X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

este martes, JUNTO A LA CONSELLERA MARÍA JOSÉ SALVADOR

Puig preside la reanudación de las obras del túnel de la Serra Grossa del TRAM

23/10/2017 - 

ALICANTE. El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig y la consellera de Infraestructuras María José Salvador, junto al alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, presiden este martes las obras de reanudación del túnel de la Serra Grossa, que debe reducir los tiempos del TRAM entre el centro de la ciudad y la zona de la playa. De esta manera, con su reinicio, se elimina el cuello de botella del trazado actual, con un trayecto en vía única en paralelo al borde litoral. Asimismo, se dispondrá de doble vía electrificada entre los apeaderos de Sangueta y La Isleta, lo que permitirá ampliar las frecuencias de paso de líneas que conectan con el norte de Alicante: la L-4 en dirección a Playa de San Juan; la L-3 hacia El Campello, y la L-1 hasta Benidorm. Las obras se paralizaron ahora hace cuatro años, cuando surgieron los problemas de liquidez de la Generalitat, bajo el mandato del PP, forzaron a la Administración Fabra. 

Ahora, la Generalitat Valenciana ha reactivado el contrato del tramo Finca Adoc-Albufereta se adjudicaron a una UTE compuesta por FCC y Cívica (del empresario Enrique Ortiz) por un importe de 29 millones de euros. Ese tramo comprendía la perforación de un túnel de 1,4 kilómetros en las faldas de la Serra Grossa con el propósito de retirar las vías de su ubicación actual, en paralelo a la línea de costa, y construir una doble vía que permitiese incrementar las frecuencias de paso. Los trabajos se iniciaron en 2010 y se dejaron "en suspensión total" en octubre de 2013, cuando el grueso de la actuación -la excavación del túnel propiamente dicha- ya estaba terminada. De hecho, únicamente falta instalar la catenaria, la electrificación y los sistemas de seguridad, además de la urbanización de determinados puntos del entorno del túnel. 

La previsión que maneja la Conselleria de Obras Públicas es que el tramo quede completamente finalizado en 2019.  En la actualidad, las limitaciones de ese trazado en vía única obligan a ofrecer pasos cada 30 minutos con sus consiguientes esperas. Con la puesta en servicio del túnel, la aspiración de FGV es tender a las frecuencias que se ofrecen en la L-2 hacia San Vicente, con pasos de entre 8 y 15 minutos, en distintas franjas horarias.

Noticias relacionadas

next