X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

negociaciones sobre las cuentas de 2018

El PSOE somete su presupuesto al consejo social y 'corteja' a Guanyar con sus sugerencias 

9/01/2018 - 

ALICANTE. El equipo de Gobierno de Alicante, compuesto ahora por sólo seis concejales del PSOE, mantiene su tentativa y redobla los esfuerzos para poder aprobar un presupuesto nuevo que le libre de la prórroga forzosa de las cuentas de 2017. La primera parada de ese viaje ya tiene fecha: el gabinete que preside Gabriel Echávarri someterá su propuesta de planificación económica al dictamen del Consejo Social de la ciudad el próximo martes 16 de enero. La decisión de ese foro consultivo no es vinculante ni preceptiva, aunque sí se ha solicitado su pronunciamiento expreso en los dos últimos presupuestos (2016 y 2017) en distintas fases de su tramitación. No obstante, su convocatoria es trascendente en la medida en que trata de cumplir con uno de los requisitos irrenunciables expuestos por Guanyar para conceder su respaldo a las cuentas. Incluso antes de que se produjese su salida del equipo de Gobierno, el pasado 15 de noviembre, por el rechazo de Echávarri a renunciar al cargo tras su imputación en el llamado caso Comercio.

La segunda estación en ese recorrido por sumar apoyos al presupuesto se producirá en el día previo a ese consejo o en las dos jornadas posteriores. La Concejalía de Hacienda trata de cerrar una especie de asamblea de Juntas de Distrito entre los días 15, 17 y 18 para exponer el proyecto presupuestario a los representantes de los cinco distritos vecinales. Como ha publicado Alicante Plaza, esa es otra de las condiciones reivindicadas por Guanyar a la que se pretende dar satisfacción en busca del apoyo de sus cinco concejales que, como ha publicado este diario, puede resultar determinante cuando la propuesta se eleve a la consideración del pleno, a finales de este mes.


Y, por último, el tercer escalón de ese proceso de cortejo político consiste en la incorporación de las sugerencias de los grupos de la oposición. Fundamentalmente, las expuestas por Compromís (que ya ha anunciado su voto a favor de la propuesta) y Guanyar, pero también las formuladas por el edil no adscrito, Fernando Sepulcre (exconcejal de Ciudadanos). No ha trascendido si la segunda concejal no adscrita, Nerea Belmonte (ex de Guanyar) también ha formulado sus propias sugerencias o si las presentará directamente en la fase de enmiendas. Sea como fuere, la propia edil de Hacienda, Sofía Morales, confirmó este lunes que se estaba tratando de incorporar las aportaciones que resulten viables ("pese a que en muchos casos se nos ha planteado altas sin sus correspondientes bajas para mantener un presupuesto en equilibrio", dijo) sin llegar a precisar de qué iniciativas se trataba. En cualquier caso, sí señaló que ese proceso de ajuste e incorporación de aportaciones podría concluir esta misma semana, lo que permitiría que el documento definitivo se apruebe en Junta de Gobierno este mismo viernes o el próximo martes.

En principio, en esas tres fases no se prevé ningún acercamiento específico hacia Ciudadanos que, según fuentes del partido, no llegó a presentar ninguna sugerencia propia en la primera reunión informativa sobre el presupuesto (aunque sí se informó sobre ello en un comunicado oficial de la Concejalía de Hacienda) a expensas de que el PSOE resolviese qué cambios pensaba introducir tras sus contactos con sus exsocios de Compromís y Guanyar. No obstante, al contrario de lo que ha publicado este diario inicialmente por omisión, sí hubo aportaciones en una segunda reunión con propuestas en las que se preveía el movimiento de partidas por un importe total de 4 millones de euros. Entre esas sugerencias se planteaba la creación de una partida específica de 500.000 euros para poner en macha el Plan de Urbanismo, otra de un millón para un plan municipal de choque para mejoras en los barrios de la Zona Norte, otro millón para la creación de una escuela infantil y aumentar en 300.000 euros los programas de reinserción social y laboral. Por lo pronto, la formación de Albert Rivera continúa sin desvelar públicamente cuál puede ser el sentido de su voto, pero sí dejó claro, tras esos dos encuentros con la edil de Hacienda, que no iba a negociar la elaboración de las cuentas mientras el alcalde continuase en el cargo. Esa determinación podría traducirse en un voto en contra cuando la propuesta económica se eleve a pleno.   

La posibilidad de sumar al PP está completamente descartada, puesto que su portavoz, Luis Barcala, ya ha confirmado su intención de presentar una enmienda a la totalidad -en definitiva, un presupuesto alternativo- como sucedió el pasado ejercicio. Las fuentes consultadas precisaron que ese documento está muy avanzado y que podría registrarse en los próximos días.

En ese escenario, lo cierto es que sigue sin despejarse cuál será el futuro de la propuesta económica del PSOE. La incógnita clave todavía por resolver es si esos gestos con Guanyar, relacionados con la participación ciudadana en el presupuesto, resultarán suficientes para que faciliten su aprobación. Su portavoz municipal, Miguel Ángel Pavón, ya apuntó este lunes que, a su juicio, carecería de sentido que el consejo social y las Juntas de Distrito conozcan el presupuesto después de que el PSOE lo haya aprobado en Junta de Gobierno, puesto que "de lo que se trata es de que los vecinos o los consejeros puedan sugerir o formular propuestas; si ya están aprobados, no cabe ninguna posibilidad de participación pública", insistió.           

Noticias relacionadas

next