X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

pleno municipal todavía sin fecha definitiva

La próxima prueba de fuego para Echávarri: el debate sobre el estado de Alicante 

28/10/2017 - 

ALICANTE. La crisis de gobernabilidad que continúa instalada en el Ayuntamiento de Alicante pese a la firma de refundación del pacto de este jueves se encarrila hacia un próximo trance que, a priori, no parece que vaya a resultar precisamente cómodo. Ni para el alcalde, el socialista Gabriel Echávarri, ni para el resto de miembros que, a esas alturas, todavía formen parte del equipo de Gobierno. Se trata del llamado "Debate sobre el estado de la ciudad" que el tripartito se comprometió a celebrar con carácter anual en el salón de plenos tras su llegada al poder, en junio de 2015.

En principio, esa sesión todavía no tiene fecha cerrada. Alcaldía había llegado a situarla inicialmente el próximo lunes 6 de noviembre. Sin embargo, su convocatoria no llegó a producirse de manera oficial, lo que permitió que -en la junta de portavoces del pasado lunes- se anunciase su aplazamiento a un día alternativo. Probablemente, el 16 o 17 del mismo mes. El retraso se justificó en un problema de agenda: la portavoz municipal del PSOE y edil de Turismo, Eva Montesinos, había comprometido su presencia en la World Travel Market de Londres. Pero lo cierto es que la fecha alternativa tampoco se da por definitiva: se aduce que el día 17 está concertado el tradicional pleno infantil que también se desarrolla con una periodicidad anual.

Según las fuentes consultadas, se espera que su ubicación en el calendario se pueda tratar en la Junta de Gobierno del próximo martes. Pero tanto en el seno del tripartito como en la oposición ya se duda, incluso, de que ese debate llegue a celebrarse para no colocar ni a Echávarri ni a los concejales de su gobierno otra vez en el disparadero. Máxime, teniendo en cuenta el desarrollo de los tres últimos plenos: los ordinarios de septiembre y octubre, y el extraordinario celebrado para aprobar una modificación del presupuesto de este año. 

En las tres sesiones (sobre todo en las ordinarias) los ataques y la dureza de las críticas lanzadas desde la oposición al alcalde y al gobierno, y entre los propios socios, han superado con creces el nivel del esperpento. Dos episodios de la última sesión resultan más que suficientes para resumir el clima: Echávarri fue reprobado por PP y Cs con el respaldo moral de Guanyar por lo que los tres grupos consideraron una pésima labor y Guanyar fue animada a dejar el Gobierno por su falta de trabajo, según el PSOE.

El último precedente de ese debate, celebrado en octubre de 2016 (en el que el cruce de reproches no fue replicado por el primer edil), tampoco apunta a que pueda producirse precisamente una sesión plácida. Y si se considera que, para entonces, Guanyar podría haber abandonado el equipo de Gobierno, lo cierto es que la posición de PSOE, de Compromís y, especialmente, la del primer edil quedaría todavía más debilitada con tres grupos políticos dispuestos a sacarle los colores. Sobre todo, si las dos investigaciones en las que se encuentra inmerso (el supuesto fraccionamiento de contratos del caso Comercio y el despido de la cuñada del portavoz del PP, Luis Barcala) siguen en curso o se agravan.

Compromís intenta un acercamiento con Guanyar para retener a la plataforma en el equipo de Gobierno pero su condición sigue siendo la renuncia del alcalde 

Por partes. Sobre el futuro de Guanyar en el tripartito la única novedad que se habría producido en las últimas 24 horas sería el intento de acercamiento por parte de Compromís. Fuentes consultadas por Alicante Plaza precisaron que los nacionalistas habrían solicitado una reunión con la plataforma electoral que lidera EU con la intención de buscar su adhesión al pacto de refundación. Según las mismas fuentes, se trataría de un contacto bilateral en el que, en principio, no participaría el PSOE. Con todo, el portavoz de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, calificó este viernes ese acuerdo como "el pacto de la vergüenza para mantener a un alcalde imputado e incapaz del cambio". "Hay que partir de cero, no hay un documento firmado y no vamos a negociar nada si no se produce la dimisión de Echávarri", insistió, ya que el acuerdo entre PSPV y Compromís "abre la puerta para que Echávarri siga gobernando", dijo. En esta línea, consideró necesario que se convoque la comisión de seguimiento del pacto se solicitó cuando trascendió la imputación del primer edil.

Sobre las dos investigaciones que afectan a Echávarri, este viernes no trascendió ninguna novedad. Fuentes de Fiscalía confirmaron que todavía no se había adoptado ninguna resolución sobre el futuro de las actuaciones y que el acuerdo se adoptará la próxima semana, ya que el plazo para hacerlo termina el viernes, día 3.

Sea como fuere, como ha publicado este diario, nada parece indicar que una hipotética segunda citación para declarar en el juzgado en calidad de investigado (la antigua figura de la imputación, que conlleva la oportunidad de testificar asistido por abogado) vaya a precipitar su renuncia al cargo. Fuentes de PSOE consultadas incidieron en que el acuerdo de refundación suscrito establece que para que se produzca esa dimisión y un pleno de nueva investidura debe quedar garantizada la continuidad de un gobierno progresista. Y eso, se insiste, no ocurre porque no se cuenta con la mayoría absoluta necesaria (15 votos) para poder elegir a un sustituto de Echávarri. Así que la única consecuencia posible sería la salida de Compromís del equipo de gobierno.    

Noticias relacionadas

next