X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el juzgado abre en junio un nuevo proceso de venta

Segunda subasta de la Villa Universitaria: ninguna puja llegó a 14,6 millones en la primera

9/05/2018 - 

ALICANTE. La Villa Universitaria de San Vicente del Rapeig volverá a salir a subasta, después de que en el primer proceso de venta ninguna de las ofertas recibidas llegase al mínimo de 14,6 millones de euros que ha establecido la administración concursal como umbral. Como publicó Alicante Plaza, en el primer proceso de venta, que se cerró en enero, llegaron hasta seis ofertas por el inmueble, si bien algunas fueron descartadas por no presentar la garantía (un millón, el 5% de la valoración del activo). Una vez analizadas las ofertas que pasaron la criba, la administración concursal y el juzgado decidieron declarar desierta la subasta.

La Villa y el negocio que genera anualmente se valoraron en 19,6 millones de euros para el primer proceso de venta, pero sin embargo todas las ofertas fueron a la baja, y ninguna alcanzó los citados 14,6 millones. Si bien el objetivo principal de la subasta es garantizar la continuidad de la actividad de la Villa, la administración concursal y el juez consideraron que no debía adjudicarse a ninguno de los postores, debido a lo escaso de sus ofertas económicas. De esta forma, se ha abierto un segundo proceso de venta, publicado por el juzgado de lo Mercantil número 1 de Alicante, que arrancará el próximo 7 de junio. Al contrario que en el primero, que estuvo abierto cuatro meses, en esta ocasión el plazo para presentar ofertas será de tan solo un mes, hasta el 7 de julio. El resto de condiciones se mantiene.

Es decir, el principal aspecto que se valorará de las ofertas será el plan de negocio y de viabilidad que presenten para el inmueble, dado que el objetivo fundamental de la subasta es que la Villa siga prestando servicio a la comunidad universitaria. En cuanto al aspecto económico, el mínimo que aspira a recuperar la administración concursal son los citados 14,6 millones. Dado el interés que generó el primer proceso de venta, se espera que en este segundo plazo vuelvan a llegar ofertas que cumplan dichos requisitos, y que mejoren el aspecto económico respecto a la primera subasta.

Al igual que en la primera subasta, el juzgado y la administración concursal de la Villa contarán con el asesoramiento y las herramientas del portal eactivos.com, gestionado por la consultora valenciana Veo Comunicación, y especializado en la organización de subastas de activos concursales (también ha participado en el proceso de liquidación de la promotora del In Tempo, Olga Urbana). Al acudir a este portal, se garantiza la transparencia y la apertura del proceso de venta, según las fuentes consultadas.

El edificio ocupa 17.000 metros cuadrados, cuenta con 400 habitaciones y 292 plazas de aparcamiento, y mantiene unos 40 puestos de trabajo. Según las cuentas del año 2016, la facturación alcanzó los 2,4 millones de euros, frente a los 2 millones del ejercicio anterior. De hecho, y a pesar de contar con un patrimonio neto negativo como consecuencia de la elevada deuda bancaria, en 2016 la Villa Universitaria arrojó beneficios a final de año. Casi 100.000 euros de resultado positivo, frente a las pérdidas del ejercicio anterior. Cuando se aprobó el plan de liquidación que incluía la subasta, la deuda con Banco Sabadell, Sareb y Sociedad de Garantía Recíproca ascendía a 17,2 millones.

Como ha venido contando este diario, la Villa Universitaria es el activo esencial de la promotora Consorcio Empresarial San Vicente Sur SA, una mercantil del grupo Santa Ana, que invirtió 26 millones en su construcción junto a dos socios madrileños. En 2012 la mercantil propietaria del complejo entró en concurso y, aunque en 2013 logró aprobar un convenio de acreedores avalado por los bancos, Santa Ana fue incapaz de cumplirlo, lo que llevó a la firma a liquidación. El juzgado de lo Mercantil número 1 aprobó el plan de liquidación y la subasta hace un año, en abril de 2017.

Noticias relacionadas

next