X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 12 de diciembre y se habla de actiu ciudad de la luz benidorm maría jesús pinto Ikea

actualización de los valores catastrales

Montoro "sube" el IBI a medio centenar de pueblos de Alicante y se lo baja a 13

8/12/2016 - 

ALICANTE. El catastrazo aprobado por el Ministerio de Hacienda al amparo del Real Decreto Ley 3/2016 de "medidas en el ámbito tributario dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y otras medidas urgentes en materia social" le subirá el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a cerca de medio centenar de municipios de la provincia, al actualizar al alza los valores catastrales de las viviendas en dichas localidades. A no ser que los respectivos ayuntamientos apliquen medidas correctoras como la del Ayuntamiento de Alicante (que rebajará la próxima semana el tipo impositivo para compensar el aumento del valor), los vecinos de las localidades afectadas pagarán más por el IBI en el recibo del próximo año.

Según el citado Real Decreto, los coeficientes de actualización del valor catastral serán al alza, en mayor o menor grado, en todos aquellos municipios cuya ponencia de valores sea anterior a 2005. A partir de ese año, la actualización de 2017 se aplicará precisamente para rebajar el valor catrastral, dado que en su momento se actualizaron de forma desmesurada (en pleno boom inmobiliario). La aplicación práctica para la provincia supone que el valor catrastral con el que se calcula el IBI subirá en 47 municipios, incluida la capital, y se reducirá en otros 13. En el resto de localidades de la provincia, el valor se mantiene intacto el año que viene.

Así, el valor catastral subirá en localidades como Alicante, Dénia, Callosa de Segura, Calp, Novelda, Orihuela, Polop, San Vicente del Raspeig, Teulada, Torremanzanas o Villena, entre otras muchas. Según el año en que se aprobase la última ponencia de valores en vigor en cada caso (entre 1984 y 2003) el coeficiente de actualización a aplicar varía del 1,08 en el caso de las ponencias más antiguas al 1,03 en las más modernas. Para las ponencias aprobadas de 2005 en adelante, este coeficiente es inferior a 1, lo que supone rebajar el valor catastral de los inmuebles afectados y, en principio, el recibo del IBI.

Tabla interactiva de las variaciones del valor catastral en la Comunitat:

Así, el valor catrastral bajará en 13 municipios de la provincia que aprobaron la ponencia actualmente en vigor en plena burbuja del ladrillo, lo que provocó que se disparasen los valores catastrales. De esta forma, el valor de los inmuebles se actualizará a la baja en Almoradí, Altea, Benissa, Callosa d'en Sarrià, Redován, La Vila Joiosa o El Campello. En este último caso, la revisión catastral de 2008 supuso duplicar el recibo del IBI y convirtió este impuesto municipal, en términos absolutos, en "el más elevado de la provincia", según criticaron entonces las asociaciones de vecinos.

Como publicó Alicante Plaza este miércoles, el Ayuntamiento de Alicante (al que se aplica un coeficiente del 1,05, o lo que es lo mismo, una subida del 5% en el valor catastral) ha reaccionado a la aprobación del Real Decreto con una rebaja equivalente en el tipo impositivo del IBI, de manera que la revisión del valor catastral se amortigüe en el recibo del año 2017. De esta manera, la Concejalía de Hacienda que dirige Sofía Morales dejará sin efecto ese incremento, una medida que el tripartito ya tenía sobre la mesa a mediados de octubre, pero que postergó hasta conocer el incremento real acordado por el Gobierno central. 

Una vez conocido, todo parece indicar que se mantendrá la rebaja prevista en ese porcentaje, según avanzó la edil de Hacienda a Alicante Plaza. Se trata del mismo porcentaje de rebaja que el tripartito ya decidió aplicar para el año 2016 precisamente con la misma finalidad. Como publicó este diario, la renuncia a esos ingresos extra no ha supuesto ningún quebranto, ya que esa reducción de tipos se estaría cubriendo con mayor eficacia recaudatoria. Hasta noviembre de este año, Alicante ha recaudado 6,9 millones más por el IBI en periodo voluntario que a lo largo de todo 2015 y, además, se habría ahorrado los 1,8 millones con los que se habría tenido que compensar a Suma por llevar a cabo esa tarea.

Noticias relacionadas

next