X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

demanda contra el ayuntamiento

Santa Pola: Bankia quiere salir del último 'pufo' de Bancaja y Enrique Ortiz

18/07/2017 - 

ALICANTE. La demanda de Bankia contra el Ayuntamiento de Santa Pola tiene una razón de base: la entidad financiera que preside Ignacio Goirigolzarri quiere salir de los últimos pufos urbanísticos que heredó de Bancaja. Y en el caso de Santa Pola,  la mercantil Actura, filial entonces de Bancaja, ahora incluida en Bankia Habitat, fue la promotora del plan urbanístico de Balsares, donde se preveía la construcción de más de 4.000 viviendas, tres campos de golf y centros comerciales. En ese plan, Bancaja llegó a coincidir con varios propietarios de suelo, entre ellos, Enrique Ortiz, merced a su relación en la Urbanika.

Pero Bankia sólo conserva la condición de agente urbanizador del plan de Balsares de Santa Pola. El suelo ya fue traspasado a la Sareb (banco malo), como sucedió con todos los activos de la antigua Bancaja y la justificación de la demanda es que Bankia quiere salir de esa hipoteca heredada y, a ser posible, recuperar algo del dinero invertido: los cuatro millones de euros que en su día la entidad debió adelantar por las plusvalías generadas en las transmisiones de suelo. Como ha publicado Alicante Plaza, el Ayuntamiento de Santa Pola ha desestimado esa pretensión -en noviembre de 2016- y, además, le reclama otras cantidades adeudadas por incumplimiento del convenio urbanístico. Es decir, que hay una acusación mutua: Bankia considera que como no se ha desarrollado finalmente el plan de Balsares, pues no ha habido plusvalías; por su parte, el Ayuntamiento de Santa Pola sostiene que Bankia ha incumplido el convenio que en su día suscribió con el consistorio y por el que debía aportar 24 millones a las arcas públicas: 21 millones por plusvalías y tres millones para la construcción de una carretera. Ahora, debe ser un juez quien estime quién tiene la razón.

Se da la circunstancia de que entre los propietarios de suelo de ese plan, que sigue siendo urbanizable, pues forma parte del PGOU de Santa Pola vigente, está el constructor Enrique Ortiz. Según ha podido saber Alicante Plaza, el ex propietario del Hércules se convirtió en propietario merced a una de las compensaciones que en su momento le dio Bancaja por su entrada en Urbanika, el holding de suelo que Ortiz compartía con Bancaja y el Banco de Valencia. En el caso de Santa Pola, Ortiz fue compensado con suelo de Bancaja ubicado en Balsares y de ahí que sea el propietario del 25% del terreno del PAI. Es decir, fue una operación totalmente inversa a la del plan Rabassa de Alicante, en la que Ortiz vendió el suelo a Bancaja y Banco de Valencia cuando adquirió la condición de urbanizable y de la extrajo cuantiosas ganancias, como recogen las grabaciones del caso Brugal. Es más, en sus declaraciones judiciales, para defenderse de las acusaciones, los abogados José Luis Castedo y Javier Gutiérrez alegaron que sólo cobraron de Enrique Ortiz por las gestiones realizadas en el PAI de Balsares de Santa Pola. 

Noticias relacionadas

next