Amazing Ameziane ya han facturado en Francia otro álbum de similares características dedicado a la más desconocida figura de Anna Coleman Ladd. Pero ese aún está por ver si se publica en Españ. Por lo pronto, vale la pena encajar con gusto el golpe de Muhammad Ali’. Y luego de la crisis del boxeo, que siga disfrutando quien quiera. 

Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

35 años de uno de los cómics clásicos de los 80: Secret Wars

Por  - 

El capitalismo puede ser más capitalista que el propio capitalismo. Lo prueba la mítica serie de Marvel en los 80, Secret Wars. Unos tebeos que fueron concebidos para lanzar una gama de muñequitos de juguete, pero no al revés. El fabricante dictaba hasta qué vehículos quería que hubiese en la ficción para venderlos en la realidad. Pese a todo, fue un tebeo histórico que planteó la historia definitiva: enfrentar a todos los superhéroes con todos los supervillanos a la vez en un mismo planeta lejano

sillón orejero

'Cómo traté de ser buena persona': Vida poliamorosa de una ex punk

Por  - 

La pregunta es sencilla ¿Puede una mujer amar a dos hombres a la vez? Uli Lust trata de darle respuesta a este conflicto en su última novela gráfica aportando su historia personal. Tuvo una relación abierta en Viena con un culto actor austriaco y con un mecánico africano de convicciones tradicionales. Una experiencia que acabó como el rosario de la aurora, pero es que la autora no tiene nada que demostrar. La vida no la ha inventado ella

SILLÓN OREJERO

Escobar antes de Zipi y Zape: sus chistes durante la Guerra Civil

Por  - 

Dibujante prolífico y versátil en los años 30, Escobar trabajó en publicaciones burguesas como en otras con contenidos eróticos y sexuales. Durante la Guerra Civil, formó parte de la plantilla de L'Esquella de la Torratxa, uno de los semanarios satíricos con mayor difusión. En sus páginas, puso sus lápices al servicio de la causa antifascista, pero también se vio envuelto en el conflicto que se desencadenó en Cataluña entre anarquistas y comunistas y la rivalidad que hubo entre el gobierno de la República y la Generalitat

next
x