X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de octubre y se habla de uepal hawkers neon coco MONTGÓ ARQUEOLOGIA DR SCHUBART la vila joiosa

hará las obras y lo explotará Rivierahus proyectos la nucia

La Nucía adjudica el hotel "para deportistas" a un socio del abogado del alcalde

24/12/2017 - 

LA NUCÍA. La Nucía ha adjudicado las obras y explotación del hotel residencia para deportistas que se elevará junto al polideportivo Camilo Cano a la empresa Rivierahus Proyectos La Nucía. De esta manera, todo queda en casa, puesto que el administrador único de la mercantil es José Ramón Caro Ortuño, quien a su vez, presta sus servicios como letrado en el mismo despacho de abogados que Agustín Ribera, abogado del alcalde de La Nucía, Bernabé Cano.

Según refleja el acta de la junta de gobierno local a la que ha tenido acceso Alicante Plaza, le adjudican la concesión demanial para la construcción y explotación del citado hotel cuyo plazo de concesión es de 40 años, a cambio de un canon anual de 52.000 euros.

La historia de La Nucía con este hotel es larga. En 2009 el ayuntamiento ya explicó que el edificio tendría una superficie construida de 3.817 metros cuadrados, con planta baja, primera planta, segunda planta y sótano. "Se ubicará sobre una parcela de 6.120 metros cuadrados contigua al Parque infantil de tráfico del centro deportivo, justo al final del parking", afirmaron hace casi 10 años. 

Lo que plantearon en su momento era un establecimiento de 36 habitaciones, con salones, salas de ocio, bar, comedor y zona de personal. La categoría del proyecto será similar a la de un hotel de 3 estrellas y el presupuesto de la obra lo estimaban en 2,6 millones de euros.

Pero el camino no está siendo fácil. Los terrenos sobre los que se va a construir están dentro del PAI La Serreta, que aún no ha arrancado su desarrollo, además de que están a la espera de cómo queda el nuevo Plan General de Ordenación Urbana. 

Asimismo, el pleno de noviembre de 2016 tuvo que aprobar un convenio con los propietarios de la parcela en la que se construirá el hotel, a cambio de unidades de aprovechamiento en otros sectores que aún están por desarrollar y cuyo futuro es incierto debido a la nueva carta urbanística. Al parecer, en el caso de surgir problemas en el futuro PGOU, los terrenos se podrían acabar pagando en metálico, como ya ha ocurrido con las rotondas o la Seu Universitaria.

Noticias relacionadas

next