X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

segundo acuerdo retirado de la junta de gobierno

El tripartito vuelve a aparcar la entrega del Rico Pérez al banco del Consell

28/03/2017 - 

ALICANTE. Nuevo aplazamiento para dar carpetazo a la venta del estadio Rico Pérez a Aligestión y para permitir su traspaso al Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) su comprador oficioso. PSOE, Guanyar y Compromís no adoptarán tampoco este martes, en Junta de Gobierno, el acuerdo por el que se debe cancelar la condición resolutoria del contrato suscrito en 2007. Con ella, se supeditaba la efectividad de la venta a la ejecución de reformas en el inmueble por valor de 4,2 millones. Y, como ha venido informando Alicante Plaza, pese a que, en 2012, se asumió la ejecución de esas obras; pese a que se devolvió el aval depositado como garantía de esos trabajos, y pese a que hasta se autorizó la firma de esa cancelación, lo cierto es que nunca llegó a hacerse efectiva y sigue vigente.    

La propuesta por la que se debía facultar a la edil de Patrimonio, Sofía Morales (PSOE), a formalizar ahora ese trámite no llegó a incluirse en el orden del día de la sesión que, según fuentes municipales, estaba cerrado desde finales de la semana pasada. Durante la mañana de este lunes, se preveía incorporarlo como asunto de urgencia. Es más, se había llegado a informar sobre ello a los miembros de la Junta de Gobierno de los tres partidos. Sin embargo, a primera hora de la tarde la propuesta volvió a ser retirada sin que trascendiese ningún argumento ni justificación.

Antes de que el acuerdo llegase a la Junta de Gobierno, se justificó su primera retirada en la necesidad de ajustar algunas apreciaciones de escasa trascendencia. Con todo, según las fuentes consultadas, lo cierto es que -al margen de esas subsanaciones- el grupo municipal de Compromís (cuya posición resulta determinante, ante las previsibles reticencias de Guanyar por las dudas sobre la ejecución de la reforma del estadio) había llegado a expresar sus reservas sobre el acuerdo y había reclamado un mayor estudio para contar con garantías adicionales.

Compromís ya asume que, al parecer, no existen otras alternativas viables más allá de levantar la condición resolutoria

La decisión se había supeditado a una reunión de coordinación entre representantes de los tres socios de gobierno que debía celebrarse a primera hora de este lunes y que, finalmente, no tuvo lugar. A priori, según las fuentes consultadas, no se habría incorporado al expediente ningún informe adicional, pero en Compromís ya se daba por asumido que el ayuntamiento no disponía de otras salidas alternativas a la firma de esa cancelación.

Según las mismas fuentes, en la propuesta sí se habían introducido algunos cambios mínimos relacionados con la identificación de los responsables de la Concejalía de Patrimonio, competentes para tomar el acuerdo. Al parecer, se habría detallado que debió ser la popular Oti García Pertusa quien debía firmar la cancelación, puesto que así había quedado facultada por la Junta de Gobierno. Ahora la responsabilidad de la firma estaría en manos de la actual edil del área, Sofía Morales, que debería limitarse a cumplir el acuerdo que ya se adoptó en 2012 sin llegar a ejecutarse.     

Noticias relacionadas

next