X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 16 de diciembre y se habla de HLA ALICANTE UE Llagostera hércules cf DOCUMENTALES SERIES

crisis del tripartito de alicante

Echávarri aprieta a Guanyar y fulmina a su edil de Medio Ambiente de la Junta de Gobierno   

El alcalde ejecuta el ajuste de miembros del órgano decisorio que deja al partido del vicealcalde con tres representantes y comunica a Víctor Domínguez que no será convocado a la próxima reunión

20/01/2017 - 

ALICANTE. La crisis que arrecia sobre el tripartito de Alicante no cesa. El alcalde, el socialista Gabriel Echávarri, tensó aún más las relaciones con sus socios de Guanyar al ejecutar, el pasado miércoles, la expulsión de facto del edil de Servicios, Limpieza y Medio Ambiente, Víctor Domínguez, como miembro de la Junta de Gobierno. No hubo firma de decreto en la que se plasmase esa decisión ni ninguna notificación oficial por escrito. Según confirmaron fuentes del entorno del primer edil y desde las filas de Guanyar, bastó con comunicársela "personalmente" a través de una llamada telefónica y transmitirle que no iba a ser convocado a la próxima reunión de ese órgano decisorio que, como suele ser habitual, se celebra todos los martes. 

La decisión se precipitó sólo un día después de que el propio Echávarri retirase la propuesta de incremento retributivo que había planteado para los dos directores generales (los asesores Pedro de Gea y Miguel Castelló) nombrados por decreto el 29 de noviembre, sin informar antes a Guanyar y Compromís. Es cierto que Echávarri era consciente de que tenía la votación perdida en la Comisión de Presidencia, ya que sus aliados y la oposición habían avanzado su rechazo. Pero también lo es que la renuncia a esa propuesta podría haberse interpretado como un intento de destensar las relaciones entre los tres socios. El propio Echávarri había defendido la semana pasada que en ese ascenso había faltado pedagogía a la hora de explicar su justificación. Y el mismo miércoles, desde Fitur, había anunciado que no iba a hablar más sobre las relaciones internas del tripartito porque lo que interesa a los ciudadanos es que se trabaje por Alicante.

No obstante, la medida comunicada este jueves constituye un gesto justo en la dirección opuesta, ya que tanto Guanyar como Compromís habían rechazado la recomposición de la Junta de Gobierno y habían reclamado que, en todo caso, no se adoptase ninguna decisión hasta que se hablase sobre el tema en la comisión de seguimiento del pacto de gobierno convocada para el miércoles 25. A esa reunión se llegará con esa decisión tomada. En realidad, Echávarri lo había anunciado el pasado viernes. Entonces matizó que sí estaba dispuesto a exponer en esa reunión a tres bandas su intención de suprimir uno de los seis asesores con los que sigue contando Guanyar pese a haber perdido a un concejal, tras la expulsión de la exedil de Acción Social, Nerea Belmonte, en marzo.

La expulsión no altera las mayorías: Guanyar y Compromís seguirán sumando más votos que el PSOE en el órgano en el que se toman la mayoría de decisiones  

Desde que se filtró el envío de un correo electrónico en el que Echávarri comunicaba sus intenciones al vicealcalde y líder de Guanyar, Miguel Ángel Pavón, el alcalde siempre ha defendido que se trata únicamente de ajustar la realidad del ayuntamiento y del equipo de Gobierno a la proporcionalidad real de cada grupo político. En suma: Guanyar ya no tiene seis concejales, sino cinco, luego debe pasar de cuatro miembros a tres en la Junta de Gobierno. Y, además, de acuerdo con el pacto de gobierno, le corresponden un asesor por cada concejal: es decir, cinco y no seis como tiene ahora. 

En esta línea, Echávarri ha sostenido que, en realidad, la recomposición de la Junta de Gobierno no altera la formación de mayorías: Guanyar (tres miembros) y Compromís (dos) seguirán sumando más votos que PSOE (cuatro). Pero en Guanyar, el ajuste se interpreta como una medida innecesaria que sólo consigue dar trascendencia al transfuguismo con un efecto real sobre la organización del ayuntamiento.

El último en llegar

¿Por qué se decidió echar a Domínguez en concreto? Según las fuentes consultadas, no hay ningún motivo excepcional. De hecho, en el PSOE se da por descontada la valía del edil y su labor al frente de las concejalías. Se apunta que él es el elegido solo porque fue el último en incorporarse a la Junta de Gobierno, precisamente, en sustitución de la expulsada Nerea Belmonte. Echávarri había instado a Pavón, como portavoz del grupo, a comunicarle el nombre de la persona que debía abandonar la Junta. El vicealcalde se negó y Guanyar, también. Así que el alcalde actuó según su criterio. "Si se hubiese propuesto un nombre, se hubiese respetado", apuntaron las mismas fuentes.

¿Habrá consecuencias? De momento, es una incógnita. Guanyar ya había convocado el lunes a su asamblea para preparar la reunión de la comisión de seguimiento del pacto del día 25. En principio, hasta ahora se ha venido manteniendo que no hay intención de abandonar el equipo de Gobierno, aunque sí se han registrado las primeras voces partidarias de hacerlo. En esa reunión se hablará sobre la recomposición de la Junta y lo que sí se da por descontado es que se expondrá el rechazo formal de Guanyar respecto a esa decisión en la comisión de seguimiento del pacto y se expreserá el malestar que ha generado. Mientras, el entorno del primer edil mantiene que se sigue tratando de mantener el diálogo y solucionar internamente las diferencias. De ahí que se comunicase la decisión personalmente a Domínguez antes de que se girase la convocatoria de la Junta al resto de concejales. 

Noticias relacionadas

next