X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

la reforma del callejero

Tienes que ser reina o virgen para tener una calle en el centro de Alicante

9/03/2018 - 

ALICANTE. La manifestación del 8M que ha recorrido el centro de Alicante lo ha hecho por un callejero en el que no hay ninguna mujer representada. Las calles más transitadas de la ciudad no tienen ningún nombre femenino. Las excepciones más cercanas son las que están dedicadas a una reina y una virgen. 

El lío que se lleva con los nombres de las calles hace que en el centro de la ciudad aún esperen las tres únicas propuestas que se han hecho para mujeres. Las que serían sustituidas serían las dedicadas a Felipe Bergé, Teniente coronel Chápuli y Teniente Robles. La primera, junto a la plaza de la Montañeta, pasaría a ser Periodista Pirula Arderius, la reportera alicantina que destacó por su gran profesionalidad en los años 70 y 80. Las dos dedicadas a tenientes que se quieren retirar, la una perpendicular a la Rambla y la otra a Doctor Gadea, pasarían a homenajear a la ministra Federica Montseny y la poetisa Francisca Aguirre.

"La mujer ha sido invisible hasta hace muy poco tiempo", cuentan los representantes de la asociación Alicante Vivo. Esta ha participado en las comisiones que se organizaron para estudiar los nombres de las calles que se podían cambiar con la reorganización impulsada por la ley de Memoria Histórica. 

Expertos en el callejero alicantino, desde Alicante Vivo señalan que la otra gran razón por la que históricamente se ha destacado el papel de las mujeres es por las donaciones de terrenos. Así pasó con Enriqueta Ortega, Carmen Tato y Carlota Pasarón -en el barrio de San Blas-, Benefactora Remedios Uriarte -en Carolinas Altas- o Enriqueta Elizaicín -en el de Benalúa-, que eran familiares de los dueños de esos espacios.

Esa misma razón sirvió para que recibiera esta clase de homenaje Marta Barrié. Fue en 1928, lo que en principio situaría a la hija del cónsul Benjamín Barrié como la primera en tener una calle, sin pertenecer a la realeza o al santoral. En 1931, la liberal Mariana Pineda tuvo una, la actualmente dedicada a Tucumán. Esta refleja el cambio de denominación que reciben las vías según el color de los políticos. Antes que a la mártir de la causa liberal estuvo dedicada a la reina María Cristina.

El cambio se hizo esperar hasta la actualidad. Aún así, cuando se planteó la necesidad de retirar los nombres de calles, que afectaba a 37, eran 14 las que recibirían a mujeres, ya fuera en individualidad o por colectivos determinados. Y de estas, eran tres las que se eligieron para el centro.

Y, a todo esto, aún queda ratificar estas propuestas de cambio. Unos trámites que se espera finalicen este marzo y que hacen que por eso las calles se mantienen rotuladas con los nombres antiguos. Ahora son los vecinos quienes tienen también su voz en este caso a través de las Juntas de Distrito. Y en la propuesta de la zona centro la alternativa de Federica Montseny no parece haber convencido. De aprobarse la opción vecinal, se quedarían solamente Pirula Arderius y Francisca Aguirre entre todos los hombres representados en el centro de Alicante.

Noticias relacionadas

La nave de los locos

¡Cuidado con los ‘desdobladores’!

Son una plaga. Allá donde vayas te los encuentras con su monserga del lenguaje inclusivo. Hombres y mujeres sin distinción, siguiendo el catecismo laico de lo políticamente correcto, te dan la tabarra desdoblando el género de las palabras hasta caer en el ridículo. El Gobierno presiona a la RAE para que dé carta de naturaleza a este desatino. Esperemos que los académicos se mantengan en su sitio      

next