X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

17, 18 y 19 de mayo en el tossal

'Alacant Desperta', un festival de cultura y conciencia social custodiado por la luna llena

15/05/2019 - 

ALICANTE. El festival ha muerto. No se alarmen, en la tumba solo se ha enterrado su sentido tradicional y antes de finalizar el velatorio ya había renacido con nuevas características y una manera distinta de entenderlo. Considerado en sus inicios como un evento musical en su mayoría, toda clase de manifestaciones culturales bailan ahora en los festivales, acompañando a la música y el baile las artes plásticas, las audiovisuales o las representaciones teatrales. Pero el mestizaje de artes no supone una idea tan rompedora, motivo por el cual los festivales también se han convertido en un método de concienciación sobre temas sociales que preocupan cada vez más a los ciudadanos y ciudadanas, como el medio ambiente o la inclusión igualitaria de todas las personas.

Si este fuera el resumen de un evento cultural llevaría el nombre de Festival Alacant Desperta, una iniciativa cultural que se celebra los días 17, 18 y 19 de mayo en la zona de El Tossal de Alicante, "un sitio privilegiado con unas vistas espectaculares de la ciudad y de la luna llena de mayo, ya que siempre los hacemos coincidir", valora la presidenta de la asociación Alacant Desperta, Nevenka Rubio. Bajo el lema som carrer, som cultura, la sexta edición del festival -organizado por la misma asociación y la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento- vuelve de una forma muy urbana con el objetivo de "difundir la cultura de base alicantina", detalla Rubio.

Y es que el proyecto cuenta con la participación altruista (al igual que los colaboradores del evento) de más de 400 artistas (la gran mayoría de Alicante y de la provincia), los y las cuales permiten que una voluntad cultural como esta se materialice y se desarrolle con cada edición: "La evolución a nivel artístico ha ido creciendo, así como las ganas de participar. Hay gente que se va a quedar fuera del cartel porque ya no hay espacio ni horarios", confiesa la presidenta.

Deporte urbano, música, baile, artes escénicas, talleres... Una oferta de actividades que no excluye ningún tipo de arte ni a ninguna clase de público. El recorrido a lo largo de los diez escenarios está repleto de una representación variada de la cultura, como enumera Rubio: "Hay de todo: escenario de rock (aunque, como es el más grande, también admite otro tipo de música), escenario de hip-hop, que abarca música y graffitis, el espacio de artes poéticas, artes escénicas, debates, cuyo tema es la conversación sobre hacia dónde va la cultura, talleres de sexualidad y de educación enfocados a niños y jóvenes, cursos de danza, taichí, yoga... Intentamos que todas las artes estén presentes".

Un festival de cultura participativa que, además, adopta una connotación social al intentar concienciar al público asistente sobre temas de los que todos los ciudadanos y ciudadanas son resposables, como la postura de preocupación medioambiental: "Tenemos un grupo de sostenibilidad, porque nuestra intención a corto y medio plazo es organizar festivales con residuos cero, es decir, creemos que existen posibilidades de hacer las cosas de otra manera en cuanto a los residuos", explica. Por lo que respecta a la inclusión de los distintos colectivos el evento también mantiene su postura clara: "Tenemos un punto violeta porque parece que cada vez resulta más necesaria la concienciación en cuanto a las actitudes y violencia machista. Dentro del festival se hace mucho hincapié en que no se tolerará ninguna actitud machista, xenófoba ni de ningún tipo. La intención es la inclusión de todas y de todos, por lo que también fomentamos la inclusión de personas con capacidades diversas, a través de actividades como una carrera en silla de ruedas o con sacos, cada persona con sus propias capacidades", reivindica Rubio.

Ya sea por la cultura, por el ambiente o por los valores que transmite, el Festival Alacant Desperta "siempre ha tenido una acogida fantástica por parte de los y las asistentes", garantiza la presidenta de la asociación, quien asegura que "el público es muy activo y nunca ha existido ningún altercado, por lo que se debe reconocer que el festival constituye un campo de respeto y convivencia espectacular". El hecho de que suponga una actividad completamente gratuita y al aire libre potencia la visita de las personas al evento, que se celebra en "un parque, de ahí la recuperación de esos espacios públicos semi abandonados que también forman parte de la ciudad", manifiesta.

Si bien es cierto que la evolución a nivel artístico y organizativo a ido creciendo con cada edición, "a nivel técnico cada vez se ponen las cosas más difíciles para que organizaciones o asociaciones como Alacant Desperta puedan llevar a cabo este tipo de proyectos", expone Rubio. Y critica que "la legislación actual exige unas condiciones que no todas las asociaciones pueden permitirse, por lo que esta clase de iniciativas cuestan mucho esfuerzo".

Noticias relacionadas

next
x