X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

negociaciones sobre las cuentas de 2018

El plante de Cs sobre Echávarri deja el presupuesto de Alicante en manos de Guanyar y del tránsfuga

28/12/2017 - 

ALICANTE. El rechazo de Ciudadanos (Cs) a negociar el presupuesto de Alicante con el PSOE mientras Gabriel Echávarri continúe en la Alcaldía traslada todo el protagonismo a los cinco concejales de Guanyar y al concejal no adscrito Fernando Sepulcre como piezas clave para su aprobación. El equipo de Gobierno formado por sólo seis ediles socialistas requiere de más votos a favor que en contra para que su propuesta prospere. El problema es que, tras la nueva ronda de contactos celebrada este miércoles, el PSOE sólo tiene asegurado el respaldo de los tres concejales de Compromís después de que se haya garantizado financiación para proyectos como la conversión del antiguo matadero en un centro para emprendedores, el desarrollo del centro de interpretación de la Guerra Civil o la recuperación de los depósitos de la antigua refinería de La Británica, entre otros. 

Con ese respaldo, el PSOE contaría con un balance de nueve votos a favor en una corporación de 29 concejales. En principio, no sumará al PP, que ya ha confirmado el registro de una enmienda a la totalidad, y -como sucedió en 2017- votará en contra. La edil no adscrita, Nerea Belmonte, sigue cumpliendo a rajatabla su rechazo a toda propuesta que proceda de un equipo de Gobierno encabezado por un alcalde imputado, por lo que todo parece indicar que también podría oponerse. Al menos, según apuntó la propia Belmonte, es lo que sucederá si no se aceptan sus propias propuestas. Así que, el presupuesto se enfrentaría al rechazo de otros nueve concejales. Es decir, nueve contra nueve.

La cuestión es que ahora también se da prácticamente por descartado el aval de los cinco representantes de Cs. En 2017, el partido de Albert Rivera votó en contra. Y aunque este miércoles Cs no desveló el sentido de su voto, con la firmeza de su veto a Echávarri, parece complejo que pueda llegar siquiera a abstenerse. Incluso pese a que estén en juego los plazos para la ejecución del plan de reurbanización de Las Cigarreras, cofinanciado por la Unión Europea como estrategia DUSI. Desde luego, nada apunta a que Cs vaya a emitir un voto afirmativo.

Así, en primer término, la papeleta queda en manos de los cinco representantes de Guanyar. Hasta el momento, los exsocios de Echávarri insisten en marcar distancias sobre la propuesta del PSOE al insistir en que no refleja las peticiones que sus representantes trasladaron para su confección cuando todavía formaban parte del equipo de Gobierno. Además, insisten en reclamar que las cuentas pasen por los órganos consultivos de la ciudad, como las Juntas de Distrito. Y aunque, tras el encuentro de este miércoles, se admite el compromiso de la edil de Hacienda, Sofía Morales, de mejorar la partida de ayudas de emergencia, entre otras de sus peticiones, en el discurso de Guanyar tampoco se vislumbra por ahora nada más allá de una abstención.



De este modo, Sepulcre podría convertirse de nuevo en el facilitador. Ya lo fue, junto a Belmonte, en el debate de las cuentas de Alicante de 2017 (ambos se abstuvieron) y lo viene siendo con el PP en la Diputación Provincial desde el inicio del mandato (en este caso, votando a favor). Por lo pronto, el exconcejal de Cs confirmó este miércoles que su intención es votar a favor para no entorpecer el desarrollo de inversiones en beneficio de la ciudad, toda vez que el PSOE se habría comprometido a incluir la mayor parte de sus propuestas. Bien incorporadas en el presupuesto, o bien a partir de modificaciones de crédito posteriores. Entre esas propuestas, figurarían medidas como el desarrollo de un concurso de ideas para dar uso público a La Británica o la puesta en valor del yacimiento de la sierra de El Porquet, además de iniciativas relacionadas con la mejora del Casco antiguo.

Si Cs y Guanyar se abstienen, Sepulcre desharía el empate a nueve y el presupuesto quedaría aprobado: diez síes (PSOE+Compromís+Sepulcre) frente a nueve noes (PP+Belmonte) y diez abstenciones (Cs y Guanyar). Y lo mismo sucedería si Cs vota en contra y Guanyar lo hace a favor: quince síes (PSOE+Compromís+Guanyar+Sepulcre) frente a catorce noes (PP+Belmonte+Cs).

Por lo pronto, la edil de Hacienda apuntó este miércoles que el PSOE reformularía las cuentas con las propuestas de la oposición que se han considerado viables para aprobar el proyecto en una próxima Junta de Gobierno y poder elevarlo a pleno en enero. Sea como fuere, el propio alcalde, Gabriel Echávarri, ha señalado que, en caso de no lograr el respaldo necesario, el equipo de Gobierno optaría por acordar la prórroga del presupuesto de 2017, sin forzar la aprobación del nuevo proyecto vinculándolo a una cuestión de confianza.  

next