X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

plan de acción territorial

Si Elche no participa en su futuro, no tendrá futuro; los agentes sociales opinan sobre el PAT

5/01/2018 - 

ELCHE. Empieza a caminar el Plan de Acción Territorial (PAT) de Alicante y Elche. La Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio ya ha adjudicado la redacción, que afectará a 14 municipios y a una población total de más de 750.000 habitantes, aproximadamente el 15% de población de toda la comunidad. Un documento que tiene como objetivo planificar el territorio hacia un horizonte de unos 15 ó 20 años y en Elche vuelven a salir a la palestra las mismas disquisiciones de antaño, ¿qué papel tendrá la ciudad? ¿Quedará diluida en el área metropolitana con una presumible capitalidad alicantina? El alcalde ya mostró su inquietud cuando se presentó dicho plan, y ha vuelto a hacerlo ahora, al señalar que Elche y Alicante no forman un área metropolitana.Una opinión que también se comparte desde otros sectores —al contrario, por cierto, que sus socios de gobierno—.

En ese sentido, desde Elche Piensa, su presidente Juan Antonio Marín se muestra tajante: “o decidimos en Elche nuestro futuro o no tenemos futuro”, en referencia a que no se ha contado con la ciudad para elaborar el plan. Como ejemplo pone que la redacción del plan se ha encargado a expertos de la Universidad de Alicante (UA), y se pregunta que cómo va a haber coordinación con la Universidad Miguel Hernández (UMH), “si entre los rectores no se hablan porque compiten entre ellos”, además de mostrar su preocupación porque también participará en dicha redacción una empresa con técnicos que son de despachos de Valencia y Barcelona. 

En el fondo, lo que subyace y que preocupa a la plataforma, señala Marín, “es que es más de lo mismo, el ninguneo a Elche, como demuestra la falta de financiación”. En ese sentido, apunta que en una futurible área metropolitana, la capitalidad sería lógicamente de Alicante; ellos apuestan en lugar de esta área por un área funcional. “Que se reconozca bicapitalidad, y que se reconozca la importancia de las dos, compitiendo e intercambiando en un espacio común”, explica. Marín indica que esto no representa la realidad, “que es que se necesita mucha más financiación”, asevera. “Si no cuentan con los actores principales de la ciudad, es como si no contaran con nadie. Ya lo estamos viendo, no es algo nuevo, no hay un plan de recorrido, planificado con el tiempo”, y aquí se posicionan junto a las declaraciones que el alcalde ha realizado sobre el asunto. 

El desconocimiento de la realidad de la provincia

Un diagnóstico, el que desde Valencia no se tiene en cuenta la realidad de la provincia, con el que coincide José Antonio Pascual, miembro de Àgora d’Elx y del colectivo de arquitectos Associació Ruskin Coffee de Elche. Por ahora aún no han debatido en profundidad el asunto porque aún no hay siquiera un borrador que plantee los ejes sobre los cuales va a girar el mismo, pero en su opinión personal, se muestra en contra de estos planes, “siempre se ha tratado de sumar la población de Elche para crear el área metropolitana y llevarse los servicios a Alicante”. Pascual muestra su escepticismo tras otros similares como el PATEMAE, de él destaca que “se proponían 23 actuaciones, 21 en Alicante y 2 en Elche. No se habla de la discriminación positiva de las ciudades. Los servicios, los edificios culturales… se debe de entender un plan de acción territorial, llámese como se llame, para dotarlo a Elche de los servicios que tiene Alicante. Cuando esté el documento sobre la mesa, veremos qué se trata”, aclara.

En cualquier caso, señala que “desde Valencia se entiende muy mal”, y explica que es una zona unicéntrica; el área metropolitana gira en torno a ella, “es la metrópoli, pero la provincia de Alicante somos millón y medio, de los cuales no llegamos ni al 20% de población, ellos concentran el 80%”. Destaca, por el contrario, que la provincia es un territorio equilibrado poblacionalmente, al igual que sus actividades productivas, y la compara con la distribución sobre el terreno de países como Holanda. Asimismo, recuerda que la provincia es más que Alicante y Elche, “es Elda, es Benidorm, es Alcoy…”.

En términos similares se expresa Antonio Martínez, Director del Plan Estratégico Elche 2020-2030, que indica que también recuerda que la provincia no son sólo Alicante y Elche,también ciudades como Benidorm o Torrevieja. De este nuevo intento de poner en marcha el plan recuerda que “hasta ahora ha sido un fracaso, llevamos más de 30 años con estas iniciativas, que puede ser que tengan sentido. Si tienen sentido, llevamos mucho tiempo sin conseguirlo”, y advierte de que estos planes han surgido siempre por parte de la Generalitat, no por parte de Alicante y Elche. A ese respecto, reflexiona que algo se estará haciendo mal: “puede que este sea el definitivo; si se hace bien, puede ser un instrumento que sirva, si no, otro fracaso. Y la experiencia nos lleva al fracaso”.

Romper con la propia dualidad Alicante-Elche

Por otra parte, insiste en que tiene que ser un proyecto provincial, que convierta la zona de Alicante y Elche en un verdadero motor, “como eso nunca se ha intentado, siempre ha fracasado, y hay otras ciudades del entorno que tienen que opinar”. En este sentido, y en contraposición a esos sentimientos de competición o pertenencia, reivindica: “el aeropuerto no es de Alicante y Elche, favorece a toda la provincia. Que funcione bien, le interesa mucho a Benidorm, por ejemplo". Destaca que ese ha sido el error, pensar siempre en unir Elche y Alicante, y aprovecha para poner en valor iniciativas como IFA, "es un gran proyecto provincial, como la EUIPO, Elche Parque Empresarial, ahora el Parque Tecnológico y también la Ciudad de la Luz, independientemente de cómo se haya gestionado”. Incide pues, en superar esa visión dual de Alicante y Elche, y señala que hay que dejarse la miopía y tener visión más allá de las dos ciudades, para lo cual hay que involucrar a todos los actores.

En ese sentido, pone los proyectos mencionados como ejemplo de visión y motor provincial, y no sólo esos, también, y hace especial énfasis, las dos universidades públicas. “Hay que potenciar lo que ya hay y mejorar lo que haga falta, ver qué falla en la Ciudad de la Luz o qué hay que potenciar en IFA, por ejemplo”, y también hace hincapié en el desequilibrio que hay en infraestructuras e inversión en la provincia. Eso sí, en cuanto a la adjudicación, piensa que el hecho de que no tengan que ver con Elche no tiene por qué ser limitativo, “uno de los problemas no es ese, es legítimo, el problema de este proyecto es que nunca se ha tenido en cuenta la realidad de la provincia. Y no es un proyecto para unir dos ciudades. Si lo es, que creo que no es así, volverá a ser un fracaso”. Martínez, que ya tiene experiencia y que ha vivido en primera persona los procesos e intentos anteriores, reflexiona, “no podemos estar siempre mirándonos el ombligo Alicante y Elche. Las ciudades no tienen ningún problema, el único es la rivalidad deportiva con los dos equipos”, sentencia con humor.


Noticias relacionadas

next