X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

propuesta a negociar con los grupos de la oposición 

El nuevo catálogo del PSOE: las Lagunas de Rabasa, blindadas; el Asilo de Benalúa, en revisión

1/03/2018 - 

ALICANTE. Primeros detalles concretos sobre la nueva versión de catálogo de protecciones formulada por el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Alicante, compuesto ahora por el PSOE en solitario. Al margen de plantear la retirada de límites de altura que no estén previstos en el Plan General para los edificios protegidos, o de proponer la eliminación de fichas que cataloguen o clasifiquen suelo -en sintonía con las alegaciones que los socialistas llegaron a plantear durante la tramitación del documento original-, el nuevo documento ahora en fase de negociación con el resto de grupos políticos municipales incluye dos decisiones de especial relevancia. La primera es la garantía de blindaje para el conjunto paisajístico de las Lagunas de Rabasa. Y el segundo, la revisión del nivel de protección que debe aplicarse a un edificio de trayectoria singular como el antiguo Asilo de Benalúa.

Sobre Rabasa. El planteamiento que defiende el PSOE (abierto a las aportaciones del resto de partidos) es mantener la protección para las lagunas en los mismos términos en los que ya figuraba en la propuesta original. Así, la ficha relativa a esa zona húmeda (generada de forma artificial) continúa figurando como elemento de la sección natural del catálogo, con un grado de protección ambiental. Según las fuentes municipales consultadas, no hay ninguna duda posible sobre la protección de ese ámbito, calificado como suelo no urbanizable de carácter rústico en el PGOU vigente. Otra cosa distinta es el alcance (extensión) de la protección que conlleva esa ficha o si se incorpora otro blindaje adicional; dos circunstancias sobre las que este diario no pudo obtener ninguna referencia concreta.

Hasta ahora, el exconcejal de Urbanismo, Miguel Ángel Pavón (Guanyar), sí había mantenido que la inclusión de ese paraje en el catálogo no impedía el desarrollo de cualquier propuesta que pretendiese urbanizar la bolsa de suelo paralela al eje de la Avenida de la Universidad, desde la rotonda de la A-7 hasta el cuartel militar. A priori, esa puntualización daba cabida a la instalación de una tienda de Ikea o de cualquier otro proyecto que conllevase el asentamiento de otras medianas superficies, aunque nunca en las dimensiones que amparaba la Actuación Territorial Estratégica (ATE) de Alicante Avanza, impulsada por el promotor Enrique Ortiz.

Sobre el Asilo de Benalúa. La nueva propuesta de catálogo plantea la revisión del nivel de protección que se refleja en la ficha original para el edificio. Según las fuentes consultadas, existen dudas al respecto, puesto que no se ha encontrado ninguna referencia a su hipotético reconocimiento como Bien de Relevancia Local (BRL) en el listado de la Conselleria de Cultura sobre los edificios que disponen de esa condición. En esa lista figuran 65 inmuebles de Alicante, pero entre ellos no se encuentra ni el conjunto del edificio, ni la capilla que alberga en su interior. En el catálogo original, se propone su protección parcial en base a ese reconocimiento como BRL, pero la cuestión es que, al parecer, ese trámite no se habría llegado a cumplimentar nunca. 

El equipo de Gobierno y la oposición deberán proponer y decidir si el edificio merece ser protegido 

En el año 2012, en plena redacción del que debía convertirse en el nuevo Plan General de Alicante, el equipo de Gobierno que presidía Sonia Castedo (PP) rechazó una moción en la que se planteaba la declaración de esa figura. EU incluso planteó una Proposición No de Ley (PNL) en les Corts en esa misma dirección, con el argumento de que hasta la propia Dirección Territorial de la Conselleria de Cultura en Alicante había advertido al Ayuntamiento que el asilo incluía una capilla construida antes de 1940 y que, por mandato de la Ley de Patrimonio, toda la arquitectura religiosa anterior al año 1940 «tiene la consideración de bien inmueble de relevancia local». Según esa PNL, la Dirección Territorial subrayaba que esa condición se cumplía en el caso del asilo «cuya iglesia data aproximadamente de la penúltima década del siglo XIX» y que, por tanto, «proceda a incluir dicho inmueble y el entorno de protección en el catálogo urbanístico ahora en trámite de aprobación».

¿Qué implica la propuesta de revisión de esa ficha? Que, si se constata que el edificio no está reconocido como BRL, será el conjunto de los grupos municipales quienes propongan y decidan si se debe mantener el grado de protección parcial que figuraba hasta ahora en su ficha del catálogo: la C92. Según las fuentes consultadas, en último término su hipotética exclusión no supone ningún cambio sustancial sobre su conservación, ya que cualquier petición de licencia con la que se pretenda intervenir en el inmueble debe superar el análisis de los técnicos de la Concejalía de Urbanismo. De hecho, como ha contado este diario, ya existe una solicitud de permiso en fase de estudio: la presentada por el Grupo Imed para rehabilitar el edificio y convertirlo en un hospital. Los técnicos municipales estarían revisando aún si procede o no conceder ese permiso y bajo qué condiciones. Lo que sí está claro es que el Ayuntamiento ya ha descartado toda posibilidad de adquirir el inmueble -como reivindica la Asociación de Vecinos El Templete de Benalúa- por su elevado precio de compra, según manifestó este miércoles el alcalde, Gabriel Echávarri, en declaraciones a Radio Alicante

Hasta el momento, ninguno de los tres grupos políticos de la oposición que han conocido de primera mano la nueva propuesta de catálogo -PP, Ciudadanos y Compromís- han despejado cuál es su postura definitiva sobre el documento. Sus representantes han expresado su intención de estudiar el nuevo planteamiento y de formular aportaciones, pero todavía con pocas concreciones. La edil de Urbanismo, Eva Montesinos, aún debe exponer la propuesta al grupo municipal de Guanyar y a los dos ediles no adscritos, Nerea Belmonte y Fernando Sepulcre.  

Noticias relacionadas

next