X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de diciembre y se habla de dénia gandia SANTA POLA SERIES DOCUMENTALES

entrevista al autor de 'la economía no da la felicidad'

José Carlos Díez: "Ha sido un error aprobar el cupo vasco antes que la financiación autonómica"

3/12/2017 - 

ALICANTE. José Carlos Díez (Palencia, 1971), es uno de los economistas más populares del momento gracias a sus apariciones televisivas. Antes del verano fue coordinador de la Ponencia Económica para el 39 Congreso del PSOE, aunque renunció a defenderla por discrepancias con Pedro Sánchez. El autor del libro La economía no da la felicidad, pero ayuda a conseguirla impartió durante el aniversario de Alicante Plaza la conferencia titulada 'Alicante en la era de la tecnología global'. En esta entrevista aborda la crisis catalana, cómo puede afectar a las empresas de la Comunitat, y la controvertida aprobación del cupo vasco o el abandono inversor de la región por parte del Estado.


-Parece que la aplicación del 155 de la Constitución y la convocatoria de elecciones ha calmado las cosas en Cataluña. ¿Cómo cree que afectará finalmente el desafío independentista a la economía?

-El mes de octubre ha sido muy malo. Este jueves por ejemplo hemos conocido hemos conocido datos de turistas, en la Comunitat Valenciana han subido un 7% y en Cataluña que está al lado han caído un 5%. Algo habrán hecho mal los catalanes para que no hayan ido los turistas. Y en cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, se sigue creando empleo porque estaban creciendo al 4%, igual que la Comunitat Valenciana, y no se iba a frenar en seco, pero lo que hemos visto es que en octubre el aumento de afiliados es un 70% inferior a octubre de 2016. El impacto, por tanto, ha sido muy fuerte. Tanto que incluso los independentistas han sacado la DUI de sus programas, porque ya asumen que ha sido un error: Junqueras y Forcadell acatando el 155… el tema es qué propuesta van a llevar en sus programas para el 21 de diciembre, después de fracasar estos dos últimos años y haber provocado una fuga de empresas.

-De acuerdo que la crisis catalana es mala para toda España, pero grandes empresas y bancos están trasladando sus sedes a València y Alicante. ¿Podría la Comunitat Valenciana salir beneficiada de rebote de la inestabilidad en Cataluña?

-El peor escenario sería la declaración de independencia o, como propone ahora Puigdemont, salirse de la Unión Europea. Ese sería el escenario caótico, que arrastraría al resto de España e incluso a la zona Euro. Sería otro Lehmann Brothers. El segundo escenario es que vuelvan a ganar los independentistas y no hagan una declaración de independencia pero sí vayan a la confrontación, generando inestabilidad. Eso sería evidentemente bueno para la Comunitat Valenciana desde ese punto de vista, porque las empresas van a preferir estar aquí, con buenos puertos, conectividad aeroportuaria, buenos trabajadores, buenas universidades… creo que van a preferir estar aquí que en Cataluña. El último, si optan por los constitucionales, que sería políticamente el mejor, el Parlamento va a seguir muy fragmentado y la gobernabilidad tampoco será fácil. Así que la duda es qué vais a hacer los valencianos en las próximas elecciones, si elegís un gobierno estable, tendréis ventaja. Pero si elegís un gobierno inestable o vuelve la corrupción, pues la cosa volverá a ir mal. Habéis perdido 15 puntos de renta per cápita relativa en los últimos 20 años. En fin, la cosa está en manos de los catalanes, pero también de los alicantinos, valencianos y castellonenses.

-En la época de vacas gordas, todo el mundo tenía la sensación de que la Comunitat Valenciana era una de las zonas más ricas de España. Y cuando nos despertamos descubrimos que éramos pobres. ¿Cómo se nos ve desde fuera?

-Bueno, pobres son en África. Sois de renta más baja, pero tanto como pobres… Cuando miras el crecimiento a corto plazo, la Comunitat va muy bien, habéis sido una de las comunidades más dinámicas desde que comenzó la recuperación en 2013. Es donde más se ha recuperado el empleo, tenéis potencia industrial y exportadora… Que es una buena noticia, porque si no pasase eso, cuando te ponen los tipos a cero, te compran la deuda, no hay ajustes ni recortes y no creces… que, ojo, es lo que está pasando en otras zonas con problemas demográficos. Está mejor el arco mediterráneo que el resto de España, y eso es positivo. Pero cuando miras la composición del crecimiento, como ha hecho el IVIE, descubres que tenéis menos inversión en innovación, menos stock de capital, peores infraestructuras… Hubo un esfuerzo inversor muy grande en etapa de bonanza, sobre todo con Zapatero, y con Rajoy se ha reducido un 70%. El último año ha sido dramático, no se ha invertido nada en la Comunitat. También tenéis peor composición de formación del capital humano. Todas las variables necesarias para tener éxito en la era de la tecnología global, estáis peor que la media. Y por eso se ha deteriorado la renta por habitante. Lo que deberían estar haciendo los alicantinos y los valencianos es mirar al futuro, porque el pasado ya no tiene solución, va a salir una nueva ley de innovación, con un marco regulatorio favorable a las empresas innovadoras, que es a las que hay que cuidar. O bien a las que ya hay o a las que interesa que entren, de nueva creación o que se modernicen las que ya existen. Está aumentando otra vez la inversión en educación, que se habían hecho recortes muy duros, y falta la parte del Estado de infraestructuras, en la que habéis salido extremadamente damnificados. Un catalán, desde el año 91, ha recibido el doble que un ciudadano de la Comunitat en infraestructuras.

-Precisamente la patronal de obra pública de Alicante, Fopa, se queja de la falta de inversión por parte de todas las administraciones.

-El Estado, es decir, el Grupo Fomento, Aena, FEVE y Adif invirtió solo 64 millones de euros el año pasado en la Comunitat Valenciana. El puerto de Shanghai acaba de anunciar una inversión de 3.500 millones de dólares, la India una inversión en carreteras de 85.000 millones de dólares, el banco asiático de desarrollo 100.000 millones de dólares… y Rajoy ha invertido en la Comunitat 64 millones de euros, una cantidad que casi la sacas con un fondo privado y pidiendo un préstamo. Para eso no necesitas Estado. ¿Cómo vas a hacer con eso el Corredor Mediterráneo? Zapatero invirtió en la Comunitat 5.000 millones de euros, y Rajoy 300. Así es complicado. El maltrato a la Comunitat Valenciana es tremendo, si alguien tiene motivos para quejarse sois vosotros. Con datos. Es que es tremendo. ¿60 millones de inversión? ¿Pero cuánto cuesta un kilómetro de AVE? Es que no ha hecho nada, ha invertido 10 euros por habitante en un año. Eso lo hacemos nosotros con un crowdfunding y sacamos más.

-El Corredor Mediterraneo es precisamente una de las principales reivindicaciones de la Comunitat, junto con la financiación autonómica.

-A ver, habéis tenido una buena conectividad aeroportuaria, que es donde está la clave de la recuperación, una buena conexión ferroviaria con el centro, y luego falta el mallado para viajeros y mercancías. Para ser más competitiva. Sobre todo, lo fundamental es que haya Alta Velocidad desde Alicante a Barcelona, conectando toda la Comunitat, y segundo, conectar mejor vuestras industrias y reducir los costes de transporte. Incluso conectarlas por ferrocarril con el norte también, hacia Europa. El plan está, se sabe qué hay que hacer, pues ponte a hacerlo. ¿Por qué no se pone?

-En cuanto al nuevo modelo de financiación autonómica. ¿Cómo debería ser?

-Pero aquí hay dos asuntos. Uno, mejorar la financiación para que la Generalitat tenga más recursos para políticas sociales y para hacer inversiones propias, y otra la inversión propia del Estado, que se concentre. Yo soy un gran defensor de la inversión pública, aunque nos acusaran de hacer aeropuertos sin aviones. Pero si no existieran los aeropuertos de Alicante y de Valencia sería imposible traer a los turistas. El problema lo tienes ahora en el mallado de la red, y el transporte de mercancías.

-Pero centrándonos en la financiación autonómica que sostiene las competencias propias de las autonomías. ¿Es optimista, ve factible el cambio?

-Pues no, no soy optimista, porque lo que estamos viendo es que es muy difícil, y Cataluña lo ha complicado más. Pero a ver, si no se ponen de acuerdo ni siquiera en el pacto de Toledo, que afecta a siete millones de pensionistas y debería ser prioritario... la financiación autonómica es una de las cosas más difíciles de cambiar en España. Y con la estrategia del presidente español de no hacer nada, más. Es un debate que necesita liderazgo, y si no lo hay, en un entorno tan complicado, pues no soy nada optimista.

-Y en este contexto, ¿qué le parece el acuerdo para renovar el cupo vasco?

-Eso ha sido un grave error. La naturaleza tiende al caos, y la política debe poner orden. Y el orden era, primero la financiación autonómica, y luego en ese contexto, el encaje de Cataluña y el País vasco como el resto de las 17 comunidades autónomas. Hubo un gran cambio en España con el 15-M, y ahora otro que es la declaración de independencia de Cataluña. Estamos en la era de las redes, en la que todo el mundo lee y todo el mundo escribe. Creo que hay gente en política que no se ha enterado, especialmente en el PNV y en el Gobierno y los partidos que lo han apoyado. Es un error estratégico llevar el cupo antes de las elecciones catalanas, en plena precampaña. Igual que es un error abrir el debate sobre el encaje de Cataluña sin resolver el tema de la Comunitat, Andalucía y Murcia, las comunidades infrafinanciadas. Lo que convenía era una cumbre de presidentes, el CPFF, y crear un nuevo acuerdo, porque ahora estamos en fase de crecimiento y es más fácil un encaje ahora que hace cinco años. Pero si empiezas por el caos, es difícil llegar al orden.

Noticias relacionadas

next