X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

el local estrena nueva carta con menos salazón y más carne

De la anchoa a la hamburguesa: El Racó de Luceros se redefine tras romper con La Fuente

6/10/2018 - 

ALICANTE. El Racó de Luceros vuelve a dar un giro a su propuesta. El establecimiento que abrió como la primera franquicia del grupo especializado en anchoas La Fuente hace menos de un año tuvo que cambiar drásticamente su propuesta (y su decoración) tras romper su relación con la franquiciadora, el pasado mes de junio. Ahora, tras una carta de 'circunstancias' durante los meses de verano, el equipo del restaurante acaba de estrenar su nueva propuesta gastronómica, con mayor protagonismo de la carne y un retroceso de los salazones originales.

Como contó este diario, El Racó de Luceros ocupa el local que durante años fue de la antigua Joyería Rogelio, justo al lado del 100 montaditos. Tras adaptarlo a los estándares de la franquicia, las discrepancias entre el equipo gestor y la empresa franquiciadora desembocaron en su desvinculación apenas medio año después de abrir. En un primer momento, el salazón continuó protagonizando una carta en la que, además, se introdujeron los montaditos, un clásico alicantino. Una vez superado el verano, el local apuesta por una carta con mayor protagonismo de los montaditos e introduce como 'especialidad' tres tipos de hamburguesa gourmet.

Así, ofrece cuatro tipos de ensalada (entre las que destaca el hummus con sardinillas), una decena de entrantes para compartir donde siguen las zamburiñas pero desaparecen por completo el resto de salazones (hasta las anchoas), y las tres hamburguesas como plato fuerte. La carta mantiene una docena de montaditos o tostas para elegir como picoteo, con algunas novedades y las propuestas que más éxito han cosechado en los meses estivales. Aquí es donde resisten las únicas anchoas de la carta: servidas como tapa sobre pan de cristal con tomate, o bien como colofón a la clásica marinera de ensaladilla.

El local mantiene como atractivo la ubicación, en el extremo este de Luceros, unos precios ajustados y el trato cercano. A ello suma que, por fin, tras varios meses de trámites con el ayuntamiento, han podido montar la terraza. Su nueva carta tendrá que medirse, por un lado, con los montaditos 'low cost' de La Provisional  (la nueva propuesta que abrió en agosto en el antiguo pub Borkuff) y de la propia 100 montaditos, y por otro, con las hamburguesas del The Good Burguer que se abre entre uno y otro, en el mismo tramo de acera.

Noticias relacionadas

next