X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

proyecto impulsado por una agrupación de propietarios

Las 600 viviendas de Benalúa Sur: un modelo para la llegada de Ikea en Rabasa

8/12/2016 - 

ALICANTE. El desbloqueo del Plan Parcial Benalúa Sur, que permanecía atascado tras 17 años de trámites hasta el pasado lunes, marca el camino. La fórmula escogida para facilitar su desarrollo a través de la constitución de una agrupación de interés urbanístico (AIU) formada por los propietarios del suelo, gana cada vez más enteros como posible modelo alternativo para encajar la llegada de una tienda de Ikea en el sector de Rabasa, acompañada solo de una zona para otras medianas superficies. Es, según fuentes de la Concejalía de Urbanismo consultadas, una alternativa viable que evitaría posibles operaciones especulativas con el tirón de la multinacional del mueble como telón de fondo.

Como publicó Alicante Plaza, la AIU de Benalúa Sur -compuesta por los titulares del suelo entre los que ya no figuraría la familia Cloquell, tras la venta de sus propiedades en la zona hace ya cuatro años- se encargará de llevar a cabo las obras de urbanización del sector y la construcción de las cerca de 600 viviendas distribuidas en once torres previstas en el plan parcial que ya ha sido validado por el tripartito (con felicitación expresa a la labor desarrollada por la Concejalía de Urbanismo, según subrayó el portavoz del equipo de Gobierno, Natxo Bellido). La AIU sustituye, así, a la anterior adjudicataria del sector (el grupo Prasa) a la que el Ayuntamiento se vio forzado a apartar de las obras por incumplimiento de plazos, bajo el mandato del PP. 

La AIU ya ha manifestado su intención de simultanear las tareas de urbanización (el desarrollo de los viales y la incorporación de sus servicios de suministro, cerca del 62% de las obras pendientes de ejecutar) con la promoción de los primeros edificios. Para la primera fase de los trabajos, la de urbanización, dispone de un plazo de 15 meses, de modo que, según las estimaciones de Urbanismo, podrían estar ejecutadas en el verano de 2018. Y ese mismo departamento ya ha anticipado que no pondría trabas a la construcción de los edificios en paralelo.

LA VEINTENA DE PROPIETARIOS QUE COMPRARON 250.000 METROS DEL SECTOR EN LOS AÑOS 80 SE HAN DADO ENTRE UNO Y DOS MESES PARA DECIDIR SI CONSTITUYEN UNA AIU Y PRESENTAN UN PLAN PARCIAL

El caso de la urbanización de Rabasa podría transitar por esa misma senda. Bastaría con que los titulares del suelo en el que Urbanismo considera que sí tendría cabida una actuación de tipo terciario (la franja más próxima al eje de la avenida de la Universidad que no queda blindada en el catálogo de protecciones ni en el estudio de paisaje, ahora en trámite) se aliasen y presentasen una propuesta de plan parcial para someterla a estudio y, en su caso, modularla o rechazarla de forma justificada, si no se considerase oportuna. De hecho, el Ayuntamiento legalmente no tendría otra opción que no fuese la de analizar ese plan parcial.

Por lo pronto, la agrupación de propietarios de ese suelo premium -una veintena de pequeños empresarios que adquirieron cerca de 250.000 metros cuadrados en el sector a finales de los ochenta- continúa a la expectativa. Según sus portavoces, ni Ayuntamiento ni Ikea han tratado de ponerse en contacto con ellos para hablar de alternativas de futuro y, al menos de momento, tampoco han decidido si están dispuestos a plantear un proyecto urbanístico propio. En su último encuentro ordinario, celebrado hace menos de 15 días, se consensuó que su posición sería la de darse un plazo de entre uno y dos meses para abordar la posible constitución de esa posible AIU, si antes no ha habido ningún movimiento en otro sentido.

Hasta ahora, tanto el Ayuntamiento como la Conselleria de Vertebración del Territorio han mantenido que se siguen buscando fórmulas para facilitar el aterrizaje del gigante sueco, después de que Alicante Avanza renunciase a desarrollar su propuesta de Actuación Territorial Estratégica (ATE) y de que se haya descartado, también, la posible compra de los terrenos de Rabasa por parte de la administración. Entre esas fórmulas se sigue barajando la de tramitar el proyecto como Plan Parcial (de iniciativa pública o privada) o la figura de los Programas de Inversión Económica Sostenible (PIES): la revisión del modelo de tramitación exprés de las ATE anunciado por el Consell, todavía por desarrollar.

Entre tanto, sí se han sustanciado novedades en otra actuación vinculada a Rabasa: la de la construcción de una nueva Comandancia de la Guardia Civil, en sustitución de las dependencias actuales de la calle San Vicente. Según concretó el edil de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón, en declaraciones a Radio Alicante, este miércoles, se han registrado avances en la operación de permuta propuesta al Ministerio del Interior, de modo que el ayuntamiento cedería una parcela de 60.000 metros cuadrados de propiedad municipal bien comunicada con la Vía Parque y la avenida de la Universidad a cambio de la entrega de la Torre de San José, situada en la Isla de Tabarca, y de otro inmueble ubicado en el Cabo de las Huertas. El objetivo sería dar un uso público a esas nuevas propiedades. Según Pavón, la Dirección General de la Guardia Civil habría respaldado ya ese intercambio de bienes. 

Noticias relacionadas

next