X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

crisis de gobernabilidad en el tripartito de alicante

La refundación del pacto, capítulo 1: el PSPV quiere arreglar 'el vaso', Compromís insiste con 'la gota' 

24/10/2017 - 

ALICANTE. Primer capítulo de un relato que, como mínimo, constará de dos. Los ocho representantes de PSPV y Compromís, delegados por las direcciones de ambos partidos para buscar una solución a la crisis de gobernabilidad instalada en el Ayuntamiento de Alicante, abrió formalmente este lunes el proceso de negociación instalados en "las mismas posiciones" que vienen manteniendo hasta ahora, como subrayó una y otra vez el secretario general de Compromís en Alicante, Natxo Bellido, al término del encuentro. Tanto Bellido como el secretario de Relaciones Institucionales del PSPV, Carlos Fernández Bielsa, recalcaron -en una comparecencia conjunta- que ambas formaciones coinciden en su disposición de llegar a un acuerdo que permita una refundación del pacto para seguir gobernando en beneficio de los ciudadanos. La prueba más evidente de ello es que habrá un segundo encuentro: las conversaciones se retoman este martes, después de casi tres horas de negociación en las que nadie se levantó de la mesa, como podía haber sucedido en caso de divergencia clamorosa. Eso sí, el punto de partida no ha cambiado. 

Por un lado, los nacionalistas entregaron un documento con diez propuestas concretas sobre cómo debían reorientarse las relaciones entre los dos aliados estructurales, que comparten el gobierno de la Generalitat, junto al de cerca de 300 municipios en toda la Comunitat. Se trataría de un decálogo en el que, según las fuentes consultadas, se daba por incorporada la exigencia de dimisión del alcalde, el socialista Gabriel Echávarri, tras su reciente implicación en dos investigaciones paralelas: el supuesto fraccionamiento de contratos del caso Comercio y las diligencias que se instruyen en Fiscalía por el despido de una trabajadora interina, cuñada del portavoz municipal del PP, Luis Barcala. Para Compromís, esos dos asuntos son, en realidad, "la gota que ha colmado el vaso" de un proceso de desencuentros reiterados a lo largo de los dos últimos años de convivencia política, en los que, según la coalición, Echávarri y el PSOE han tomado acuerdos de manera unilateral y, en algunos casos, con decisiones erráticas.

Por otro lado, los socialistas aportaron otro documento de trabajo en el que se planteaban las líneas de actuación conjunta y sobre los procedimientos necesarios para mejorar la comunicación interna con el propósito de que los dos partidos puedan continuar en el gobierno. Como viene sucediendo hasta ahora, en ese documento no se contempla la hipotética renuncia del primer edil, ya que, como explicó Fernández Bielsa, no se trata de "hablar sobre sillas y cargos, sino de lo que nos une, que es mucho, en nuestra voluntad política de cambiar las cosas y de reiniciar el acuerdo de 2015 que ha sido beneficioso para los ciudadanos". 

Los socialistas sólo estarían dispuestos a hablar sobre la salida de Echávarri si llega a dictarse un auto de procesamiento

Es decir, que el PSPV persiste en dilatar la negociación sobre el futuro de Echávarri y pretende poner el foco en los desencuentros aducidos por Compromís. En suma, arreglar el vaso antes de enfrentarse a la gota de las investigaciones que afectan a Echávarri. Máxime porque en el partido se continúa defendiendo que esa gota puede que deje de existir. "Existe una situación, que es la del auto de procesamiento, en la que tenemos el compromiso personal de Echávarri de que actuará con responsabilidad; pero es que no estamos en ese momento y puede que no se llegue", insistieron. "En su momento, si se da el caso, ya se hablará, pero ahora tiene que primar el sentido común para que podamos continuar aplicando políticas progresistas, porque ni esto es corrupción ni hay otra alternativa que no sea entregar la Alcaldía al PP, en el caso de que Echávarri renuncie, porque no se tienen los 15 votos que hacen falta para elegir un nuevo alcalde", recalcaron. "¿Qué sucede si obligamos a Echávarri a dimitir y resulta que las dos investigaciones se archivan?, ¿cómo le restituimos en el cargo y quién le devuelve la dignidad?", añadieron.

Por lo demás, hubo pacto de silencio en torno al detalle concreto de esos dos documentos intercambiados en la negociación y el compromiso de que no se les daría difusión. También se acordó que se mantendría la prudencia en las declaraciones públicas y que se produciría la citada segunda reunión, este martes, para que cada partido expusiese hasta dónde estaría dispuesto a llegar respecto a esas dos propuestas. Si en esa segunda reunión continúa habiendo espacio para el entendimiento, lo esperable es que se produzcan nuevos encuentros. Puede que incluso esta misma semana, antes del pleno ordinario de este mes de octubre, que se celebra el jueves. Si no existiese acercamiento, todo apunta a que Compromís ejecutará la resolución alcanzada por su ejecutiva y abandonará el equipo de Gobierno. Puede que incluso dentro del plazo convenido: el pleno de este jueves. Como mínimo, según las fuentes consultadas, Compromís sí pidió celeridad en las conversaciones al PSPV para no demorar la toma de decisiones. 

Las reacciones, el debate sobre el estado de la ciudad y Montesinos

Entre tanto, el resto de actores políticos emitió su propia reacción a la reunión bilateral del lunes. El tercer socio del tripartito, Guanyar, volvió a calificar de "desprecio intolerable" que PSPV y Compromís no les incluyesen en unas conversaciones en las que se trata de refundar el pacto de gobierno del que forman parte. De hecho, la asamblea de la plataforma electoral que lidera EU debe pronunciarse este martes sobre su permanencia en el tripartito en el caso de que Echávarri no dimita. Y EU ya llegó a fijar una fecha límite para dar ese paso, en su asamblea del pasado viernes: el 6 de noviembre, día en el que se preveía celebrar el pleno sobre el estado de la ciudad.

Podemos (que apoyó a Guanyar en las municipales de 2015 aunque sin llegar a formar parte de la plataforma electoral) también criticó el proceso de negociación a dos bandas. Su secretario general, Antonio Estañ, señaló, además que la refundación del pacto de Alicante debe fundamentarse en el ámbito local" no en el autonómico y tampoco "en lógicas de reparto de poder".

Por último, el PP vinculó la decisión de retrasar hasta el día 16 de noviembre el pleno sobre el estado de la ciudad que se había anunciado para el día 6 de noviembre a las investigaciones en las que se encuentra inmerso el primer edil. El portavoz de los populares, Luis Barcala, sostuvo que "el alcalde confía en que retrasándolo se puede encontrar en otro escenario distinto". El aplazamiento de esa sesión extraordinaria se comunicó en la Junta de Portavoces planteada para abordar el orden del día del pleno del jueves. En esa reunión se comunicó que la edil de Turismo y Deportes y portavoz municipal del PSOE, Eva Montesinos, no comparecerá en el pleno para explicar su citación en calidad de investigada (la antigua imputación) por un delito de acoso laboral, el próximo viernes. Cuando trascendió, la citación (en respuesta a la querella presentada por una funcionaria de la Concejalía de Deportes), Montesinos señaló que no haría valoraciones al respecto por respeto al procedimiento.         

Noticias relacionadas

por amor al arte

Leticia Dolera

Semana de pasiones. Correa un hombre que no es nada. Mónica Oltra inaugurala iluminación navideña. Dakota Johnson y el cantante de Cold Play, ChrisMartin, nueva pareja. Vasos, periódico y botella de vino de Juan Gris. Mortadeloy Filemón, de Ibáñez, cumplen 60 años. Dignidad.

next